August 31, 2007

Niños latinos en California la tienen difícil

Por Pablo Jaime Sáinz

No hay ninguna duda.

En general, los niños latinos en California enfrentan desventajas en todas las áreas: barreras del idioma, oportunidades educativas, cobertura de salud, vivienda, acceso a la tecnología y actividades recreativas.

Y cuando hablamos de los niños latinos en California, estamos hablando de una buena parte de la población infantil del estado, ya que los niños latinos representan alrededor del 47 por ciento de todos los niños aquí.

Un nuevo libro de datos muestra condiciones económicas que van a la baja para los niños latinos de California.

La Annie E. Casey Foundation recientemente dio a conocer su 18vo. KIDS Count Data Book, un archivo de datos a nivel nacional y estatal que busca encontrar la situación actual de los niños en Estados Unidos.

Cada año, el KIDS COUNT Data Book provee información y estadísticas sobre las condiciones de los niños y familias de E.U.

Los números que KIDS COUNT provee relacionados con niños latinos en California confirman que nuestros niños carecen de muchos de los recursos que tienen otros segmentos de la población.

Entre los hallazgos relacionados con los niños latinos en California incluyen:

· Veintiséis por ciento de los niños latinos en California viven en la pobreza, comparado con el promedio nacional de 19 por ciento.

· Treinta y cuatro por ciento de los niños latinos en California viven en familias monoparentales, comparado con el promedio nacional de 31 por ciento.

· Treinta y nueve por ciento de los niños latinos en California viven en familias en las que ninguno de los padres trabaja tiempo completo durante todo el año.

“Los niños latinos tienden a estar más en riesgo”, dijo Laura Beavers, investigadora en la Annie E. Casey Foundation, la organización benéfica privada que realizó el estudio y cuya misión principal es fomentar políticas públicas, reformas en los servicios humanos y apoyo comunitario que satisfagan con efectividad las necesidades de los niños y familias vulnerables de hoy.

“También encontramos que los niños latinos tienen índices más altos de niños que viven en hogares temporales que los niños anglosajones”, dijo Beavers.

Otras áreas críticas que sobresalen en el estudio donde los niños latinos están peor que el promedio nacional tiene que ver con adolescentes.

Por ejemplo, el promedio nacional de nacimientos de adolescentes es 41 por ciento, el promedio estatal es 39 por ciento, pero la tasa de nacimientos de adolescentes entre latinas se dispara a un 68 por ciento, casi el doble que el índice estatal.

También, mientras que los promedios nacionales y de California están en siete por ciento para adolescentes que han abandonado la escuela secundaria, la taza para los adolescentes latinos es de 11 por ciento. De igual manera, el promedio nacional para los adolescentes que no asisten a la escuela ni están trabajando (de 16 a 19 años de edad) es de ocho por ciento, mientras que para los adolescentes latinos es de 11 por ciento.

Pero no todas son malas noticias.

En el aspecto positivo, se reportaron mejoras significativas en los índices de mortalidad infantil, natalidad, deserción escolar en la enseñanza secundaria, y adolescentes que no estudian ni trabajan.

“En general, a nivel nacional, las cosas están mejorando para los niños hispanos”, dijo Beavers.

Pero, ¿qué significan estos números para los padres y sus comunidades?

Estos números podrían ser una llamada de atención hacia el estado de los niños.

“Los políticos, la gente que trabaja para los niños, usan esta información para ver cómo les está yendo a los niños en su estado en particular y en la nación en general”, dijo Beavers, quien añadió que muchos políticos reciben el KIDS COUNT Data Book en sus oficinas.

“Muchas veces los temas infantiles son ignorados por el gobierno y los medios”.

Los padres pueden obtener el data book en Internet en www.aecf.org.

Ahí pueden obtener los números para su estado e informacion especial.

“Creo que los padres de familia pueden usar la información que proveemos para darse una idea cómo están las condiciones en sus propias comunidades y compararlas con el resto del estado y la nación”, dijo Beavers.

Return to the Frontpage