November 10, 2006

El regreso demócrata y la relación México-Estados Unidos

Por Luis Alonso Pérez

La victoria demócrata en las pasadas elecciones ha planteado nuevos panoramas para la relación México-Estados Unidos, aseguró Rodolfo Cruz Piñeiro, Secretario General Académico del Colegio de la Frontera Norte, durante una entrevista con La Prensa San Diego.

En entrevista el reconocido investigador compartió su perspectiva sobre la jornada electoral, el futuro de las relaciones con México y las posibilidades de alcanzar una reforma migratoria integral.

A continuación presentamos la entrevista:

¿Cuál es su perspectiva de la jornada electoral del pasado martes?

Hasta el momento lo que podemos ver es una gran victoria del partido demócrata en las elecciones del llamado “Supermartes” en la cual se confirman los sondeos y las encuestas que habían pronosticado una victoria por parte del partido demócrata.

Particularmente en la Cámara de Representantes vemos que ganaron los votos que necesitaban para tener una mayoría. Ese es el gran campanazo, que después de doce años regresen los demócratas a tener la mayoría.

Más aún por primera vez en la historia de Estados Unidos tendrán una mujer como vocero, Nancy Pelosi, una demócrata progresista que ha expresado a favor de una reforma integral a las leyes migratorias y en contra de la construcción de un tercer muro en la frontera.

¿Cómo cree que esto vaya a cambiar el rumbo de la actual administración?

Esto ya ha comenzado a tener efectos, como lo es la renuncia por parte del secretario de la defensa, Donald Rumsfeld, quien será sustituido por el señor Gates, un ex director de la CIA.

Sin duda alguna el presidente Bush no va a tener las cosas fáciles, ya que estará ahora en una situación que tendrá que negociar y por lo tanto aquellas iniciativas que eran llevadas a cabo casi automáticamente aprobadas por el Congreso, ya tendrán que ser negociadas en el interior de las cámaras.

No creo que se llegue a un estancamiento en la aprobación de iniciativas de ley, pero sí a una profunda negociación de los intereses de los distintos partidos políticos.

¿Entre esas propuestas a negociar se encuentra la reforma migratoria?

Me parece que hay que ver con cautela el tema de la reforma migratoria. Aunque la nueva vocera esta en pro de una reforma y se opone a una construcción de un tercer muro, me parece que incluso en el interior del partido demócrata no están todos ellos de acuerdo en que hacer con esta problemática. No todos están de acuerdo en una sola posición.

Yo creo que ahorita se abre una ventana de oportunidades en la cual deberia de aprovecharse por parte de la nueva administración del gobierno de Felipe Calderón, en la cual deben ver que hay un reacomodo de intereses de los partidos en el sistema político estadounidense y que por lo tanto poder plantear nuevas negociaciones con dos objetivos de interés particular: la seguridad en la frontera México-Estados Unidos y el fenómeno migratorio.

Yo creo que no es posible seguir como se están llevando las cosas y manejando de esta manera. México debe ser proactivo y no esperar que las cosas sean resueltas en Estados Unidos. Primero ver de qué manera recupera la gobernabilidad en las ciudades fronterizas, porque están perdidas, y además hacer nuevos planteamientos al problema migratorio, operando nuevos programas.

¿Cree que el gobierno de Felipe Calderón sea compatible con las nuevas cámaras de representantes?

Calderón está actualmente en Washington en su primera visita, buscando un primer acercamiento ya como presidente electo, y lo debe hacer en varias dimensiones, la principal es con el ejecutivo de Estados Unidos y su administración. Pero también lo debe hacer con los congresistas y representantes para ver de que manera pueden negociar.

¿Cree que los resultados de las elecciones sean be-néficos para la relación México-Estados Unidos?

Históricamente hay una empatía por parte de los mexicanos y los México-Americanos al partido demócrata y en estas elecciones el voto latino pesó a su favor, de por ende esperaríamos que esta población tenga un mejor espacio para poder negociar sus intereses.

Pero la relación directa con México se tiene que plantear de una forma diferente, porque México tiene que hacer lo suyo. Quizás el principal punto en el que pueda beneficiar es que el partido demócrata no estaba tan a favor del posicionamiento del gobierno de levantar bardas y un endurecimiento de las políticas migratorias.

Return to the Frontpage