April 20, 2007

Pánico y caos en hospital de Tijuana

Por Luis Alonso Pérez

Un grupo armado ingresó la mañana del miércoles al hospital general de Tijuana, donde se enfrentó a tiros con elementos policíacos, provocando caos y pánico entre los hospitalizados y el personal del hospital.

De acuerdo con el Comandante de la Policía Ministerial, Jaime Niebla, un comando de al menos 6 hombres fuertemente armados ingresó violentamente al edificio médico alrededor de las 11 horas.


Zenayla Toribio carga a su bebé mientras es confortada por su esposo Jose Luis Cortez y una mujer no identificada al ser evacuados del Hospital General de Tijuana después de que hombres armados entraron al hospital el Miércoles, Abril 18, 2007 en Tijuana, Baja California, México. Foto/David Maung

Los agresores intercambiaron fuego con agentes de la Policía Estatal Preventiva que custodiaban a un grupo de prisioneros de la penitenciería de Tijuana, trasladados al hospital para recibir atenciones médicas rutinarias.

El enfrentamiento dejó como saldo a dos agentes estatales y un delincuente muertos.

“Tenemos a dos elementos (muertos) de la Policía Estatal Preventiva asignados como custodios de la penitenciería. También tenemos a una persona asegurada, así como tres armas, un vehículo tipo Dakota y en el interior encontramos una funda (de pistola)” explicó Jaime Niebla, y aseguró que las investigaciones avanzaban con los pocos elementos que se tenían.

Se cree que los sicarios buscaban rescatar a uno de sus cómplices herido en una balacera registrada minutos antes contra agentes federales, que fue trasladado de emergencia al nosocomio.

Fernando Esquer, titular de la Cruz Roja de Tijuana explicó que una hora antes acudieron a atender un caso de un herido por arma de fuego y lo transportaron al hospital, pero momentos después de su arribo se escucharon disparos y algunos de ellos se impactaron contra de la ambulancia.

“Nosotros, como parte de la Cruz Roja, procedimos a resguardar a nuestros propios elementos y además la de los pacientes que traíamos”.

Los sicarios se internaron en el hospital en búsqueda de su compañero, provocando la movilización inmediata de elementos policiacos de los tres niveles de gobierno y de la Secretaría de la Defensa Nacional, quienes en cuestión de minutos resguardaron el perímetro con la ayuda de helicópteros y comenzaron con la búsqueda de los delincuentes en el interior del edificio.

A pesar de verse rodeado el comando armado no se entregó a las autoridades, al contrario, decidió esconderse en el interior del hospital.

Alrededor de 500 personas fueron evacuadas y trasladadas a un centro deportivo cercano, mientras que pacientes que requerían atención médica fueron trasladados a hospitales públicos y privados cercanos.

“Se está evacuando al personal médico y administrativo piso por piso, y se están dejando cubiertas las áreas con el mínimo del personal necesario para atender a los pacientes que siguen dentro” explicó la Doctora Sofía López, Subdirectora Médica del Hospital General.

Horas después de iniciada la búsqueda de los sicarios en el interior del nosocomio se desató una segunda balacera, a la que acudieron decenas de elementos policiacos que resguardaban el exterior del edificio.

Momentos después del enfrentamiento fue desalojado un grupo de pacientes del área pediátrica y trasladado al centro deportivo para continuar con sus cuidados médicos.

Un individuo fue extraído del hospital con el rostro cubierto por un grupo de agentes federales y retirado del área por un convoy de vehículos del el ejército y la Policía Federal Preventiva.

Hasta el momento se desconoce la identidad del detenido trasladado, pero fuentes extraoficiales informaron que se cuenta con otros dos detenidos identificados como Daniel Estrada y Ernesto Sánchez Vega.

La calma fue regresando gradualmente al personal del hospital general el cual se fue incorporando poco a poco a sus labores médicas y administrativas.

Un día después del incidente el hospital continuaba resguardado por elementos federales y los servicios de urgencias permanecían clausurados, ya que la balacera había ocasionado daños importantes al equipo e instalaciones del área.

Por su parte las autoridades de procuración de justicia continúan con las investigaciones y esperan publicar resultados a la brevedad posible.

Return to the Frontpage