May 5, 2006

Regresarán 3 leyendas del rock

Por Alma Delia Martínez Cobián

Originalmente iba a estar el maestro de maestros Javier Bátiz —quien por cierto en este año cumple medio siglo de carrera artística—, pero un compromiso adquirido con anterioridad no se lo permitió

No obstante, con las 3 leyendas que sí pudieron participar basta y sobra. Me refiero a Ginny Silva, los Rockin’ Devils y a Ricardo Ochoa...

LAS DAMAS PRIMERO (y no es albur)

Personaje infaltable y verdaderamente enigmático dentro de la historia del rock tijuanero, la Ginny Silva es por sí sola un gran imán que atrae a propios y extraños. Es -como le comentaba por teléfono a la buena amiga y excelente blusera Arinda Caballero-, “como la leyenda de la Faraona: nadie la ha visto pero todos hemos escuchado de ella”... Bueno, al menos para las generaciones más nuevas que no tuvimos la oportunidad de verla en vivo cantar en los más populares antros de la Revo: el Aloha, el Blue Note y, por supuesto, el Mike’s, donde, a decir de Fernando Romero, corresponsal de Los Angeles Times en San Diego y baterista que en su juventud tocó en ese foro, la Ginny era la reina indiscutible. “Poseía una voz increíblemente adaptable”, escribió alguna vez en una nota, “podía imitar a Diana Ross, Aretha Franklin y Martha Reeves con demasiada facilidad”...

Apenas hace unos años que otra vez se han escuchado tímidos rumores de su retorno a los escenarios locales... ¿Será la misma?

LOS DEMONIOS ROQUEROS (¿o Roqueros endemoniados?)

A los Rockin’ Devils los recuerdo por la portada de un disco que se convirtió, involuntariamente, en parte de mi colección de LP’s. Se trata de un disco -de esos grandotes, de vinilo negro- que formaba parte del repertorio musical familiar y que luego, no sé por qué conservé junto con mis discos de Serrat, Prince, Eugenia, Tania, Víctor Manuel, Silvio, Pink Floyd, Los beatles y otros más...

Ahora, muchos años después que el primer LP que los Rockin’ grabaron, con una disquera llamado Tambora.

Los Rockin’ se convirtieron en uno de los mejores grupos que animaron la época dorada del Go-Go, aquella de las jaulas y las bailarinas con faldas extra cortas y botas extra largas, moviéndose al ritmo de canciones como “Bule bule”.

Con más de 40 éxitos registrados en sus más de 20 discos LP, los Rockin’ además incursionaron en la pantalla grande, debutando en 1965 con la película “Juventud Sin Ley”, protagonizada por Marga López y Arturo de Córdova.

Sin duda unos verdaderos “ídolos del rock”. En 1966 , Los Rockin’ Devils fueron considerados el Mejor grupo mexicano del año.

AHORA SI, RICARDO OCHOA

Como buena treintañera que soy -más bien cuarentona-, recuerdo haber leído o escuchado sobre esa aguerrida banda sesentera que era Peace & Love.

Sin embargo, hasta hace poco, cuando tuve la fortuna de conocer a su guitarrista y voz principal Ricardo Ochoa, e incluso pude verlo siendo entrevistado en un interesante documental sobre rock me-xicano en la serie “México Siglo XX”. Peace & Love inevitablemente me llevó al Festival de Avándaro, ese hito de nuestra contracultura bau-tizado como el “Woodstock mexicano”.

Ahí me enteré, no sólo de que Peace & Love fue la banda que enardeció a la multitud con ese hipnótico estribillo de “marihuana, marihuana”.

Ricardo Ochoa es un excelentísimo guitarrista, músico de refinado oído, sensibilidad poética. Lo pueden atestiguar este Sábado 13 de Mayo, a eso de las 8 de la noche, cuando la Ginny, los Rockin’ y Ricardo tomen por asalto el escenario de lo que antes fue el Río Rita, y desde hace unas semanas se llama Sótano de Rita.

Créanme que me emociona grandemente este reencuentro y me parece una muy digna forma de cerrar con nuestro Festival de décimo Aniversario.

Return to the Frontpage