May 19, 2006

Huelga de maestros del sistema Cobach

Por Luis Alonso Pérez

La mañana del lunes 8 de mayo Julio Cesar Lara, estudiante de sexto semestre de la preparatoria Rubén Vizcaíno, llegó a su escuela deslizándose en su patineta cargando una mochila llena de libros, solo para encontrar a sus maestros montando guardia afuera del plantel y las tradicionales mantas rojinegras de huelga colgando de las rejas cerradas con candado.

“No va a haber clases güero, nos tuvimos que ir a huelga” le dijo su prefecto Adolfo Noriega.

Julio simplemente hundió su cabeza entre los hombros y su rostro denotaba preocupación a perder el semestre si la huelga no se resuelve, lo cual podría causar que no se gradúe a tiempo y como consecuencia, no alcanzaría a solicitar su entrada a la universidad a tiempo. Sin embargo no culpa al sindicato de maestros ni al de trabajadores por suspender clases, ya que está consciente de que realizan un buen trabajo y no son remunerados de forma justa.

“Antes ganábamos algo mas o menos aceptable para vivir, pero ya llegó la hora de que no quieren darnos lo que necesitamos los compañeros para mantener a nuestras familias” comentó Noriega, quien lleva trabajando más de 18 años para el sistema Cobach.

Desde el jueves 9 de mayo los miembros del sindicato de trabajadores y administrativos del Colegio de Bachilleres (Cobach) declararon una huelga general, exigiendo un aumento de salario y la recategorización de 440 trabajadores. Los profesores continuaron asistiendo a trabajar, sin embargo los planteles se encontraban cerrados, de manera que los representantes del sindicato de maestros anunciaron que de no resolverse los problemas oportunamente se unirían al paro de labores, ya que durante muchos años el personal educativo también sufría un tremendo rezago salarial. Llegado el lunes 8 de mayo, las autoridades educativas no habían negociado con los trabajadores, de manera que se anunció oficialmente la huelga, la primera en la historia del sistema Cobach.

Alrededor de 25 mil alumnos se están viendo afectados por el paro de clases. Además de los alumnos próximos a graduarse otros afectados son también los alumnos que piensan ingresar en agosto a la preparatoria y que hace unas semanas tuvieron que hacer largas filas, e inclusive acampar afuera de los planteles para obtener una ficha de ingreso a la preparatoria.

El principal catalizador de la huelga fue el incumplimiento de los acuerdos de nivelación salarial pactados entre el sindicato de maestros y las autoridades educativas en el que se estipulaba la homologación de los salarios de los maestros del sistema Cobach con los de los que pertenecen a la sección 37 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

“Tenemos un rezago del 100% en relación con los trabajadores de la sección 37 y se ha venido dando desde los últimos 20 años” comentó Enrique Ochoa Ávila, presidente comité de huelga del plantel Rubén Vizcaíno. “Nosotros no estallamos la huelga por simple gusto, sino porque ya no hay otra alternativa. En los últimos tres años hicimos paros escalonados y no hubo solución, después paros definitivos y nada, así que tuvimos que acudir al recurso legal de la huelga bajo nuestro derecho constitucional de trabajo igual salario igual”.

El pliego petitorio exige un aumento salarial del 33%, así como el cumplimiento de los acuerdos de nivel salarial realizados el año pasado.

Como una forma de ejercer presión sobre las autoridades para negociar con los sindicatos, así como en apoyo a los maestros y trabajadores, los alumnos de los tres principales planteles del Cobach de Tijuana realizaron una marcha que concluyó en el centro de gobierno estatal. Al finalizar, un grupo de alumnos de los tres planteles expresaron sus inquietudes ante representantes del sistema de educación del Estado.

A mediados de la semana pasada el sindicato de trabajadores llegaron a un acuerdo con las autoridades, quienes concedieron un 23% de aumento salarial, así como la recategorización automática de la mitad de los trabajadores y la promesa de que la mitad restante tendrá otra categoría dentro de unos cuantos meses. Sin embargo el sindicato de maestros sigue en huelga ya que no se ha logrado nada en cuanto al proceso de negociaciones.

El pasado lunes 15 de mayo los maestros, acompañados de alumnos, realizaron una marcha para exigir de nueva cuenta a las autoridades que pongan una solución a este problema que está afectando a los maestros, pero principalmente a los alumnos.

“A quienes les deben preguntar cuando regresamos a clases no es a nosotros, es a las autoridades”, comentó Ochoa.

Return to the Frontpage