November 17, 2006

Celebran el XCVI Aniversario de la Gesta Revolucionaria Mexicana de 1910

¿Se Esperan Barruntos de Tormenta Revolucionaria para el 2010?

Por: Paco Zavala

Hace 196 años, en 1810, la República Mexicana se tiñó de sangre con el movimiento armado que se gestó con motivo de la Guerra de Independencia; hace también 96 años, en 1910, cuando se desarrolló el movimiento armado de la Revolución Mexicana. Ahora estamos a solo cuatro años de que llegue otro 10, o sea el 2010, ¿Qué pasará con el pueblo mexicano? Cuando se celebren 200 años de una gesta y 100 de la otra, ¿Será repetida la hazaña en la que miles o millones de mexicanos bañen de sangre el suelo patrio?

¿Por qué podría darse este acontecimiento? Respuestas hay muchas, y algunas de ellas de bastante peso, que pueden determinar una certidumbre escalofriante, que nos pueden poner los pelos de punta y crear un verdadero marasmo muy difícil de calificar.

Sabemos por qué se dio el movimiento de Independencia de México y con cuántos años el padre Don Miguel Hidalgo y Costilla se documentó y estuvo obteniendo información y pensando qué hacer para determinar la fecha del estallamiento. Sin embargo, el movimiento abortó porque la traición apareció, espectro y fantasma que siempre aparece y tira todo por la borda ¿La traición será una maldición en toda la humanidad?, porque en México está muy arraigada.

Una de las razones por las que se dió el movimiento revolucionario de 1910, es casi una de las mismas razones fundamentales del movimiento de independencia de 1810, hubieron muchas traiciones y también un verdadero baño de sangre de hermanos mexicanos en esta contienda.

En este periodo transcurrido de 96 años, al acercarnos al 2010, las cosas han cambiado muy poco, los flagelos que azotan a la población continúan siendo los mismos, los políticos continúan también con sus largas y enormes peroratas sin resultados redundantes en beneficios colectivos, la riqueza continúa estando en manos de unos cuantos mexicanos y del capital extranjero y la pobreza azota a muchas decenas de millones de mexicanos desprotegidos de todo.

Los sueños que forjaron el movimiento independentísta con la intervención de tantos bien intencionados mexicanos: Miguel Hidalgo y Costilla, José María Morelos, Ignacio López Rayón, Aldama, Los Bravo, Matamoros, Doña Leona Vicario y Doña Josefa Ortíz de Domínguez, quedaron truncados; su esfuerzo dió resultados incompletos y frustrados.

Los sueños de Emiliano Zapata, Pancho Villa, Francisco I. Madero, Venustiano Carranza, y tantos y tantos miles de mexicanos que ofrendaron su vida y su sangre en la trinchera. ¿En dónde quedó ese esfuerzo?

El país ha sido pasto de políticos corruptos y del saqueo de quien ha podido hacerlo a la sombra del poder y del dinero. Aquí encaja muy bien el dicho mexicano que a la letra dice: “Más se perdió en la guerra y nadie lo ha llorado”.

La gesta de 1810, comenzó a promoverse unos 30 años antes de que estallara: la de 1910, ya en la década de 1880 a 1890 había inconformidades con el gobierno porfirista; para el 2010, el pueblo mexicano ya tiene algunos años encendiendo luces preventivas y no han sido atendidas del todo, las cosas en la actualidad ya están tomando tintes de preocupación y dramatismo, sobre todo en las áreas de pobreza extrema y en los sectores más marginados.

Ahora bien, el presidente electo Lic. Felipe Calderón Hinojosa, podría pasar a la historia, si logra “enderezar el barco”, porque de acuerdo con nuestra apreciación, ya tiene algunos agujeros y está pasando agua y esto es muy peligroso para la estabilidad social del país, un paso en falso en la próxima toma de protesta del presidente electo el 1 de diciembre y puede encenderse la mecha y para apagarla, quien sabe hasta cuando se lograría.

La estabilidad del país depende de que las fuerzas políticas se pongan de acuerdo y trabajen por el bienestar del país, no vinculando caprichos y la lucha insaciable por el poder y el dinero. Sabemos que México, está dividido en tres facciones, una que gobierna y seguirá gobernando los destinos del país, otra que está al acecho de oportunidades y la otra que es la agresiva y revoltosa y la que según sus puntos de vista el país no está siendo bien gobernado.

196 años de lucha interna en México, no han podido consolidar la estabilidad en todas sus vertientes y todavía esperamos que esto no se logre en muchos años. Lo preocupante es la espera del 2010, ¿Qué traerá en su bagaje?.

El próximo 20 de noviembre se celebra un año más de este movimiento. Esperamos que la concordia, la paz y la estabilidad muy pronto de verdad se consoliden en el país azteca.

Return to the Frontpage