October 13, 2006

Comentario:

Fomentar la empresa en las comunidades Hispanas es una responsabilidad Americana

Por John Kerry

Los pequeños negocios son la fuerza de la economía Americana y cuando los pequeños negocios triunfan, la economía de América se refleja fuerte. Por ésta razón tenemos que alegrarnos al tener en cuenta que el número de los negocios hispanos está creciendo tres veces más rápido que la cantidad promedio de negocios a nivel nacional.

En la actualidad, existen cerca de 1.6 millones de negocios hispanos generando empleos y contribuyendo sobre $222 mil millones a la economía. Ésta realidad es algo a celebrar y se le debe al trabajo duro, la energía y al entusiasmo de los empresarios hispanos que se están esforzando por alcanzar el sueño Americano.

Pablo Perez es uno de esos empresarios hispanos que empezó en Chula Vista, en un almacén de 380 a 7.000 pies cuadrados donde empacaba sus dulces y nueces “Candy El Pecas”. Perez recibió asistencia técnica y consejería financiera en adición al préstamo de la Administración de pequeños negocios (SBA) “CommunityExpress” otorgado por el CDC de finanzas de pequeños negocios y su banco local. Esto le dio la oportunidad para comprar mercancía adicional para pesar, empacar y rotular sus productos. “CDC fue bien responsivo” según dijo. Perez se encuentra a pocos pasos para empezar una distribución a nivel nacional de sus productos y ya está en la búsqueda de una nueva facilidad para acomodar su crecimiento anticipado.

Para cada caso emprendedor, existen innumerables empresarios hispanos que aún no han recibido las herramientas para alcanzar ese sueño. Es aquí que Washington y el gobierno Federal pueden ayudar para así mejorar nuestras comunidades y ampliar las oportunidades de negocio. El gobierno necesita invertir en los programas claves que estimulen el empresariado. Como dijo César E. Chávez, “Uno nunca es suficientemente fuerte para no necesitar ayuda”.

Propietarios de pequeños negocios enfrentan decisiones difíciles cada día- desde cuántos empleados contratar y si pueden pagar su seguro médico, hasta tener que amarrarse a las decisiones difíciles de si subir precios debido al alto costo de la gasolina.

Washington también tiene decisiones. Tenemos un déficit que crece al minuto, una guerra en Irak y una región entera en la Costa del Golfo que aun esperan ayuda gubernamental después de lo que pasó con el Huracán Katrina. Al estar tomando decisiones, Washington no se puede olvidar de su responsabilidad en ayudar a dueños minoristas de los pequeños negocios a echar hacia delante.

Es por qué, he propuesto crear una oficina para el desarrollo de los pequeños negocios para la minoría dentro de la administración de pequeños negocios (SBA), así brindándole a la minoría empresarial un apoyo en Washington. La propuesta fue acogida por mis Senadores colegas en una base bipartidaria. Desde ayudarlos a asegurar préstamos, a poder navegar en el área compleja de las contrataciones, a tener asistencia técnica y otros entrenamientos, nosotros podemos y debemos hacer más para fomentar el crecimiento en todos los sectores de nuestra comunidad. Esta oficina podrá alcanzar estas metas y mucho más.

Nosotros también debemos animar valores empresariales en nuestros jóvenes. Por tal razón una de mis prioridades este año es crear un programa piloto de empresariado e innovación. A través un competitivo programa de becas en las Instituciones que Asisten a Hispanos, Históricamente Colegios y Universidades para Negros, Colegios en las Tribus, las escuelas desarrollarán un amplio campo de currículo empresarial y establecerán un Centro para el Desarrollo de los Pequeños Negocios para forjar relaciones entre dueños de negocios locales y estudiantes. Unidos podremos encontrar a estudiantes en campos de altos talentos y dirigirlos como una viable opción de carrera hacia desarrollar un negocio.

El bienestar y salud de esta nación depende grandemente de su gente, y América tiene el mejor y el más brillante, el debate sobre nuestra política de inmigración continúa, pero un aspecto de ese debate ya está claro: Nosotros podemos y debemos disparar un balance entre esforzar nuestros bordes y mantener el espíritu empresarial y el sueño Americano vivo para los hispanos en toda la nación. Trabajadores que han pagado impuestos, enviado sus hijos a las escuelas y se entienden como residentes de sus comunidades se merecen un camino para ganarse un estatus legal en este país.

Es una responsabilidad Americana el invertir en empresariado, expandir oportunidades para las minorías y promulgar un sentido común de política inmigratoria. Haciendo esto se podrá ayudar a triunfar a los pequeños negocios y se podrá mantener nuestra economía fuerte.

John Kerry (D-Mass.) es el miembro de mayor rango en el Comité del Senado en asuntos de los negocios pequeños y del empresariado.

Letters to the Editor Return to the Frontpage