November 3, 2006

Día de los muertos en honor a los migrantes caídos

Por Luis Alonso Pérez

El pueblo de México celebró el Día de los Muertos el pasado jueves. Un día sagrado en el que los espíritus de los muertos regresan a este mundo para visitar a los seres queridos que han dejado atrás.

Como cada año desde 1994, año en el que el Operativo Guardián incrementó la seguridad fronteriza y desvió el tráfico de indocumentados hacia áreas remotas y peligrosas, grupos defensores de los derechos de los migrantes han colocado cruces en la frontera para honrar las muertes de los hombres y mujeres que perdieron la vida en busca del sueño americano.

Para este día de muertos, artistas y activistas pro migrantes de San Diego y Tijuana colocaron sobre la frontera la pintura de una calavera tradicional con los nombres de los más de 4 mil migrantes que han fallecido al cruzar ilegalmente hacia Estados Unidos desde el inicio del Operativo Guardián.

Claudia Smith de la Fundación para la Asistencia Legal Rural de California forma parte de este grupo de activistas.

“Cada año nos preguntamos cuantos más migrantes vamos a tener que recordar el próximo año y cada año son cientos más. Este año son más de 400.”

Han pasado más de doce años y ahora los migrantes enfrentan un nuevo peligro, ya que la semana pasada el Presidente Bush firmó el Acta de Barda Segura, una ley que autoriza la construcción de 700 millas adicionales de barda divisoria.

Para Claudia Smith esta frontera solo resultará en más migrantes muertos.

“La estrategia tiene como propósito alejar al migrante cada vez más de los lugares poblados, para que se le haga más difícil el cruce. Entonces los migrantes van a tomar rutas aún más terribles, donde las posibilidades de ser rescatados son absolutamente mínimas.

Pero los migrantes van a seguir intentando el cruce, ya sea por debajo, por encima o dándole la vuelta a estos muros”.

Para activistas sociales como Dolores Huerta, cofundadora de la Agrupación de Trabajadores Campesinos Unidos de América, este muro nunca será fincado, ya que los fondos para su creación han sido autorizados, pero aún no han sido aprobados.

Huerta agregó que el principal detonador de la migración son las políticas exteriores entre Estados Unidos y países en vías de desarrollo.

“Pólizas extranjeras que tenemos sobre México o Latinoamérica son pólizas de colonización económica. Nosotros le ayudamos a otros países para que desarrollen su economía, pero para México y América Latina la póliza es quitarles sus ganancias, quitar sus recursos y dejar que la gente trabaje con sueldos con los que apenas la pueden hacer.”

Ante una creciente situación de pobreza en México y un incremento en la demanda de mano de obra económica en Estados Unidos, defensores de los migrantes como el Padre Luis Kendzierski, Director de la Casa del Migrante, consideran difícil pensar que levantar muros solucionará el conflicto migratorio.

“La migración es una necesidad tanto para México como para Estados Unidos. Entonces lo que vemos es que no va a parar necesariamente la migración, solo va a desviar a rutas todavía mas pesadas y va a elevar el costo de la migración.

No se resuelve el problema de la migración con muros.”

Joel Montaño, un joven migrante de 21 años originario del estado de Veracruz, es prueba viviente de que los muros e incrementos en medidas de seguridad no evitarán que los migrantes intenten cruzar hacia Estados Unidos.

“Si en verdad tienes un sueño y quieres lograrlo, así te pongan diez o quince bardas, tu lo logras.”

Joel intentará cruzar el desierto hacia Estados Unidos este viernes, pero sin la ayuda de un guía porque no puede pagar la cuota de mil quinientos dólares.

Mientras participa en las festividades religiosas, reza que su nombre no aparezca en una cruz o una calavera en la siguiente celebración de Día de Muertos.

Return to the Frontpage