September 8, 2006

HABLA DONNIE EDWARDS

Entre temporadas, organicé un viaje a Europa con un grupo de 20 estudiosos de la Segunda Guerra Mundial. Como saben, mi interés en este tema continúa creciendo mientras más me adentro a la historia y a las historias personales de los protagonistas.

El viaje nos llevó a campos de batalla de esa guerra en Bélgica, Alemania, Francia y Holanda. Nos acompañaron cinco veteranos de la Segunda Guerra Mundial, lo que fue un honor y un placer. Ellos nos relataron historias de estos acontecimientos, desde el mismísimo lugar de los hechos.

Además, presenciamos una serie de recreaciones de batallas y asistimos a un sinnúmero de recepciones a veteranos de ambos bandos de estos eventos. Tres de los cinco veteranos que nos acompañaron serán mis invitados muy especiales en el primer partido de los Chargers ante los Oakland Raiders.

El viaje concluyó con una visita a Omaha Beach, una de las playas normandas que fue el escenario de la invasión de las fuerzas aliadas al continente europeo. Fue un momento muy emotivo y sobrio. Antes, al leer acerca de estos hechos, podía imaginarlos en mi mente. Visualizarlos es mucho más fácil cuando estás en esa playa, junto a personas que sobrevivieron ese sangriento y heroico día.

Entre temporadas, seguí mi rutina de acondicionamiento usual, con una notable excepción. Asistí al gimnasio Fitness Quest 10 en San Diego, donde me sometí a su régimen de acondicionamiento nuclear. Le llamo nuclear porque se enfoca en la musculatura que forma el núcleo de tu cuerpo (abdominales, caderas). Son músculos que de por sí soportan una carga considerable, así que enfocarse en ellos requiere un aguante muy especial.

Les confieso que han sido unos ejercicios muy desa-fiantes, aún para un atleta profesional como yo. Mi único consuelo es que siempre me acompañaba otra persona, quien sufría tanto o más que yo. Me siento bien preparado para esta temporada.

Por último, también le dediqué mucho tiempo a mi fundación caritativa, Jump for Life (salta por tu vida). Nuestro programa busca que los niños en áreas urbanas se eduquen acerca de su salud, nutrición, acondicionamiento físico y se propongan y logren metas concretas. Visité 22 escuelas en el área de San Diego donde platiqué por aproximadamente una hora a los niños acerca de mi experiencia y mi anhelo porque ellos concreten sus sueños. Me quedé afónico un par de veces: no sabía que hablar requería tanta energía y te cansara tanto.

Este año, el programa Jump for Life incluirá a cinco escuelas más para alcanzar las 30 escuelas en la región de San Diego. Entre temporadas, muchos jugadores se despiertan y entonces deciden que harán ese día. Cuando me despierto, tengo que cumplir con una agenda bulliciosa.

Jugué por primera vez en la pretemporada en el último partido ante San Francisco. Apuré al mariscal Niner Alex Smith y recuperé un balón suelto. El 29 de julio en la quinta práctica de la pretemporada, me lesioné la espalda cuando fui a interceptar un pase, torcí mi cuerpo y un compañero de la defensiva me pegó sin querer. No anticipo mayores problemas en lo que resta de la campaña.

No conozco los pormenores del caso de mi compañero apoyador Steve Foley, por lo tanto no creo que sea apropiado o justo opinar al respecto. Sí puedo decirles que a todo el equipo, y sobre todo al cuadro defensivo, nos sorprendió lo sucedido. Extrañaremos su capacidad atlética y sus dotes como líder veterano de esta defensiva, sin lugar a dudas.

En cuanto a la situación que me ha rodeado entre temporadas con los San Diego Chargers, adopto siempre una postura profesional y razonable. No puedo controlar ciertas cosas en mi vida, así que no pierdo el tiempo en ellas. ¿Terminaré la temporada con los Chargers? ¿Responderá la ofensiva Charger al reto que le espera? ¿Qué tipo de contrato obtendré cuando a fin de esta temporada expire el actual? No lo puedo controlar, así que de eso no me preocupo.

Lo que me preocupa es lo que puedo controlar y eso es mi contribución y la de mis compañeros de la defensiva. Siempre me enfoco en mi cometido, que es jugar futbol americano. No pienso en estos temas cuando tengo que tacklear a un jugador o intento interceptar un pase. Siempre he sido así y así siempre seré.

Como defensiva, nos hemos trazado varias metas. La primordial es ganar partidos, que debe ser la prioridad de cualquier jugador en un deporte en equipo. Además, queremos terminar como la defensiva número uno en cuanto a yardas concedidas en la liga, la defensiva terrestre número uno, la defensiva número uno en cuanto a puntos permitidos, la defensiva anotadora número uno, y encabezar la NFL en capturas, intercepciones y en entregas forzadas. Si logramos esos objetivos, el ganar como equipo está prácticamente asegurado.

Abrimos la temporada de gira ante los Oakland Raiders. Luego recibimos a los Tennessee Titans. Tras una temprana fecha libre, nos toca viajar a Baltimore para medirnos ante los Ravens. Ninguno de estos choques será fácil, pero el éxito de los Chargers en el 2006 dependerá grandemente del tipo de inicio de temporada que obtengamos. Si llegamos al segundo cuarto de la campaña con marca de 2-1 ó 3-0, será una señal que tendremos un buen año.

Return to the Frontpage