December 7, 2007

Bordocs: El documental emigra hacia Tijuana

Por Luis Alonso Pérez

Hay veces que la realidad supera la ficción y las ciudades fronterizas como Tijuana lo han demostrado una y otra vez, al convertirse en escenario de historias increíbles o desgarradoras que sacan a flote algunos de los problemas más profundos de nuestra sociedad.

Pero si no existen hombres o mujeres que decidan documentar esta realidad, las historias no trascenderán más allá de unas cuantas líneas en los diarios matutinos o simplemente pasarán al olvido.

En Tijuana existen decenas de jóvenes dispuestos a empuñar una cámara y salir a la calle a captar esa realidad, pero se requiere más que tecnología para captar y contar una historia.

El foro de documentales BORDOCS es el resultado de esa necesidad de aprendizaje y obedece a una carencia de instituciones educativas dedicadas a este género, asi como de interacción entre realizadores emergentes.

Organizado por un grupo de cineastas locales, el objetivo cardinal de BORDOCS es formar una red de creadores y seguidores de la no ficción, empaparse de las novedades, y compartir visiones y plan-teamientos sobre la mejor forma de definir y retratar el mundo a través de las cámaras.

“Quiero que se queden con ganas de producir y de aprender mucho más” expresó Adriana Trujillo, documen-talista e integrante del equipo organizador de BORDOCS.

“Yo creo en la educación como herramienta de cambio, por ese motivo creamos este foro documental, esperamos que los estudiantes hayan podido reflexionar y compartir un poco su conocimiento sobre los procesos que se están dando en México y en el resto del mundo”.

Durante 19 días, los apasionados de la no ficción tuvieron la oportunidad de acudir a proyecciones, talleres y mesas de discusión, con la participación de creadores locales y renombrados documentalistas mexicanos y extranjeros.

Para documentalistas con una larga trayectoria como la catalana Elisenda Ardevol, combinar seminarios y talleres con las proyecciones es muy adecuado, ya que se complementan mutuamente y pueden ayudar a reforzar una comunidad de productores.

“Es un momento no sólo de proyecciones, sino de encuentro social y reflexión colectiva. En este sentido una comunidad de documentalistas se ve reforzada, sale con nuevas ideas y lazos sociales. En general es necesario para la creatividad del documentalista”.

Las proyecciones de la selección oficial del festival se llevaron acabo en la sala de video del centro cultural Tijuana del jueves 22 al sábado 24 de noviembre de 3 a 7 de la tarde, y concluyeron con una fiesta de clausura en el Sótano de Rita de la Avenida Revolución.

Una de las proyecciones más exitosas fue la de la cinta “Made in L.A.”, que relata la larga y extenuante lucha de un grupo de mujeres inmigrantes trabajadoras de la costura contra las compañías que compran las prendas que producen, exigiendo mejores salarios y condiciones de trabajo.

El documental fue exhibido la noche del sábado 17 de noviembre en el cine planetario del Centro Cultural Tijuana ante un público concurrido, el cual tuvo la oportunidad de participar en una ronda de preguntas y respuestas con Almudena Carracedo y Robert Bahar, directora y productor de la cinta.

Otra de las proyecciones más esperadas fue la del documental “Mi Vida Adentro”, la historia de una niñera mexicana acusada del homicidio de un menor en enero del 2003 y que actualmente cumple una sentencia de vida en una prisión de máxima seguridad.

Al final de la proyección la directora Lucía Gajá recibió amplias felicitaciones del público y sostuvo una charla en la que destacó el esfuerzo del equipo de producción para realizar un proyecto por 7 años y la dificultad del acceso a las cárceles de alta seguridad.

Además dio a conocer su participación en el reconocido festival internacional de cine Sundance, del que espera obtener buenos resultados y una oportunidad de distribución para su documental.

Entre las actividades del foro BORDOCS destacan también mesas redondas con documentalistas locales y una charla con el director del Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México.

Ambas reuniones resultaron en un ejercicio interesante de discusión y aprendizaje para los creadores locales, quienes esperan que BORDOCS no solo continúe, sino que se establezca como un festival de cine documental y ponga el reflector sobre un género cinematográfico que hasta hace poco tiempo permanecía en la penumbra y ahora comienza a despertar.

Return to the Frontpage