October 20, 2006

Analizan el narcotráfico y la relación México-Estados Unidos

Por Luis Alonso Pérez

La amenaza del crimen organizado en México no es generada por su fuerza militar, sino por su poder de corrupción, sostuvo el investigador Jorge Chabat durante una conferencia en la que analizó el narcotráfico desde la relación de México y Estados Unidos.

En su visita al Colegio de la Frontera Norte, Chabat expuso la necesidad de intensificar las labores de inteligencia en las corporaciones policíacas de los tres niveles de gobierno como una de las medidas más eficaces en el combate al crimen organizado.

Agregó que existe una diferencia entre la capacidad y la voluntad del gobierno para eliminar el crimen organizado. “Si al gobierno no le conviene eliminarlo no lo va a hacer” expuso.

Según el conferencista, la creación de una tercera barda divisoria y el endurecimiento de la vigilancia en la frontera no lograrán contener el narcotráfico ni la inmigración, ya que existe un problema importante de consumo de drogas, así como una gran demanda de mano de obra barata en Estados Unidos, considerando que se trata de medidas simbólicas de carácter electoral.

Chabat, profesor e investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas, expuso que existen tres formas de relación entre el gobierno y el crimen organizado. La primer forma es la “predatoria” que se da cuando ambos lados luchan por el poder; el segundo lo denomina “parasitario” y ocurre cuando el crimen organizado corrompe y se infiltra en el gobierno; por último mencionó el “simbiótico” que sucede cuando las autoridades operan el crimen organizado en un Estado.

Según el investigador en México se experimenta una relación parasitaria entre el narco y el gobierno, ya que se ha infiltrado y coludido con las autoridades en lugar de pelear contra ellas y sin que estas lleguen a controlarlo.

Sin embargo descarta la posibilidad de que los cárteles quieran comprar la protección de funcionarios de alto nivel como el Presidente de México o el Procurador General de la República, ya que no lo necesitan, sólo tienen que corromper a miembros de las corporaciones policíacas y judiciales.

El investigador duda de la efectividad de los esfuerzos de las organizaciones policíacas por combatir el narcomenudeo, ya que considera que no va a solucionar la inseguridad ni va a detener al crimen organizado, comparando la situación actual con la que se vivía durante la era de la prohibición norteamericana, cuando atacar a los vendedores clandestinos de alcohol impulsó el crecimiento de la mafia italiana.

Representantes de autoridades policiacas han declarado que la creciente ola de crímenes en la región ha desencadenado en batallas por el territorio vacío que dejó la reciente captura de Francisco Javier Arellano Félix, mejor conocido como “El Tigrillo”, pieza clave del Cartel de Tijuana.

“No me queda claro que la violencia en Tijuana se deba a una fragmentación de los cárteles” explicó Chabat, quien especula que la violencia se puede atribuir a reacomodos estructurales internos y el crecimiento de los cárteles.

La conferencia fue realizada dentro del diplomado impartido en el COLEF titulado “Estados Unidos, México y Canadá: una dimensión internacional y regional 2006-2007”.

Su objetivo diplomado es conocer los aspectos sobre-salientes del ámbito regional, desde la perspectiva político, jurídico, económico, social y cultural de los Estados Unidos, así como los temas de mayor controversia que afectan su relación bilateral con México, a partir de un acercamiento multidisciplinario.

Además de profesor e investigador de tiempo completo de la División de Estudios Internacionales del Centro de Investigación y Docencia Económicas, el Dr. Jorge Chabat ha publicado más de 30 artículos en los temas de Política Exterior de México, Relaciones México-Estados Unidos, Narcotráfico y Seguridad Nacional en libros y revistas especializadas. Además es editorialista de El Universal, Radio Imagen y de “El Noticiero” de Televisa y ha publicado el libro, coeditado con John Bailey, Crimen Trasnacional y Seguridad Pública. Desafíos para México y Estados Unidos.

Return to the Frontpage