Febuary 16, 2007

Comentario:

Irán, el nuevo elemento de la guerra

Por Humberto Caspa Ph.D

La semana pasada el Presidente Ruso, Vladimir Putin, cuestionó la unilateralidad estadounidense. Condenó especialmente al gobierno de George W. Bush por “crear inestabilidad mundial” con su postura belicosa.

Por mucho que parezca, la censura de Putin a la política del presente gobierno norteamericano no fue el plato fuerte de su diatriba en el conclave de líderes europeos que se realizó en Munich, Alemania. El hecho de otorgarle a su país, Rusia, la capacidad de negociar tratados armamentistas con el país que le convenga fue lo más importante.

En otras palabras, si Estados Unidos decidiera atacar las plantas nucleares de Irán en un futuro immediato, Rusia tendría el derecho de abastecer armamentos a este país para enfrentarse a las fuerzas norteamericanas. ¿Qué tipo de armamento? Eso lo juzgaría el propio líder ruso.

Lo anterior tiene mayor relevancia cuando oficiales del servicio de inteligencia norteamericano argumentaron recientemente que los iraníes han estado dotando armamento a los chiítas iraqueses. Aparentemente, según se cuenta, los iraníes están fomentando la inestabilidad y la guerra civil en Irak.

¿Qué papel juega Irán en la guerra del Medio Oriente? ¿Cual es el nuevo rol del gobierno ruso en ese conflicto? ¿Qué medidas adoptaría Irán en caso de un “ataque preventivo” por parte de las fuerzas norteamericanas?

Para empezar, no es Irán quien está fomentando el sectarismo de los iraquíes y una guerra civil prolongada entre sunitas y chiítas. Fue la invasión norteamericana la que desestabilizó la zona y creó el desmembramiento virtual de chiítas, sunitas y kurdos. Dos de estos grupos libran una guerra sin cuartel y el otro, los kurdos, están a punto de ser absorbidos por el conflicto interno.

Sólo la ineptitud de un presidente de la talla de Bush no permite reconocer a este trance como una Guerra Civil. El presidente norteamericano todavía sigue con el sueño idílico de conducir a Irak por el camino de la democracia. Un verdadero absurdo, digo yo.

Es probable que el gobierno iraní esté participando subrepticiamente en un complot contra el pueblo iraqués, dotando armas a los chiítas. Es probable también que no lo estén haciendo.

El hallazgo sorpresivo de pruebas sensibles que condenan la participación de armas iraníes en el conflicto iraquí, como las supuestas armas de destrucción masiva que se le acusaba al ex gobierno de Sadam Husein, pueden ser también un invento de los asesores de Bush. De manera que todos tenemos derecho a dudar de la autenticidad del servicio de inteligencia norteamericano, particularmente del actual gobierno.

Sin embargo, es el presidente Bush quien tiene las riendas de la guerra y es él quien finalmente decide sus movimientos. Dado los recientes acontecimientos en el Medio Oriente, pareciera que su gobierno estadounidense empieza a hilvanar una política bélica contra el gobierno de Irán. Como sucedió con Sadam Husein, Bush empieza a crear una lógica patética que convenza a la población estadounidense el peligro que implica tener a Irán con un poderío nuclear.

La población norteamericana no es inocente. Se le engaña una vez pero no dos veces. Muchos estadounidenses se dan cuenta que un “ataque preventivo” a las plantas nucleares iraníes sería un detonante mortífero que incitaría, por una parte, una inmediata represalia por parte de las fuerzas iraníes; por otra parte, Irán incitaría un ataque global contra los intereses norteamericanos alrededor del mundo.

Asimismo, no olvidemos que en Estados Unidos hay una población iraní bastante sofisticada y muchos con un nacionalismo muy arraigado. El peligro de la radicalización de algunos segmentos fundamentalistas está latente y no se puede descartar.

Finalmente, el poderío militar de Rusia siempre ha estado presente, a pesar de que todavía no se ha recuperado del debacle económico que le causó la Guerra Fría. Los comentarios del presidente Putin deben preocupar no solamente a la población norteamericana, sino a todo mundo. Si existiera un ataque norteamericano contra Irán, Rusia estaría entrando al conflicto indirectamente, dotando todo tipo de armas a los iraníes.

El mundo lamentablemente se pone más inestable día a día. Mucho gente como yo espera con ansiedad la llegada del 2008. Hay que librarse del personaje que trajo tanta inestabilidad en el mundo.

Dr. Humberto Caspa es Profesor adjunto en la Universidad Estatal de California Long Beach. E-mail: hcletters@yahoo.com

Letters to the Editor Return to the Frontpage