November 22, 2006

Analizando la cara femenina del VIH en la frontera

Por Luis Alonso Pérez

La frontera México-Estados Unidos es una región percibida como “moderna” por muchos, donde la libertad sexual se ha alejado de los modelos sociales conservadores del interior de México y la información sobre las enfermedades de transmisión sexual está al alcance de todos.

Sin embargo la alta incidencia en casos de SIDA y los casos de nuevas personas infectadas y afectadas demuestran lo contrario.

Con el objetivo de elevar el conocimiento y la sensibilización respecto a la epidemia del VIH-SIDA, alrededor de 400 médicos, investigadores y trabajadores sociales de la región Tijuana-San Diego llevaron a cabo el pasado 16 de Noviembre en la ciudad de Tijuana la sexta conferencia binacional titulada “Mujer: La Otra Cara del VIH”.

Este año se decidió prestar atención especial a la problemática del VIH-SIDA, enfocada en la vulnerabilidad particular de las mujeres en la frontera, debido a que la epidemia recientemente ha pasado por una feminización y que existen cada vez más mujeres contagiadas en el mundo.

Cada año se presentan más casos a nivel mundial de infecciones de VIH-SIDA en mujeres. De acuerdo con datos proporcionados por el comité organizador, la mitad de las personas infectadas en el mundo son mujeres, aunque en países donde la epidemia está muy avanzada como en algunos países de África, un 75% de los casos actuales son mujeres.

Desde que la epidemia fue diagnosticada por primera vez hace 25 años se han reportado 42 millones de infecciones y se continúan reportando alrededor de 13,500 casos diariamente.

De acuerdo con la doctora Blanca Lomelí, Directora regional de Project Concern International, por cuestiones sociales o incluso biológicas existe mayor vulnerabilidad en las mujeres y son las sociedades tradicionalistas las que ponen en desventaja a las mujeres.

De acuerdo con la doctora Lomelí aquí en la frontera hay una combinación de sociedad tradicional con algunos aspectos de liberación, que no son necesariamente factores de equidad.

“Las campañas de concientización no van dirigidas hacia las mujeres, no se toma en cuenta la necesidad de educarlas más sobre los riesgos de la enfermedad y mecanismos que las fortalezcan ante la epidemia”.

Durante la reunión se manifestó que las sociedades fronterizas mexicanas presentan características particulares, ya que existen más mujeres solas, más jefas de familia, altos índices de violencia a las mujeres y de relaciones sexuales comerciales como estrategia de supervivencia.

En este año se acumularon casi cinco mil casos en Baja California, convirtiéndolo en el segundo Estado de mayor incidencia de casos en México después del Distrito Federal.

Durante la reunión los ponentes anunciaron que tratamientos especiales de detección y cuidados para mujeres embarazadas infectadas con el VIH-SIDA. Además exhortaron a las autoridades de salud y educativas de ambos lados de la frontera a desarrollar mecanismos y políticas de salud que permitan el acceso a la educación y tratamientos especiales.

La prevención es la mejor estrategia para disminuir el contagio de la enfermedad, por lo que se recomendó enfocar los esfuerzos en informar a las jóvenes y niñas de forma completa, honesta y basada en la ciencia. A las mujeres sexualmente activas realizar con frecuencia la prueba del VIH para conocer el estatus propio y de la pareja, así como utilizar mecanismos de prevención.

En la conferencia se llevaron a cabo conferencias plenarias y talleres enfocados a temas específicos como Masculinidad y VIH-SIDA, Mujer y VIH-SIDA, derechos humanos, etc.

El evento fue organizado por el Comité Binacional VIH-ITS San Diego-Tijuana, una agrupación conformada por agencias e instituciones dedicadas a la problemática del VIH-SIDA en la frontera; en colaboración con la Procuraduría y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos; El Instituto Estatal y Municipal de la Mujer; La Universidad Autónoma de Baja California, entre otras.

Return to the Frontpage