February 16, 2007

Una amiga: tu espejo, tu otro yo

Por Doctora Luz

Existen diferentes tipos de amistades y experiencias de amor. Una relación muy especial es la amistad entre amigas. Es difícil encontrar una verdadera amiga; pero cuando la tienes, esa amistad se convierte en la vida misma, en un apoyo verdadero donde no vas a ser criticada. Aquella persona se alegra por tu felicidad, guarda secretos, comprende tus lágrimas, respeta tu espacio. No sé ustedes, pero en lo particular, mis dos hermanas, mi hija, mi madre, cuatro primas y cinco amigas que han cruzado en mi camino, le han dado un matiz muy especial en mi vida.

Pero, ¿por qué es muy especial el tener una amistad entre mujeres? Ante esta interrogante, dos investigadoras: Klein y Taylor, observaron que en el laboratorio los hombres, al sentir estrés, se aislaban; y, por lo contrario, las mujeres, limpiaban, preparaban café y platicaban con otras colegas. De ahí observaron que en la mayoría de las investigaciones los participantes, en los estudios de estrés, eran hombres. Klein y Taylor encontraron que las mujeres platican con sus amigas sobre lo que les preocupa y al hacer esto emanan una serie de hormonas, en particular la oxitocina. La hormona oxitocina se presenta durante el parto, lactancia, durante el sexo, y durante el estrés. Esta hormona es considerada como una aquella que relaja, que está presente cuando hay una conexión entre dos seres. Klein y Taylor, a través de sus averiguaciones y revisión de estudios, concordaron en que existe un sistema integrado entre las mujeres por medio del cual ellas responden al estrés, cuidando y creando una conexión afectiva.

Esto aclara parte de las diferencias entre las mujeres y los hombres. Cuando hay una discusión entre las parejas, la mujer desea conversar y de esa manera solucionar el problema. Lo que esta investigación nos explica es que a través del diálogo la mujer se sentirá mejor porque estará emanando oxitocina; en cambio, el hombre prefiere estar solo. ¡Vaya conflicto!

Bueno, lectoras, una solución la pueden hallar en el acto de platicar con una amiga sobre un determinado problema, y así sosegarse, o bien, si el hombre necesita su propio espacio, entonces que lo tome y después, con disposición, a platicar.

La oxitocina. Una investigación dirigida por Seth Pollak en la Universidad de Wisconsin demostró que, cuando una mamá convive y acaricia a su hijo, los niveles de oxitocina suben más; sin embargo, en los niños que viven en orfanatorios —y aun siendo adoptados— los niveles de oxitocina no culminan como en los hijos criados en un hogar sano, los cuales reciben constante afecto.

Lo anterior nos indica que, el recibir expresiones de amor por los padres hacia los hijos, desarrolla un ser más sano (sistema inmunológico más fuerte), inteligente (más neuronas) y que se adaptará mejor en la vida (niveles altos de oxitocina y vasopresina).

Si algo nos enseñan estas investigaciones es acerca de lo importante y vital que es el mantener la relación con nuestras amigas y el valor de nuestro amor. La vida está tan repleta de ocupaciones; pero una buena charla con las amigas es importante en nuestras vidas.

Se ha demostrado que aquel que vive en pareja y tiene amistades, vive mejor física y emocionalmente.

Que en este día de la amistad no se nos olvide dar una llamada a nuestras amigas y una caricia a nuestros seres queridos.

Cuando la mujer realmente ejerce el poder de ser ella; ejerce fuerza.
La fuerza del amor va más allá de lo imaginable y deja huellas permanentes.
La belleza femenina es ver bailar a los árboles con la música del viento.
Árboles grandes, frondosos, chicos, finos, con configuraciones de su belleza y fuerza dando sombra y respaldo para los demás.
Árboles llenos de fruto, vivos con su historia.

Luz Maria Villanueva González, Ph.D.


Se pueden comunicar con la Doctora Luz Maria Villanueva Gonzalez Ph.D. (619) 434-7779 ó a la dirección de correo electrónico: luzmariav1@cox.net

Return to the Frontpage