February 9, 2007

Obituario

Réquiem al “Padre Lupe” El Amigo

“Jesucristo les dijo a sus apóstoles en la casa de mi padre hay muchas habitaciones y me voy a prepararles una y cuando este lista vendré por ustedes para que estén donde yo este…”


Por Diana Gomez

El pasado Domingo de Enero 28 de 2007, nuestro gran amigo el sacerdote Jose Guadalupe Ruiz se despide de su familia diciendo: “Mi Padre me está llamando, me siento feliz de partir, por fin reposaré en la Luz eterna”. Bendice a sus familiares y amigos diciéndoles: “Por favor no lloren, al contrario celebren, sean felices, que haya una gran fiesta, que se toque música, estamos en jubilo. Celebremos mi transición a mi nueva vida con mi Padre Celestial”.

Pbro. José Guadalupe Ruiz García, a quien cariñosamente llamaban “Padre Lupe” amigo de todos, nació el 12 de diciembre de 1925, en Piñicuaro, Guanajuato, siendo el segundo de doce hijos de Felipe Ruiz Flores y Maria de Jesús García Medina, quienes siempre dieron buenos ejemplos a sus hijos. “Mi niñez, fue muy hermosa porque fui amado”.

Ingreso al Convento

El llamado de servirle a Dios fue un sentimiento que el “Padre Lupe” experimentó desde su infancia. Solía jugar todos los días a celebrar misa, siendo los feligreses amiguitos, niños de su misma edad. “Los días primeros del mes los confesaba haciéndolo en cuchicheo, pero sin pronunciar palabra alguna, además los niños lo mandaban a decir misas de difuntos y lo hacían con mucho fervor, todos muy serios, sin nada de risas”, comentaba tiernamente el padre Lupe, “cuando me dijeron que era pecado hacer misas fui con el párroco y me contestó: ¿pues cuántos pecados tendré yo?, a lo que dijo: no, de esas no ¿entonces de cuales? Pregunto, ‘de las mías conteste’, y el sacerdote volvió a preguntar ¿y con qué celebras?, con rueditas de papel blanco respondí; ‘no, de esas no, te voy a dar hostias de verdad’, dijo el padre ‘y me dio hostias sin consagrar’”.

Profesión:

Su primer destino como vicario fue en valle de Bravo, en 1953, después fue enviado a la ciudad de Toluca para ser Vicario de la parroquia de Santa Maria de Gpe. Celebró su primer aniversario de ordenación sacerdotal, en Santa Ana Tlapaltitlan el 17 de marzo de 1957, fecha en la que fue reubicada a la parroquia de San Antonio Buenavista, donde estuvo hasta 1959, en ese mismo año se traslado a la Vicaria fija de Tapaxco, la cual se erigiría como parroquia por lo que quedo como vicario ecónomo.

Después sería ubicado en la parroquia de Santiago Yeche. Posteriormente en Tejupilco, y luego en Luvianos.

También sirvió en las cañadas de Nanchititla y estando ahí, se erige la diócesis de ciudad Altamirano, (siendo el primer Obispo el Exmo Juan Navarro Ramírez, y regresa a Santa Ana Tlapaltitlan donde estuvo un año para después ir a Palmar Chico donde trabajó siete años y medio, más tarde regresa a servir a la iglesia de San Francisco Tlacilalcalpan.

Cabe señalar que fue el primer sacerdote que llegó a la “Parroquia de Santa Ana Tlapaltitlan, el 7 de marzo de 1954”.

Al respecto, el presbítero recordó con emoción “ser recibido en Cruz Blanca, los habitantes, estaban muy alegres, entre ellos a Carlotita y Elenita Morales, que adornaron la calle con papel china y flores, se escucharon una gran cantidad de cohetes, y además ofrecieron un gran banquete”. Algo que tampoco se nos olvida es que a su llegada entre la gente estaba un viejito que le preguntó: “y quién es el Padre”, a lo que él contestó: “soy yo”, y al verlo muy joven, masculló, “mjjm”, como incrédulo.

Se le tiene en mente como un fuerte impulsor de la “Acción Católica Juvenil Mexicana (ACJM) grupo que ya había apoyado anteriormente en Chimalhuacan, Atenco”, y el Padre Lupe comentaba al respecto a esta labor “fue muy hermoso trabajar con los jóvenes de la ACJM, un grupo con mas de 100 jóvenes”.

Servicio

Por otro lado, el “Padre Lupe” amigo inseparable de los grupos de AA y ALANON dedica la mayor parte de su tiempo en atender a lo enfermos alcohólicos, y desde 1978 hasta la fecha hasta su muerte ve por estos enfermos, “despreciados, humillados y marginados, por una sociedad indolente”.

Afortunadamente, el presbítero identifica en cada uno de ellos el rostro de Cristo sufriente, “un Cristo que a veces va cargando una pesada cruz, que no por ser de alcohol, deja de ser menos pesada que si fuera de madera y otras veces los imagino aplastados, tirados bajo esa cruz tan pesada” ante lo que puntualiza que a cuantos hermanos ha tendido la mano, lo que hace con el gozo de que es Cristo a quien levanta, a quien da la mano. Estudia la literatura de AA y con doctores, sicólogos y gentes de gran autoridad en este materia diseñan un taller especialmente para mejor la vida de estos alcohólicos. Fundador de los grupos “Amigos” el Padre Amigo da su mano a todo alcohólico que pide ayuda.

El “Padre Lupe”recorrió la Republica Mexicana para participar en conferencias, ha sido invitado a congresos Regionales, Nacionales he incluso Internacionales, que le han permitido conocer países como: Canadá, Estados Unidos, Panamá, Guatemala, Costa Rica , Cuba y también viajo a Europa y a Jerusalén.

Transmisión a la vida eterna

En Santa, pequeño pueblecito a las orillas de la ciudad de Toluca en el Estado México.

La banda está tocando las “Golondrinas” y la canción “Amigo” los fiscales y mayordomos lo trasladan en procesión a la Iglesia del Barrio de Santa Maria donde le cantaron y estuvieron con él hasta alrededor de las 11:30 hrs. nuevamente lo trasladaron a su casa donde ya lo esperaban todas las imágenes de todas las Capillas de Santa Ana, ahí tuvimos la oportunidad de despedirnos de él para así llevarlo a la misa de cuerpo presente a las 13:00 hrs. siendo una misa concelebrada con alrededor de 15 sacerdotes. La misa es impresionante, hermosa y de gran magnitud tal como el se lo merece.

Reunidos más de 3,000 asistentes. Familiares, amigos y compañeros de Alcohólicos Anónimos que vinieron de distintos lugares de la República Mexicana, y de los Estados Unidos para acompañarlo por última vez en la iglesia.

No dándole el adios tradicional sino diciéndole A DIOS te celebramos, siempre estarás presente en nuestro corazón.A quien cariñosamente se le llamaba “Padre Lupe” amigo de todos. GRACIAS AMIGO, GRACIAS PADRE LUPE por tu presencia en este mundo.

Tu ejemplo está impregnado en nuestra alma, nuestros hogares son mejores gracias a tu sencillez, humildad y amistad. Gracias por ser nuestro guía, maestro y consejero. Nuestra comunidad se ha desenvuelto con mejor liderazgo. Muchas familias viven mejor gracias a tus consejos, dedicación y enseñanzas Tu misión ha sido cumplida. ¡Vaya con Dios en paz!

Return to the Frontpage