September 15, 2006

La importancia de las remesas en las comunidades mexicanas: Caso San Luis Potosí

Por Luis Alonso Pérez

La migración México-Estados Unidos es un fenómeno social que ha sido estudiado durante varias décadas desde diversas perspectivas.

El dinero enviado por los migrantes mexicanos a sus familias, o remesas, se ha convertido en un tema de suma importancia tanto para economistas y políticos como para investigadores sociales, ya que durante los últimos años las remesas se han convertido en la segunda entrada de divisas más alta a la economía mexicana.

Sin embargo, detrás de los números existen personas, familias y comunidades enteras cuyas vidas se han visto modificadas por los cambios económicos que este fenómeno social ha generado.

Con el objetivo “confrontar la teoría con la realidad” el investigador Adrián Moreno presentó el pasado miércoles 6 de septiembre en las instalaciones del Colegio de la Frontera Norte (COLEF) los resultados de un estudio en el que analizó el impacto social de las remesas en el Estado de San Luis Potosí.

La investigación también pretende “generar ciertas explicaciones de patrones que no necesariamente pueden explicarse a escala nacional” afirmó Adrián Moreno, quien tomó a la salud, educación e ingreso como indicadores del desarrollo humano en la región estudiada.

De acuerdo con datos compilados por la investigación en el 2005 se recibieron en México, por concepto de remesas 20,034.9 millones de dólares, producto de 58 mil 700 operaciones, con un monto promedio por remesa de 340.5 dólares; durante el primer semestre del 2006, se han registrado envíos por más de 12,300 millones de dólares.

Tomando en cuenta que el Estado de San Luis Potosí se incrementó de manera gradual el volumen de remesas enviadas durante el periodo 2004-2006 de 393 millones de pesos al inicio del periodo a 293.3 millones durante el primer semestre del 2006, nos permite proyectar una cifra anual cercana a los 600 millones de pesos.

El estudio encontró que la mayoría de los hogares receptores de remesas dedican gran parte del dinero a satisfacer sus necesidades básicas y a la reproducción material de dichos ingresos, pero aunque en una proporción menor, también destinan estos recursos al mejoramiento o construcción de vivienda y en un porcentaje aún más bajo, éstos recursos se destinan a “inversión productiva”.

Sin embargo, Moreno afirmó que el fenómeno de la migración se está haciendo más amplio y está involucrando a más población en términos potenciales y en términos reales.

“Lo que estamos viendo es que gran parte de la economía de esos lugares expulsoras de población está dependiendo ya de los envíos de las remesas de los migrantes” expuso el investigador. “La economía local se ha modificado y en buena medida depende del derrame económico que generan las remesas.”

Pero en términos económicos, “lo que aparenta ser bueno se puede convertir en el mediano o largo plazo en una enorme debilidad de carácter económico, que puede tener una alta repercusión negativa en términos sociales y simplemente de la capacidad de las instituciones para enfrentar la demanda y la presión de sus pobladores para tener un empleo digno”, expresó Adrián Moreno.

“Esto refleja la debilidad de las economías locales, estatales y federales”.

Moreno mencionó que existen Estados de la república mexicana en el que se han creado programas en los que participa el gobierno en sus tres niveles, pero primordialmente las comunidades de migrantes que radican en ciudades norteamericanas, y que a partir de una organización comunitaria toman la decisión de enviar importantes volúmenes de remesas para que se apliquen a obras de carácter social.

“Son obras que los gobiernos locales habían atendido en años y que a través de estos programas la gente ve cumplidas sus expectativas de carácter social para que se le hagan trabajos de agua potable, drenaje, un edificio público, una escuela, un hospital” explicó Moreno, pero aclaró que estas son obras de las comunidades de las familias receptoras no de las autoridades.

Sin embargo estos cambios económicos traen como consecuencia cambios en la sociedad, generando en la población, particularmente en aquella en edad productiva, ya que se observa que cada vez más gente tiene como parte de su expectativa de vida migrar hacia los Estados Unidos ante la falta de otras expectativas.

Return to the Frontpage