December 14, 2007

A Ocho Columnas: Una lucha teatral entre el periodismo y el poder

Por Luis Alonso Pérez

Desde sus orígenes la prensa mexicana, el “cuarto poder” de nuestra sociedad moderna, ha encarnado en su interior una feroz batalla entre la ética profesional y el poder político.

En la actualidad, un momento en el que la información es la mercancía más preciada y los medios constituyen una de las herramientas, el debate central de la obra A Ocho Columnas, escrita a mediados del siglo pasado por el célebre literato mexicano Salvador Novo, resulta tan vigente como el día en el que fue escrito.

Producida por Patricia Montes, dirigida por Luis Torner y protagonizada por un talentoso reparto tijuanense, A Ocho Columnas trae a la vida un día típico en un prestigioso diario de la capital mexicana a principios de los años cincuenta, en el que los compromisos políticos de los editores y la honestidad de un joven reportero chocan violentamente para dejar expuesta la sucia complicidad entre la prensa y la política.

Con su última presentación del año en foro independiente Artescénico efectuada el pasado jueves 13 de diciembre, A Ocho Columnas no solo polemiza los dilemas éticos del periodismo, sino que logra reencarnar a detalle el ambiente de la sociedad capitalina de México durante el periodo del presidente Miguel Alemán, época floreciente para un país que salía de la Segunda Guerra Mundial y comenzaba a institucionalizar una revolución social que al paso de los años lo llevaría a su propia decadencia.

El conflicto principal de la obra se centra en la publicación de una nota comisionada a Carlos, un reportero novato interpretado por Ramón Verdugo, que resulta siendo perversamente modificada y reinterpretada por el Sr. Torres (Adolfo Madera), asistente del director del diario, con la ayuda Enrique (Carlos Puentes), el mejor amigo del reportero, como parte de una estrategia para desacreditar al enemigo político del Diputado Gómez (Jesús Padilla).

El incidente envuelve a la secretaria del director del diario (Natalí Puga) y a la columnista de la sección de sociales (Marisela de la Parra), la primera en contra y la segunda a favor de esta práctica corrupta, que por desgracia mas que eliminada continúa cada vez mas vigente en los medios de comunicación.

La cautivante trama es solo uno de los atributos de la puesta en escena, ya que las extraordinarias actuaciones y la ambientación realista, llevan al espectador a internarse en una de las épocas de mayor añoranza y nostalgia para la sociedad mexicana actual.

A Ocho Columnas es la primera puesta en escena presentada en el foro cultural independiente Artescénico, que después de dos meses de presentaciones semanales tomará un merecido descanso invernal.

Artescénico esta ubicado en el 139 de la Avenida Américas, en la Col. Hipódromo. Para información llame al 52 (664) 608 2662 o visitar su sitio de Internet www.artescenico.org

Return to the Frontpage