September 15, 2006

Esquina del Doctor:

Conservación de la Salud

Por Eduardo Grunvald, M.D.

La mayoría de la gente utiliza el sentido común cuando se trata de cuidar sus autos, haciendoles chequeos regulares para mantenerlos en buena forma.

Muchos sin embargo, no visitan a su médico regularmente - especialmente si se sienten bien - para un “ajuste humano” de modo que puedan vivir vidas más largas y sanas.

No se escucha esto muy a menudo: “me siento muy bien, necesito ver a mi médico.”

Una evaluación de su salúd permite que usted aproveche de los avances médicos modernos de diagnosticar, tratar, y prevenir muchas condiciones que eran anteriormente crónicas o fatales. El conocimiento médico, con la investigación científica y clínica, ha proporcionado las herramientas para ayudarnos a vivir más y mejor.

Hace unos días, un informe de las organizaciones principales de cáncer de la nación acaba de publicar que durante las tres décadas pasadas el riesgo de morir de cáncer ha bajado. También demostró que entre 1999 y 2003, aunque los hispanos tuvieron un riesgo menor de desarrollar cáncer comparado con los no-Hispanos, eran más probables de ser diagnosticados con la enfermedad en etapas más avanzadas, cuando es más difícil curar.

Desafortunadamente, en muchas sociedades latino-americanas la medicina preventiva no tiene mucha prioridad. ¿Por qué perdería uno el tiempo, el dinero, y el esfuerzo de ir al consultorio si se siente bien? Ha sido mi experiencia que muchos en la comunidad latina simplemente no están enterados de las pautas sobre el cuidado preventivo o no piensan que es importante ponerse al día con las recomendaciones.

La medicina preventiva trata de identificar los problemas que pueden ser curados o tratados si son detectados temprano, o interviniendo para disminuir el riesgo de problemas en el futuro. Hay un concepto fundamental para entender: la mayoría de las enfermedades que tratamos de controlar no causan síntomas en sus etapas jóvenes.

Los estudios han comprobado la eficacia de los exámenes de prevención en bajar el índice de mor-bilidad y mortalidad relacionado con el cáncer, de enfermedades cardiovasculares, y de otros males. La mayoría de la gente en edad media, especialmente después de la edad de 50, pueden beneficiarse de ver a su doctor u otro profesional médico periódicamente, generalmente una vez al año si uno tiene buena salud, para recomendaciones y consejos.

Por ejemplo, la mayoría de las mujeres deberían controlarse para cáncer de seno. No solo deberían hacerse autoexámenes mensuales de los senos, necesitan un mamograma y un examen clínico de seno una vez al año, comenzando generalmente a los 40 años.

El cáncer de colon puede ser prevenido detectando y sacando los pólipos - nodulos benignos en el intestino grueso - antes de que puedan transformarse en la enfermedad mortal. Generalmente comenzando por los 50 años, su doctor puede referirlo para una colonoscopia o sigmoidoscopia, un procedimiento donde una cámara pequeña puede ver el interior de su colon y utilizar instrumentos para remover pólipos.

Las mujeres deberían hacerse exámenes Papanicolau comenzando a los 18 años, o cuando empiezan a tener relaciones sexuales, el que sea primero. Esta prueba puede detectar las células anormales del cuello uterino antes de que lleguen a ser cancerosas. La frecuencia de este examen es determinada por su médico basado en su historial médico y factores de riesgo. Recientemente, una vacuna nueva llamada Gardasil se ha desarrollado para las adolescentes y mujeres jóvenes entre las edades de 9 y 26 para proteger contra el virus que causa la mayoría de casos de cáncer cervical.

Su doctor personal puede también revisar su piel anualmente para detectar cualquier tipo de lunár anormal que pueda ser un antecedente de cáncer de piel.

Hombres mayores de 50 años deben ser evaluados anualmente para el cáncer de próstata con un análisis de sangre llamado PSA (antígeno específico de próstata) y el examen digital rectal hecho por un doctor.

Diabetes es una enfermedad crónica que es muy común en la comunidad hispána. Puede estar presente por varios años antes que síntomas aparezcan, pero se puede detectar fácilmente con una prueba sencilla de sangre.

El colesterol, si está elevado, aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, incluyendo ataques al corazón, ataques cerebrales o embolias, y otros problemas de la circulación. Si es detectado y reducido —con cambios en el estilo de vida, medicamentos, o ambas— usted puede, en forma importante, reducir su riesgo de desarrollar enfermedades que amenazan su vida, especialmente si usted tiene antecedentes familiares de enfermedades del corazón.

Por último, las inmunizaciones no son solamente para los niños. Hay varias vacunas que los adultos deberían tener válidas, protegiendo contra enfermedades como el tétanos, pulmonia, hepatitis A y B, y otras dependiendo de su edad. Cuanto más avance la investigación médica, aparecerán más para ayudarnos a permanecer lo más sanos posible.

Como puede ver, una sola visita al doctor para un chequeo general puede lograr varias metas. Hay muchos otros aspectos de mantenimiento de la salud con los cuales un doctor lo puede ayudar, dependiendo de sus antecedentes familiares, historia personal, y los factores de riesgo individuales. Las metas enumeradas arriba son pautas generales. Los exámenes que deben ser hechos a edades menores, o con tecnologías más sofisticadas, pueden ser recomendadas dependiendo del riesgo.

Desafortunadamente, tener un doctor personal y hacer estos exámenes puede ser costoso. No todos tienen el tipo de seguro necesario, o cualquier tipo de seguro, para tener acceso a estos servicios. ¿Qué debe hacer si usted quiere invertir en su salud pero piensa que no tiene los recursos?

Existe una red de clínicas comunitarias sin lucro disponibles a través del condado de San Diego, la mayoría con servicios en español, para servir a las personas sin seguro o con seguros limitados. Incluso si usted es indocumentado puede tener acceso a estos servicios.

Algunos contactos para empezar: El Consejo de las Clínicas de la Comunidad (www.ccc-sd.org, 619-542-4300); Centros de Salud Familiar de San Diego (www.fhcsd.org, 619-515-2300); El Proyecto de Clínicas Gråtís de UCSD (www.medicine.ucsd.edu/fpm/underserved/contact.html; ¡vida 858-534-6110).

Manténgase sano por usted, para su familia y para beneficio de la sociedad.

¡Disfrute la vida!

El Dr. Grunvald es Profesor Asistente Clínico, Departamento de Medicina en el Perlman Internal Medicine Group, UCSD Medical Center.

Return to the Frontpage