December 28, 2007

Jenni Rivera sale adelante

Se presenta en Pala Casino el cinco de enero

Por Pablo Jaime Sainz

Existen dos versiones de Jenni Rivera.

Por un lado, está la rebelde y parrandera, la que se sube al escenario con una botella de tequila en mano, la que le echa tierra a los hombres en canciones como Se las voy a dar a otro.

Por otro lado, está la madre soltera que pudo sacar adelante ella misma a cinco hijos, la empresaria que ha sabido hacer crecer sus negocios, la activista social que está tratando de fomentar cambios positivos en su comunidad.

Aunque distintas, son dos versiones de una mujer que, en las buenas y en las malas, siempre, dice, trata de ser una mujer fuerte.

“Soy fuerte, no me queda de otra”, dice la cantante apodada La Diva de la Banda. “Entre mis opciones no están ser derrotada”.

Ambas versiones son dos lados de la misma mujer, advierte, aunque a veces aparente ser dos distintas.

“Es la misma Jenni Rivera: una mujer común y corriente que ha podido mantener su fortaleza en momentos difíciles”, afirma. “Es la Jenni Rivera que vive experiencias difíciles pero que también las supera”.

Algunas de las experiencias difíciles a las que se refiere Rivera son los casos de abuso sexual que enfrentó su familia cuando su ex-marido violó a su propia hija y a la hermana menor de Rivera cuando ambas, hija y hermana, eran apenas unas niñas.

Después de estar prófugo por varios años, en el 2007 el hombre fue declarado culpable de ocho cargos de abuso sexual por un jurado en una corte de Los Angeles y fue sentenciado de a prisión de 31 años a de por vida.

El veredicto del jurado cierra un capítulo doloroso en la vida de Rivera y su familia, asegura.

“Dios nos puso estos retos pero él nos está ayudando a superarlos”, indica desde su casa en Los Angeles, la hermana de Lupillo. “Mi hija, mi hermana y yo siempre hemos sido muy unidas. Yo siempre les he inculcado que no tengan mentalidad de víctimas. Tenemos que ver el lado positivo de las cosas, por más negativas que sean”.

La intérprete de Las chacalosas anunció la creación de la Fundación de Amor Jenni Rivera, cuya misión será ayudar a personas que han sufrido abuso físico y sexual.

Su hermana es la vicepresidenta mientras que su hija es la tesorera de la nueva organización, que ofrecerá terapia psicológica y servicios sociales.

La misma Rivera pasó por violencia doméstica en manos de su segundo marido.

“El propósito de esto es ayudar a otra gente que haya pasado por lo que he vivido yo”, dice Rivera. “Quiero servir como ejemplo a otras personas”.

Aunque la fundación apenas está echando vuelo, ella y su familia están aprendiendo cómo recaudar fondos, cómo conseguir ayuda para la gente que pasó por abusos, incluidas las madres solteras como ella.

Esto lo está haciendo a la par que promociona su más reciente producción, que acertadamente lleva por título Mi vida loca (Fonovisa, 2007).

El disco, que ha alcanzado altos lugares de popularidad en la radio con el tema Mírame, incluye canciones que describen los diferentes estados de animo de la cantante de banda: I Will Survive, Dejame vivir y Dama divina. Ya obtuvo un disco de oro en Estados Unidos por más de 100 mil copias vendidas.

En abril ganó un premio Billboard en la categoría femenina por mayor difusión en la radio regional mexicana por De contrabando, su canción más popular hasta ahora.

Nacida en Long Beach hace treinta y tantos años, la cantante forma parte de una larga tradición musical que incluye a su padre Pedro y sus hermanos Lupillo y Juan.

A pesar de que goza de gran éxito en la radio y entre el público, Rivera asegura que antes que su carrera musical está el bienestar de su familia.

“Mi vida artística gira alrededor de mi vida personal. Primero que cantante fui hija, fui madre. Una vez que me aseguro que hay comida en el refrigerador y que mis hijos están bien, entonces salgo a cantar”.

Ahí en los escenarios es cuando Rivera se muestra más fuerte que nunca, más repuesta de las experiencias traumáticas por las que pasó.

“Lo primero en mi agenda es triunfar, superar las cosas negativas del pasado”, puntualiza La Diva de la Banda.

Rivera iniciará el año con mucha energía presentándose el cinco de enero en el Pala Casino, al norte del Condado de San Diego.

La interprete de Mírame está nominada como artista femenina del año de regional mexicano en Premios Lo Nuestro, que serán transmitidos el 21 de febrero por Univision.

Return to the Frontpage