May 5, 2006

Comentario:

Para el Cinco de Mayo, Debemos Advertir a los Jóvenes de Nuestra Nación Sobre los Peligros de Convertir Esta Celebración Cultural en “Bebida de Mayo”

Por La Congresista Lucille Roybal-Allard

Esta semana, las celebraciones del Cinco de Mayo tomarán muchas formas, incluyendo programas educativos en nuestras escuelas, eventos comunitarios y fiestas. Muchas de las fiestas son maravillosas celebraciones de nuestra cultura mexicana que destacan las contribuciones que nosotros, los descendientes de mexicanos, hemos hecho por esta gran nación. Como madre, abuela y congresista, estoy orgullosa de la herencia mexicana de mi familia. Sin embargo, estoy profundamente preocupada por la manera en la cual el Cinco de Mayo es muchas veces transformado por la industria de bebidas alcohólicas en “Bebida de Mayo” - una festividad que sirve más como una excusa para tomar bebidas alcohólicas en vez de una expresión de orgullo étnico.

Muy seguido, las celebraciones del Cinco de Mayo son usurpadas por la industria de bebidas alcohólicas y explotadas como un medio para incrementar las ventas de cerveza y licores. Los anunciantes de bebidas alcohólicas promueven las celebraciones del Cinco de Mayo como una razón para beber. Este mensaje causa serios peligros a la salud de la comunidad latina, especialmente a nuestros niños y jóvenes.  

Aun más perturbador es el hecho de que los anuncios de la industria de bebidas alcohólicas por el Cinco de Mayo parecen ser parte de un sistema mayor que afecta a la población joven de nuestra nación en general, en particular nuestra juventud latina. El Centro de Jóvenes y Comercialización de Bebidas Alcohólicas (CAMY) de la Universidad de Georgetown encontró que los niños y jóvenes latinos están demasiado expuestos a la publicidad de bebidas alcohólicas. Las investigaciones del Centro revelan que las voces de los padres latinos - enseñando precaución y responsabilidad - muy seguido son ahogadas por el elevado número de anuncios de bebidas alcohólicas que nuestros jóvenes ven y escuchan.  

El estudio del centro concluyó que en el 2004, los anunciantes de bebidas alcohólicas gastaron casi $4.4 millones para comprar anuncios en 14 de los 15 programas de televisión más populares entre los jóvenes latinos, incluyendo: La Hora Pico, Ver Para Creer, Aquí y Ahora y los Simpsons. El estudio también descubrió que los jóvenes latinos ven veintiocho por ciento más anuncios de cerveza en revistas que los jóvenes en general entre 12-20 años de edad.

El mercadeo alcohol a nuestros jóvenes es especialmente alarmante porque el consumo de alcohol entre los menores de 21 años es un serio problema de salud pública que pone en riesgo el futuro de nuestros niños y jóvenes. Por ejemplo, estudios han demostrado que 5,400 jóvenes tomarán su primera bebida alcohólica hoy, y aquellos que toman alcohol tienen probabilidades 22 veces mayores de usar marihuana que los jóvenes que no toman y tienen probabilidades 50 veces mayores de usar cocaína. Los jóvenes que comienzan a tomar antes de los 15 años tienen cuatro veces más posibilidades de desarrollar dependencia al alcohol que aquellos que comienzan a tomar después de los 21 años de edad.  

Estos hallazgos son de particular preocupación para los padres latinos porque, de acuerdo a un estudio del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, los latinos tienen más probabilidades de tomar y emborracharse a una edad más temprana que los jóvenes blancos no hispanos y afro-americanos. Trágicamente, la consumición de bebidas alcohólicas entre menores de edad con frecuencia tiene desenlaces fatales. Entre los latinos de 12 a 20 años de edad, el consumir bebidas alcohólicas contribuye a las tres principales causas de muerte: homicidios, suicidios y lesiones no intencionales, tales como los accidentes automovilísticos.  

Estas sorprendentes estadísticas muestran el hecho de que los latinos, y los padres dondequiera que estén, no pueden quedarse cruzados de brazos y permitir que las prácticas irresponsables de la industria de bebidas alcohólicas ponga en peligro el bienestar de nuestros niños y jóvenes.

La festividad del “Cinco de Mayo” nos brinda una maravillosa oportunidad para denunciar la explotación del Cinco de Mayo por parte de la industria de bebidas alcohólicas y para reclamarlo como una celebración tradicional familiar de orgullo cultural.

La Congresista Lucille Roybal-Allard se desempeña como Whip of the Congressional Hispanic Caucus.  En 1992, se convirtió en la primera mujer Mexico-Americana elegida al Congreso. Ella representa el Distrito 34avo Congresional de California.

Letters to the Editor Return to the Frontpage