October 27, 2006

Esquina del Doctor:

Lo Que Usted Debe Saber Sobre la Gripe

Por Eduardo Grunvald, M.D.

El viento frío y las temperaturas bajas nos hacen recordar que el verano ha sido desplazado por el otoño. El cambio de temporadas le da la bienvenida a la ropa más abrigadora, una metamorfósis de colores de la naturaleza, y anticipación de la temporada festiva. Lamentablemente, también es la temporada de la gripe.

La gripe —o influenza en términos técnicos— es una infección respiratoria, comúnmente propagada por la tos, estornudos, y por contacto cercano. Es difícil predecir exactamente cuándo aparecerá la enfermedad.

El temido germen puede atacar entre los meses de octubre y marzo. Para la mayor parte de las personas que desafortunadamente caerán víctimas del virus, significa la miseria: fiebres, escalofríos, dolores de cabeza, sudores, y dolores musculares.

Pero, ¿qué pasa con la gente con sistemas inmunológicos que han sido debilitados por enfermedad crónica, medicamentos, cáncer, o la edad (ya sea los muy pequeños o con edad avanzada)? En éstas personas la gripe puede ser mortal. Sus cuerpos no pueden aguantar el estrés causado por este invasor microscópico. De hecho, cada año más de 35,000 personas mueren en los Estados Unidos por complicaciones relacionadas con la gripe.

Cada año, los científicos investigan vacunas contra diferentes tipos de gripe. Sin embargo, el desarrollo de vacunas es como un juego que trata de predecir cuál será el tipo de virus más probable de atacar en la próxima temporada e imitar su “huella digital molecular”.

Entonces, ¿quién debería vacunarse contra la gripe?

Realmente, cualquier persona que lo quiera, con la condición que haya suficiente vacuna. Pero, ¿quiénes tienen más probabilidad de desarrollar complicaciones y sacar mayor ventaja de la vacuna? Según pautas publicadas por Centros de Control de Enfermedad (CDC), las siguientes personas tienen un riesgo aumentado y deberían ser vacunadas:

• Niños entre los 6 meses y 5 años.

• Adultos mayores de 50 años.

• Mujeres que planean quedar embarazadas durante la temporada de gripe.

• Personas que tienen condiciones mentales o neurológicas que perjudican su capacidad de tragar o usar sus músculos que controlan la respiración.

• Personas con enfermedades crónicas que requieren visitas médicas regulares o internaciones, como diabetes, enfermedades crónicas de hígado, enfermedad de riñón, o enfermedades de sangre.

• Personas con sistemas inmunológicos debilitados por enfermedad (leucemia, VIH/SIDA), medicamentos (corticosteroides, medicamentos para enfermedades autoinmunes o recipientes de trasplante de organos), o tratamiento de cáncer.

• Personas con enfermedades respiratorias como asma o enfisema.

• Niños entre los años de 6 meses y 18 años quienes tienen que tomar la aspirina para ciertas condiciones médicas (la combinación de la aspirina y la gripe puede conducir a una complicación seria llamada el Síndrome de Reye).

• Personas que viven en clínicas de ancianos u otras instalaciones de cuidados crónicos.

• Estudiantes que viven en dormitorios en contacto próximo con otros estudiantes.

La gripe es altamente contagiosa y por lo tanto aquellas personas que están en contacto con gente que se encuentran en cualquiera de las categorías mencionadas arriba deben ser vacunadas. Éstos incluyen:

• Trabajadores de asistencia médica.

• Empleados de instalaciones de asistencia médica, incluyendo hospitales, casas de ancianos, y otras instituciones de cuidado crónico.

• Personas que cuidan o viven con niños menores de 5 años.

• Personas que cuidan o viven con gente mayor, frágil, o pacientes enfermos.

Unos de los obstáculos a la inmunización es el mito que la vacuna puede causar la gripe. Esto es falso. Las inmunizaciones funcionan porque estimulan el sistema inmunológico, causando fiebres leves, escalofríos, y síntomas relacionados, pero esto no es la Gripe. Hay que hacer notar también que la vacuna de la gripe no protege contra otros viruses que pueden causar resfríos e infecciones res-piratorias.

Si usted absolutamente teme a las inyecciones, hay una vacuna que puede ser inhalada por la nariz, llamada Flumist. Puede ser administrada a la gente entre los 5 y 49 años, pero no puede ser dada si usted o un contacto tienen un sistema inmunológico debilitado.

Hay muchas oportunidades en nuestra comunidad para protejerse contra la gripe. Si tiene cualquier duda sobre la vacuna, consulte con su doctor o profesional médico. A veces es más fácil prevenir que curar.

Para más información sobre la gripe, la prevención, y el tratamiento, vaya al sitio www.cdc.gov/flu. Para más información, disponible en inglés y español, sobre la administración de la vacuna contra la gripe en San Diego, vaya al sitio www.sdchip.org, o llame 1-877-358-0202.

El Dr. Grunvald es Profesor Asistente Clínico, Departamento de Medicina en el Perlman Internal Medicine Group, UCSD Medical Center.

Return to the Frontpage