August 10, 2007

México del Norte
Por Jorge Mújica Murias

El futuro del pasado

Dice por ahí un precepto jurídico que ninguna ley puede aplicarse de manera retroactiva. En español esto significa que si se hace una nueva ley, no se puede poner en práctica hacia el pasado, no se le puede aplicar a quienes hayan hecho algo en el pasado que quede prohibido por la nueva ley.

Pero a algunos senadores legisladores gringos parece que la idea no les hace gracia, y quieren aplicarle las leyes al pasado.

Hace una semana 57 senadores de un total de 100, es decir por mayoría, votaron por cortarle los beneficios del Seguro Social a los inmigrantes que se han hecho ciudadanos de Estados Unidos y que no puedan comprobar que tenían papeles legales cuando comenzaron a ponerle lana al Seguro.

Dicho de otra forma, votaron a favor de quitarle a la gente lo que la gente ya se ganó, haciendo ilegal algo que no era ilegal cuando sucedió.

¿No quedó claro? Va de nuez: la mayoría de los Senadores votaron por hacer ilegal haberle dado lana al Seguro Social cuando uno no tenía papeles, ahora que ya está uno a punto de retirarse.

La burrísima propuesta es creación del Senador (Republicano, pa’ variar), John Ensign, de Nevada, y se la puso como pegote a una propuesta de ley que no tiene nada que ver con el Seguro Social ni con la inmigración ni con nada. Es la propuesta sobre la educación H.R. 2669, y Ensign la quiso modificar para “reducir los fraudes con documentos falsificados, prevenir el robo de identidades y preservar la integridad del Seguro Social”. Según Ensign, se trata de prevenir que los trabajadores indocumentados tengan acceso a los beneficios del Seguro Social a los cuales no tienen derecho por no tener un número válido de Seguro. No “tenían”, pero ahora “tienen”, porque de alguna forma, obviamente legal, consiguieron papeles, fueron residentes permanentes y luego se hicieron ciudadanos.

La propuesta de Ensign hubiera obligado al Seguro Social a revisarle la historia a millones de inmigrantes naturalizados estadouniden-ses, que ahora están recibiendo los beneficios de haberse sobado el lomo durante décadas de trabajo, por el simple hecho de no haber nacido en Estados Unidos. Quienes no hubieran podido demostrar que trabajaron “legalmente” toda su vida, hubieran perdido sus beneficios.

 

El pasado del futuro

Además de ser francamente idiótica, la disposición legal hubiera significado un dolor de cabeza para la propia administración del Seguro Social, porque no hay expedientes de las contribuciones de los individuos por lugar de nacimiento, y mucho menos de cada trimestre de contribuciones, como pedía la enmienda de Ensign.

Por supuesto, lo que el Seguro Social hubiera terminado por hacer, es pasarle la bolita a cada individuo que haya nacido en el extranjero y ahora sea ciudadano. Olvídese de las broncas de las declaraciones de impuestos cada año, e imagínese tener que hacer ¡una declaración de impuestos de veinte años!

Mas peor, la propuesta de Ensign no hace ningún tipo de excepción, ni por la edad, ni por estar enfermo, y ni siquiera para alguien que, por ejemplo, reciba una pensión por el fallecimiento de sus padres o de su esposo, y que hubiera tenido que meterse a revisar todos los papelitos que el fallecido hubiera tenido en vida para poder probarle al Seguro Social que no se contribuyó “ilegalmente” al Seguro Social hace veinte o treinta años.

Hasta aquí, tal vez nuestro lector haya notado que decimos “hubiera” y “tendría”, a pesar de que la propuesta se aprobó. La explicación es que afortunadamente, aunque se aprobó por mayoría de 57 contra 40 votos, la propuesta necesitaba 60 votos para convertirse en ley. Por tres votos, millones de inmigrantes se salvaron… por ahora.

Y digo “por ahora”, porque cada día que pasa la famosa “mayoría Demócrata” que se comprometió con el movimiento inmigrante el año pasado me suena al viejo PRI de allá de México del Sur. Nos dijeron “si el voto popular me favorece”… y puro bla, bla, bla.

Por esta fallida ley antiinmigrante, votaron a favor los Senadores Demócratas Klobuchar (MN), Harkin (IA), Dorgan (ND), Conrad (ND), Baucus (MT), Bayh (IN), Landrieu (LA), Lincoln (AR), Nelson (NE), Pryor (AR), Rockefeller (WV), Tester (MT) y Wyden (OR).

Para garantizar que no nos afecten el futuro por el pasado, póngalos en su lista negra, por favor…

Contacto Jorge Mújica Murias at mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage