October 13, 2006

Proyecto de viviendas ecológicas en Tijuana busca reducir la contaminación de las playas de San Diego

Por Luis Alonso Pérez

La frontera puede dividir a los mexicanos de los americanos, pero nunca podrá contener el aire que respiramos o el agua de los ríos.

Lo que pasa de un lado repercute en el otro.

Un ejemplo importante son los contaminados cañones fronterizos de Tijuana, donde miles de familias habitan humildemente en asentamientos irregulares que carecen de los servicios básicos como recolección de basura y drenaje.

Como consecuencia, toneladas de basura y aguas negras son acarreadas por las lluvias a través de los 11 kilómetros del Cañón los Laureles y terminan en el estuario del Río Tijuana, provocando severos daños ecológicos y el constante cierre de playas al sur de San Diego.

La alarmante situación orilló a Oscar Romo, coordinador del programa de entrenamiento costero de la reserva de investigación del Estuario del Río Tijuana, a pensar en alternativas para resolver el problema de raíz, buscando una forma para detener la contaminación desde su origen en lugar de implementar cuantiosos proyectos de limpieza.

Años de investigación y trabajo en colaboración con autoridades de ambos lados de la frontera, lograron crear un complejo proyecto ecológico urbano que contempla la construcción de un conjunto de 40 viviendas ecológicas construidas principalmente con bambú, edificadas sobre pisos de bloques de piedra lo suficientemente porosos para evitar escurrimientos a la cuenca y permitir la filtración de agua al subsuelo.

El proyecto fue inaugurado el pasado miércoles 27 de septiembre por autoridades mexicanas y estadounidenses en la colonia Terrazas de San Bernardo, con la colocación del primer pilar de bambú de lo que será el futuro conjunto habitacional.

Las viviendas fueron diseñadas por un equipo de estudiantes de último semestre de la carrera de Arquitectura de la Universidad Iberoamericana (UIA) y tendrán un costo aproximado de 14 mil dólares. Sin duda esta cantidad queda fuera del alcance de la mayoría de los habitantes de la comunidad, por lo que se ha solicitado el financiamiento de fundaciones norteamericanas.

El tipo de bambú requerido para la edificación de las casas no es endémico de la región, por lo que se ha propuesto su cultivo en un área cercana a Tecate conocido como Valle de las Palmas.

Para Gabriel Martínez Ramos, coordinador de la carrera de arquitectura de la UIA, este trabajo en comunidad es muy importante “no solo en términos de construcción, sino en calidad de vida”.

Los bloques porosos de piedra fueron elaborados por voluntarios de la Fundación Esperanza, una organización sin fines de lucro dedicada al diseño y construcción de modelos de vivienda económica. Su uso permitirá la filtración de líquidos al subsuelo, evitando escurrimientos hacia el estuario del río Tijuana y recargando los mantos acuíferos, lo que permite que crezcan plantas y árboles.

Durante la inauguración de terrazas de San Bernardo también se cortó el listón de unos juegos infantiles donados como una aportación de la Asociación de Gobiernos de San Diego, SANDAG, a los niños de la comunidad.

“Sabemos que la gente aprecia lo que entiende, por eso es tan importante ver este parque. Esperamos que los residentes de esta colonia aprecien de todo corazón este parque, porque solo nos llevará a cosas buenas para todos en ambos lados de la frontera.”

Sam Schuchat, director Ejecutivo del proyecto de Conservación Costera de California, durante la ceremonia de inauguración.

A pesar de ser una idea ecológicamente consciente e innovadora, algunos ambientalistas (que prefirieron permanecer anónimos) dudan de la factibilidad del proyecto, ya que hasta el momento no existe la infraestructura necesaria en la zona para desarrollar las viviendas, como lo es el drenaje, recolección de basura.

Sin importar el escepticismo este proyecto seguirá su curso. Las esperanzas de los ambientalistas han sido depositadas en Terrazas de San Bernardo y el bienestar del estuario del Río Tijuana puede depender en gran medida del trabajo conjunto de mexicanos y estadounidenses.

Return to the Frontpage