October 20, 2006

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por: Victor Rivas Rivers

NO MÁS SILENCIO

Me preguntan con frecuencia: ¿por qué el chico malo de las películas es un activista en contra de la violencia doméstica? ¿No se supone que ése es un asunto de mujeres?”. Yo pienso que debería ser un asunto de todos.

Una de las razones por las que yo rompí el silencio, fue cuando acudí a la policía para denunciar el abuso de mi padre y me dijeron que todo lo que podían hacer era llenar una querella. Que se trataba de “un asunto privado de familia”.

Para el mundo, éramos sólo una familia inmigrante y trabajadora que había venido de Cuba – donde nací. Mi padre a simple vista parecía ser un hombre brillante y encantador. Pero detrás de las puertas, la historia era otra. Cuando niño me pegaba, me amarraba, me encerraba en el closet, me hacía pasar hambre y aún más. No se por cuánto tuvo que atravesar mi madre, pero fui testigo de lo suficiente.

Mi madre no hablaba inglés y provenía de una cultura donde las mujeres se quedan al lado de sus maridos, sin importar las condiciones. Pero la razón principal por la cual nunca huyó, fue porque temía por nuestras vidas.

La primera confrontación que tuve con mi padre fue cuando tenía 15 años. Esa noche, huí de su terror para siempre y tome una acción sin precedentes al llevarlo a la Corte. En vez de ser una carga para mi madre, pude terminar la escuela gracias al cariño de 7 familias diferentes en hogares sustitutos.

El dicho “se necesita una villa para criar a un niño” es definitivamente cierto en mi caso. Gracias a maestros, entrenadores y ciudadanos responsables, me transformé de ser un pandillero al presidente de mi clase. Continué hasta conseguir una beca de fútbol para estudiar mi carrera en la Universidad Estatal de la Florida y llegué a jugar para los Miami Dolphins, antes de seguir mi carrera como actor – y mis roles más importantes como esposo y padre.

Mi madre me ha motivado a contar nuestra historia, para asegurarse de que no haya más silencio y para alentar a todos aquellos que necesitan ayuda, la busquen. Hoy, existen programas, líneas telefónicas y leyes que protegen a las mujeres y a los niños contra la violencia doméstica y no es más un asunto privado de familia.

La Red Hispana, Alianza y la Fundación Mary Kay Ash han unido esfuerzos a través de la campaña ‘No más silencio’ para tratar el problema de la violencia doméstica en los hogares latinos. Si usted es víctima de abuso, llame a la línea de ayuda al 1-800-473-3003. Víctor Rivas River es el autor del libro Asunto de Familia.

Return to the Frontpage