November 3, 2006

México del Norte
Por Jorge Mújica Murias

El bueno y el malo

Cuenta el chiste que el apostador novato andaba preguntando cuál era el gallo bueno para apostarle toda su lana de una sola vez.

Los veteranos no soltaban prenda, y el único hablador resultó ser el borrachito del pueblo. "¿Quiere saber cuál es el gallo bueno?", confirmaba el borrachín, y concluía tajante: "¡El gallo bueno es el blanco!". Obviamente, el novato le apuesta todo al gallo blanco, solo para verlo perder hasta su última pluma ante el gallo negro.

Indignado, increpa al borrachito, quien rápidamente defiende su verdad: "El bueno sí es el blanco. ¡El negro es un jijo de la fregada!".

Así andamos los inmigrantes en estos días antes de las elecciones de noviembre. Póngale usté que el gallo "bueno" son los Demócratas, y el "malo" son los Republicanos.

Si siguiéramos con el chiste, podríamos decir que el gallo "bueno", ante su nefasta experiencia con el gallo "malo", tiene algunas opciones: puede retirarse de la pelea, admitiendo su derrota, o puede volverse un poco menos "bueno", es decir, un poco más "malo". Y parece que esta es la opción que ha adoptado el Partido Demócrata respecto a la inmigración.

Dos distritos electorales de Illinois han sido designados como "elegibles para ganar" por parte del partido del burro. En el 8°, tratan de reelegir a Melissa Bean, y en el 6°, vacante gracias a la renuncia de un Republicano, Henry Hyde, tratan de elegir a Tammy Duckworth. Las dos competencias parecen prácticamente empatadas.

Lo interesante es que en ambas el Comité Nacional Republicano levantó como tema central el de la inmigración. En una docena de volantes enviados a cada casa del distrito, acusan a Bean y a Duckworth de ser "liberales" (terrible acusación en Estados Unidos), de querer darle "amnistía a los ilegales", y de no querer usar a la Guardia Nacional para parar a los inmigrantes en la frontera.

Las acusaciones son tan nefastas, que el expresidente Bill Clinton les vino a echar una mano a las candidatas, y declaró que el ultraradicalicalismo Republicano le ha dado al Partido Demócrata la oportunidad de ser "progresistas y conservadores". Es como ser el gallo bueno y el gallo malo al mismo tiempo.

El malo y el peor

Y ese es el problema de la política electoral de este lado del Río Bravo. Ante la presión de la derecha, los centro-derechistas demócratas se hacen más derechistas. Esa fue la justificación de Barack Obama para darles su voto a los Republicanos para construir el muro en la frontera con México, y esta es la respuesta de Bean y Duckworth ante los ataques en el tema migratorio.

En el caso de Bean, la "acusación" es que votó en contra del envío de tropas a la frontera y de poner a los inmigrantes en la lista nacional de delincuentes. A Duckworth la "acusan" de favorecer una amnistía para los indocumentados, que costaría miles de millones de dólares en "beneficios del Seguro Social".

Son "acusaciones" absurdas y sin fundamento, lo sabemos bien, pero tienen su efecto en los posibles votantes. Uno de los volantes contra la "liberal" Bean de plano se pasa de la raya, con una fotografía de Bin Laden, seguida de una de varios compas brincándose la barda en la frontera, y complementada con una de varias personas de aspecto árabe con sendas ametralladoras en las manos, en una calle en Irak. La leyenda del volante dice "La inmigración ilegal es un peligro para Estados Unidos". Típico de los Republicanos, pues.

Las acusaciones ya no nos extrañan. Es el mismo estilo usado desde diciembre del año pasado, cuando Jim Sensenbrenner y Dennis Hastert hicieron aprobar la HR4437.

Lo malo son las respuestas Demócratas. De Bean ya ni que hay que decir. Ha defendido a capa y espada la HR4437, por la que votó a favor desde el año pasado. Pero la Duckworth nos ha dado la sorpresa. Pensábamos que tendríamos una aliada potencial en Washington, pero ya aclaró, en anuncios pagados por el Comité Central Demócrata, que ella no apoya una amnistía sino que apoya la propuesta del Republicano McCain, una legalización a medias, acompañada de un programa neo-bracero y con su correspondiente barda en la frontera.

Y lo pero es que no tenemos de otra. El 7 de noviembre habrá que ir a votar, y habrá que votar contra el gallo "malo" y por el gallo "bueno". Pero para el 2008, habrá que ir pensando en un gallo azul, porque hasta ahora está tan malo el pinto como el colorado.

Contacto Jorge Mújica Murias at mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage