May 26, 2006

Cannes ou la la!

Latinos toman Cannes por tormenta

Por Jose Daniel Bort

La primavera en la Riviera Francesa está brava. Los yates encallados en la costa tienen que atracar en puerto mientras que el viento azota las faldas de las actrices en la alfombra roja del Palais, centro del festival de cine más influyente del mundo: Cannes.

Así, Penélope Cruz vive un momento “Marilyn Monroe” con su vestido mientras cruza tomada de la mano de Pedro Almodóvar, el veterano director español que es la verdadera estrella del momento. Pedro le devuelve el cumplido a Penélope diciendo: aunque soy gay, los senos de Penélope me vuelven loco”. El orgullo latino se crece cuando adentro del palacio el maestro de ceremonias anuncia el nombre del Manchego y la gente se para y aplaude por más de diez minutos. Cannes sencillamente ama a Almodóvar.

Y es el favorito para ganar la Palma. Esta noche estrena Sofía Coppola y Alejandro González Inarritu (con sus respectivas Marie Antoinette y Babel) y le pueden dar seria competencia, pero es un secreto a viva voz que prácticamente todos los miembros del jurado reverencian al director y están listos para darle la palma. Pedro lo toma con mucha calma y deja que los demás hablen con confianza.

Ya quisiera el director americano Richard Kelly decir lo mismo, con su película Southland tales protagonizada por The Rock y Sarah Michelle Gellar. Durante la presentación nocturna el público se salía en hordas debido a la confusa, arrogante y sobre todo, aburrida pretensión de película. Sin llegar a tener las mismas críticas que Kelly, el otro director americano en la competencia, Brett Ratner, entregó una X-Men 3 inferior a la dos anteriores.

El americano a quien no le ha ido tan mal es a John Cameron Mitchell, quien ha traído la película más osada que alguna vez se haya hecho en el cine americano fuera del porno. Shortbus depicta escenas de sexo real de todas las formas y combinaciones posibles conectadas con la trama de ficción. Todos los actores son desconocidos de la escena neoyorkina y todos tienen sexo en escenas. La crítica habló bien de la película y el director tuvo una ovación de pie al menos de quince minutos. La fiesta fue declarada la más “hip” de toda la Croisette.

El otro que promete una gran fiesta es el mexicano Guillermo del Toro, quien estrena el “Laberinto del Fauno” en los días finales del festival. Este director que es conocido por sus películas grandes y personales pretende con esta cinta elevar su perfil al nivel de autor.

Y mientras los ejecutivos en las suites del Majestic y el Carlton cierran las nuevas series de maestros del horror y la nueva película de la Sueca Liv Ullman (con la pareja en vida real Paul Bettany y Jennifer Connelly), Bruce Willis se lo pasa de lo lindo vestido de rojo de punta en blanco con la modelo actriz Petra Nemcova, quien iba igual de rojo de arriba abajo. La oportunidad de foto era fantástica.

Y los que no pararon de tomarse fotos a izquierda y derecha fueron los protagonistas de la película “Platoon” que vinieron a celebrar el veinte aniversario. Charlie Sheen, Tom Berenguer y Willem Dafoe se reunieron al director Oliver Stone en un abrazo masivo en frente de los camarógrafos. Cannes siempre ha sido famoso por venerar a los directores consagrados y esto se puso de manifiesto con Stone, que no podía evitar una sonrisa de oreja a oreja. El director estaba presente para mostrar las primeras imágenes de su nueva película sobre los ataques a las torres gemelas, la cual está lista para estrenarse en Noviembre de este año.

La verdadera reina de Cannes, la actriz francesa Catherine Deneuve, hizo una aparición fugaz para atender una conferencia de prensa y se fue tan rápido como vino. La actriz ha sido anteriormente presidente del jurado y ha iluminado la pasarela de Cannes muchas veces, pero esta vez mantuvo un perfil muy bajo, dándole paso a otras luminarias más jóvenes.

Y todos estarán en la fiesta de la comisión de cine de Dubai, extremadamente interesado en traer las cámaras a este pequeño estado árabe, conocido como Las Vegas musulmanas. La fiesta promete ser la locura del festival, con camellos directamente traídos, comidas exóticas y mucha bebida para todos los mogules del cine que quieran invertir. Al final, eso es precisamente de lo que Cannes se trata.

Return to the Frontpage