December 7, 2007

Catolicismo con sabor tijuanense

La Verbena Guadalupana celebra a Nuestra Señora de Guadalupe

Por Pablo Jaime Sáinz

Lo primero que uno nota en la Verbena Guadalupana, afuera de la Catedral de Tijuana, son las muchas imágenes de Nuestra Señora de Guadalupe –y los aromas de los antojitos mexicanos que rodean toda el área.

Unos días antes del 12 de diciembre, la Catedral de Tijuana, en el corazón del centro de la ciudad, inicia la celebración que conmemora uno de los eventos más importantes en el catolicismo mexicano: la aparición de Nuestra Señora de Guadalupe a San Juan Diego el 12 de diciembre de 1531.


Los tijuanenses hacen compras navideñas en la verbena.

El altar de la Catedral es bellamente decorado con imágenes de La Guadalupana y de San Juan Diego. Una cascada artificial recrea al Monte Tepeyac, lugar donde tomó lugar el evento hace casi 500 años. Las rosas rojas están presentes por toda la Catedral.

El mejor ejemplo de esta época es la verbena que se lleva acabo año con año frente a la Catedral.

La verbena, que es tradicional en todos los rincones de México, incluye, además de puestos de comida, puestos de juguetes, cobijas, ropa para el invierno y juegos de feria, como la lotería.

La celebración decembrina se hace frente al templo, ubicado en la Avenida Niños Héroes, entre las calles Primera y Segunda. Las autoridades cierran el paso a los automóviles para que la gente pueda disfrutar con seguridad.

Los puestos de comida mexicana ofrecen tacos, pozole, menudo, quesadillas, champurrado, churros, dulces de piloncillo y calabaza, elotes preparados en vasitos con mayonesa, queso y chile, aguas frescas de todos sabores, así como algodones de azúcar y buñuelos.

Doña Amalia Ibarra, una señora de 80 años que tiene un puesto frente a Catedral donde vende veladoras e imágenes de diferentes santos, asegura que la verbena es muy concurrida por los católicos tijuanenses.

“Aquí viene mucha gente”, dice Doña Amalia. “Vienen a comprar comida, a subirse a los juegos, pero sobre todo, a celebrar la época navideña”.

El 12 de diciembre, las iglesias católicas de Tijuana tienen peregrinaciones, donde los creyentes cantan y rinden tributo a Nuestra Señora de Guadalupe. La gente camina por las calles detrás de una gran estatua de La Guadalupana.

La medianoche entre el 11 y 12 de diciembre, se escuchan fuegos artificiales y cantos.

El Papa Juan Pablo II vino a México en el 2002 para canonizar a Juan Diego, quien se convirtió en el primer santo indígena. Muchas personas le atribuyen milagros.


Los antojitos mexicanos son populares en la verbena del centro.

Don Ramón Sánchez Leyva, quien vende hierbas e imágenes de santos frente a la Catedral, dice que San Juan Diego alivia a los enfermos.

La fe de los católicos tijuanenses puede verse dentro y fuera de la Catedral. La celebración de Nuestra Señora de Guadalupe inicia la época navideña en México.

Return to the Frontpage