April 6, 2007

Estudiantes Tijuanenses vigilarán los derechos humanos en su comunidad

Por Luis Alonso Pérez

El municipio de Tijuana ha puesto en marcha un innovador programa de vigilancia de los derechos humanos, en el que estudiantes universitarios observarán y documentarán violaciones cometidas por servidores públicos a la ciudadanía.

Treinta estudiantes de la carrera de derecho de la Universidad Autónoma de Baja California y del Centro Universitario de Tijuana formarán parte del programa de Observadores Honorarios de Derechos Humanos.

Los estudiantes rindieron protesta en el centro de gobierno municipal el pasado viernes 30 de marzo, comprometiéndose con la comunidad y las autoridades municipales a velar por los derechos humanos de forma dedicada y eficaz.

El Alcalde de Tijuana, Kurt Honold Morales, felicitó a los participantes y los exhortó a cumplir con la promesa hecha ante la sociedad, agregando que su participación ayudará a su comunidad y a la vez les brindará experiencia profesional como abogados.

José Álvaro Ochoa, Titular Unidad Municipal de Derechos Humanos y principal gestor del programa de observadores espera que por medio de la participación de los estudiantes el gobierno municipal promueva y proteja los derechos humanos de la comunidad.

“También queremos promover la legalidad por parte de los servidores públicos del ayuntamiento, para que el ciudadano que sea presentado y se ponga enfrente de un juez no tenga miedo a la justicia.”

Los estudiantes realizarán visitas sorpresivas y de forma aleatoria a las oficinas donde laboren jueces municipales, como delegaciones municipales, centros de reclusión y oficinas de CATASTRO. Su función principal será observar y documentar las posibles violaciones.

“Nos preocupa demasiado que el juez municipal le respete los derechos a las personas que se le estén presentando como detenido o presunto y que se pueda defender tal cual establecen los reglamentos locales” agregó Ochoa.

“Un ejemplo importante es dar voz a los detenidos, tener quien los defienda y que estén en igualdad de circunstancias el policía y el ciudadano”.

Los reportes elaborados por los estudiantes serán turnados a la Procuraduría de los Derechos Humanos o a la comisión nacional de los Derechos Humanos, dependiendo del nivel de gobierno del funcionario público.

El reporte será integrado a un expediente, el cual dará inicio a un proceso de investigación, en el que se requerirá al funcionario público y se recabarán las pruebas para acreditar la violación.

En caso de determinar la existencia de una violación a los derechos por parte de un funcionario público, se emitirá una recomendación y se hará llegar a su superior jerárquico, el cual determinará su responsabilidad y posible sanción.

Ochoa explicó que se espera que la mayor parte de las denuncias sean de agentes de la policía municipal, ya que son los encargados de realizar detenciones, así como de los jueces municipales.

Por su parte el Procurador de Derechos Humanos en Baja California, Francisco Javier Sánchez Corona, coincidió que donde hay una cantidad importante de violaciones es en la Policía municipal, así como en los temas de desarrollo urbano.

“Es importante que la atención que se les brinde a los ciudadanos sea la adecuada por parte de los servidores públicos, nos parece muy importante la participación de los jóvenes”.

El procurador aplaudió la iniciativa del gobierno municipal, ya que es el único programa de su tipo en el país y que pone a Tijuana a la vanguardia en la defensa de los derechos humanos.

Return to the Frontpage