October 27, 2006

Crónica:

Restauran el Viejo Teatro “Zaragoza” en Tijuana 𢀆 Año de restauración del inmueble de las calles Cuarta y Mutualismo”

Por: Paco Zavala

La historia de la ciudad de Tijuana, toma el nombre de la contracción de la palabra “Tia Juana”, mismo nombre de la ranchería, que ya existía en la primera mitad del siglo diecinueve. A pesar de la juventud de que goza la ciudad ya ha sido objeto de un gran número de acontecimientos que han marcado su destino.

La ciudad de Tijuana fue objeto de un cambio de nombre que no funcionó. En 1953, al crearse el estado de Baja California, se funda el municipio de Tijuana, con cabecera en la misma ciudad.

En el desarrollo y crecimiento de la ciudad han intervenido el nombre, la función, la personalidad y el trabajo de un gran número de personajes desde Junipero Serra hasta nuestros días, con el adelanto, los logros y el perfil actual de la ciudad.

Tijuana es una ciudad joven, a la fecha apenas rebasa los 117 años de su fundación y en este tiempo transcurrido han acontecido muchísimos hechos históricos que han dejado a la ciudad constancia de su lucha para lograr ser lo que es hoy. En el contexto de esta cronología aparece un hecho muy importante: “La construcción del Teatro Zaragoza, ubicado en la esquina formada por las calles Cuarta y Mutualismo”.

A 61 años de distancia de la construcción del Teatro Zaragoza, debido al servicio que ha prestado y al paso de los años, mucho se ha deteriorado; por lo tanto es urgente repararlo y remozarlo, para que tenga un aspecto digno, moderno y funcional; a este edificio se le considera un monumento histórico de la ciudad de Tijuana.

Ahora bien, una agrupación de ciudadanos y artistas com-prometidos con la difusión de la cultura y las artes, radicados en una dinámica y sui generis zona fronteriza: “La esquina del noroeste en el mapa mundial donde empieza Latinoamérica es: Tijuana, Baja California, México”, se han convertido en un frente de lucha y apoyo a una obra determinada: Reparar totalmente el edificio del Cine Zaragoza”.

Unidos en torno al primer proyecto de rescate y restauración del teatro más antiguo de Tijuana y de Baja California, en el Benemérito Centro Mutualista Zaragoza, se ha instituído una sociedad restauradora integrando a personalidades destacadas de la comunidad artística internacional, académica, sector empresarial, gubernamental y sociedad civil en general.

En este grupo podemos destacar los siguientes pa-trocinadores: L.A. Cetto, Universidad Xochicalco, Baby Rock Tijuana, Universidad Iberoamericana, Universidad de Tijuana (CUT), UNIVER, Universidad de las Californias, U.A.B.C., Discos Invisibles, ARCU, CESUN Universidad, Synchronize Producciones, Mundo Audiovisual, y otros más, seguro estoy que a este nutrido grupo de entusiastas patrocinadores, se sumarán más empresas y particulares que desean el remozamiento y hermosamiento de este monumento histórico tijua-nense.

En 1921 se fundó el Benemérito Centro Mutualista Zaragoza de Tijuana, desde sus inicios se ha caracterizado por ser una organización de fraternidad y ayuda mutua en la comunidad mutualista. El mutualismo tiene profundas raíces en Baja California y en especial en Tijuana, a tal grado que actualmente existen alrededor de 20 sociedades mutualistas en la región. En Tijuana se ha considerado que el Benemérito Centro Mutualista de Zaragoza es la catedral del mutualismo tijuanense.

El lema de los mutualistas es “Uno para todos y todos para uno”, el lema de los Tres Mosqueteros y el mítico D’Artagnan, De Alejandro Dumas, enmarca claramente las metas y objetivos de este centro social.

Incluímos algunos razgos históricos relacionados a los edificios del Centro Mutualista Zaragoza y del cine Zaragoza. El Benemérito Centro Mutualista, se inició en un modesto cuarto de madera, este sirvió de albergue para los primeros socios. A mediados de los años 20s, del siglo pasado, el cuarto se transformó en un salón, con foro para teatro, donde se desarrollaron un sinfin de actividades sociales, cívicas, culturales y artísticas durante muchos años.

Como todo lo que nace para crecer, ‘crece’, la institución en los primeros veinte años creció y le permitió lanzarse a la difícil tarea de construir el Teatro Zaragoza, que se inauguró en 1945. A partir de esa fecha durante varias décadas fue una de las mejores salas cinematográficas de la ciudad.

La construcción del amplio edificio social del Benemérito Centro Mutualista Zaragoza, que existe actualmente, se realizó en el año 1956, dotándolo con un gran salón social, oficinas, casino y biblioteca, tal como se encuentra a la fecha.

Return to the Frontpage