August 10, 2007

Un arma nueva contra el cáncer cervical

Por: Geovanny Salmeron and Duy Nguyen

Cada año en los Estados Unidos, más de 10,000 mujeres son diagnosticadas con cáncer cervical. Este año, casi 4,000 morirán a causa de él. Según los datos y las cifras del cáncer de este año en California, las mujeres asiáticas e isleñas del Pacífico tienen el segundo índice más alto de cáncer cervical invasor. Las mujeres asiáticas están en alto riesgo de desarrollar cáncer cervical. En California, solamente las mujeres hispanas desarrollan cáncer cervical más frecuentemente que las mujeres asiáticas.

Los científicos han descubierto que la mayoría del cáncer cervical es causado por un virus llamado el virus del papiloma humano (VPH). Hay más de 100 diferentes clases de VPH, y 70% del cáncer cervical es causado por dos tipos de VPH: tipos 6 y 18. Además, la mayoría de las verrugas genitales (90%) también son causadas por los tipos 6 y 11 de VPH. VPH es un problema tan común, que a los 50 años de edad, nueve en diez mujeres que llevan una vida sexualmente activa se infectarán con uno de los tipos del virus.

Recientemente, ha habido algunos descubrimientos muy emocionantes relacionados con la prevención de cánceres cervicales asociados con el VPH. En 2006, Gardasil, una vacuna nueva contra VPH, fue aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos. La vacuna protege contra los tipos de VPH que causan el 70% de los cánceres cervicales y el 90% de verrugas genitales.

La arma nueva

La vacuna de VPH está aprobada para el uso en mujeres de 9 a 26 años de edad. Las mujeres que están sexualmente activas también pueden obtener la vacuna. Sin embargo, en este caso, no podrían obtener las mismas ventajas porque es posible que ya hayan adquirido uno de los cuatro tipos de VPH que Gardasil controla.

Para la mejor protección contra la infección de VPH, el Comité de Asesor de Prácticas de Inmunización recomienda aplicar la vacunación temprano a mujeres entre los 11 y 12 años de edad. A las mujeres de 13 a 26 años de edad que no han recibido la vacuna, se les recomienda ponerse a día con la vacunación.

La decisión de los padres

La vacuna de VPH no es la única de su clase recomendada específicamente para preadolescentes y jóvenes adultos. La vacuna meningocócica se ha dado a niños entre las edades 2 a 18 para prevenir meningitis, una infección bacteriana grave del cerebro y del líquido en la médula espinal. Sin embargo, los padres pueden percibir la vacuna de VPH en forma diferente porque el VPH se transmite sexualmente.

Algunos padres están preocupados sobre la vacunación de sus jóvenes hijas a una edad temprana cuando se trata de una enfermedad transmitida sexualmente. Otros creen que el miedo de contraer VPH desanima a algunas adolescentes a tener relaciones sexuales. Por eso se preocupan de que la vacuna de VPH pueda dar a sus hijas un sentido falso sobre la seguridad de tener relaciones sexuales prematuras.

Otros padres ponen más énfasis en la importante protección que la vacuna de VPH proporciona contra cáncer cervical. Ellos entienden que la vacuna es un método de prevenir solamente algunos tipos de VPH y no todas las enfermedades transmitidas sexualmente. Ellos se preocupan más por enseñar a sus hijos abstinencia y prácticas sexuales seguras que son los métodos más efectivos contra todas las enfermedades que se transmiten sexualmente.

Lo que la vacuna nueva no hace

Es importante notar que la versión actual de Gardasil previene solamente 70% de todo cáncer cervical en mujeres. La vacuna no protege contra todos los tipos de VPH. Hay otros tipos de VPH de alto riesgo que causan cáncer cervical.

Gardasil es administrada en tres inyecciones en el curso de 6 meses. El costo de la droga y de su administración está siendo cubierto más y más por compañías de seguros. La vacuna de VPH no es un tratamiento para las infecciones actuales de VPH, las verrugas genitales, o del cáncer cervical.

Todavía se requiere más investigación para mejorar la vacuna. Por ejemplo, el lapso de tiempo de protección que la vacuna ofrece contra el VPH, todavía es incierto. Más investigación se está haciendo para ver si las inyecciones de refuerzo pueden sostener inmunidad. La vacuna no se recomienda actualmente para los hombres, pero también se están haciendo investigaciones adicionales para ver si la vacuna ofrece algún valor para los hombres.

Entendiendo VPH

Hay más de 100 diferentes tipos de VPH. Más de 30 de estos tipos pueden ser transmitidos sexualmente, afectando a ambos hombres y mujeres. La mayoría de la gente infectada con VPH genital no muestra ningún síntoma. No están conscientes de la infección pero aun así son capaces de transmitir el virus a sus parejas sexuales.

Los factores de riesgo asociados con el VPH genital incluyen el tener múltiples parejas sexuales o tener una pareja que ha tenido múltiples parejas sexuales. Mujeres con relaciones sexuales tempranas antes de la edad de 18 años o que sufren de otras enfermedades transmitidas sexualmente como clamidia, sífilis, o VIH/SIDA tienen un elevado riesgo de infección de VPH.

Quite los elementos indeseados antes de que tomen raíz

Es importante tener en mente que el avance de la vacuna de VPH no quita la importancia al exámen del Papanicolaou (Pap) como el procedimiento más efectivo para prevenir muertes de cáncer cervical. La prueba de Pap se acredita con la reducción de aproximadamente 4% en el índice de mortalidad anual del cáncer cervical en América.

Según las cifras publicadas por la Sociedad Americana del Cáncer (ACS), las mujeres asiáticas están en el mayor riesgo de desarrollar el cáncer cervical, pero desafortunadamente, son las que probablemente menos se someten a examenes rutinarios que puedieran salvar sus vidas, como el examen del Pap.

La prueba de Pap detecta hasta los minúsculos cambios anormales en la cerviz. Cuando la prueba se hace pronto y regularmente, es posible descubrir y quitar los cambios anormales antes de que se conviertan en cáncer. Así, la paciente tiene la mejor oportunidad de sobrevivir a largo plazo y más opciones de tratamiento.

La Sociedad Americana del Cáncer recomienda que todas las mujeres comiencen el examen del Pap anualmente tres años después de que comiencen a tener relaciones sexuales, pero no después de los 21 años de edad. Para las mujeres de 30 años en adelante, se les aconseja recibir el examen cada dos a tres años si han tenido consecutivamente tres resultados normales de la prueba de Pap.

¿Puede el cáncer cervical desaparecer a la manera de la poliomielitis?

La poliomielitis fue una epidemia mortal en los Estados Unidos, que mató a miles de personas y paralizó a muchos más. La pesadilla de la poliomielitis hubiera ciertamente continuado si no se hubiera encontrado una vacuna. En 1955, comenzó la vacunación contra la poliomielitis. Hoy, los casos de poliomielitis en América son muy raros.

¿Puede hacer lo mismo la vacuna de VPH? La respuesta es que está en camino de eso. Tal vez, llegará un día cuando el cáncer cervical sea derrotado totalmente. Hasta entonces, es importante utilizar la prevención y la detección temprana que existen actualmente en la lucha contra el cáncer cervical.

¿Necesita más información?

Para información adicional sobre cáncer y/o las vacunas nuevas que se están desarrollando para tratarlo, hable con su doctor o el pediatra de su niño. La Sociedad Americana del Cáncer y el Servicio Informativo del Cáncer ofrecen información adicional sobre el tema.

Referencias Adicionales: Website Sociedad Americana Del Cáncer (ACS), 1(800) ACS-2345 www.cancer.org Servicio Informativo del Cáncer (CIS) del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), 1 (800) 4CANCER, www.cancernet.gov/espanol

Duy Nguyen es un Interno en Periodismo de la Salud y Geovanny Salmeron es un Interno con el Centro de Cáncer de Moores UCSD. Ellos trabajan con la directora de promoción comunitaria, la Dra. Georgia Robins Sadler.

Return to the Frontpage