May 5, 2006

Una batalla que no termina

El Cinco de Mayo bajo la lupa de artistas y muralistas Chicanos de San Diego

Por Pablo Jaime Sainz

Este Cinco de Mayo no esperen que el muralista Chicano Victor Ochoa se vaya a celebrar con su cerveza en mano. Todo lo contrario. Es más probable que ese día lo encuentren con pinceles en mano, pintando algún mural en honor del héroe mexicano, Benito Juárez.

Al igual que Ochoa, otros artistas chicanos de la región miran con desconfianza la práctica estadounidense de celebrar el Cinco de Mayo tomando tequila y gritando ‘Viva il Cinco di Maio’.

Para estos artistas, el verdadero significado de esta fecha va más allá.

“El Cinco de Mayo no sólo es algo que pasó hace 150 años”, indicó Ochoa, quien es uno de los más reconocidos artistas en San Diego. “No sólo es un hecho historico que ya pasó. Para mí el Cinco de Mayo representa la lucha continua del indigena mexicano contra la opresión y el abuso por parte de los europeos y los Estados Unidos”.

Para los muralistas, el sentido histórico es el resultado del Movimiento Chicano de los años ’60 y ’70, cuando jóvenes mexicoamericanos buscaban mejores oportunidades educativas para las minorias.

“Durante el Movimiento Chicano, pudimos aprender sobre la importancia de nuestra historia”, señaló Mario Torero, un muralista chicano de descendencia peruana. “Fue ahí que nosotros vimos al Cinco de Mayo como una metafora de la lucha del indigena peleando en contra del invasor extranjero, en contra del hombre blanco. Es por eso que el Cinco de Mayo representa una continuación histórica de nosotros mismos”.

Aunque en San Diego no existe ningún mural donde se muestre los acontecimientos de la Batalla de Puebla, Ochoa indicó que la filosofía de lucha y liberación que rodea al Cinco de Mayo se transmite a través de su arte.

“El arte es como un arma y parte de la solución de los problemas. Por medio del arte uno aprende acerca de la historia y aprende a conocerse a uno mismo”, dijo Ochoa.

Violación cultural

El clásico Cinco de Mayo repleto de alcohol, más que celebrar, ofende a la cultura mexicana, según Ochoa.

“Es claramente una violación a la cultura. No les importan los héroes de esta fecha tan importante. En verdad, las nuevas generaciones de chicanos y mexicanos, ¿qué saben acerca del Cinco de Mayo? Me asusta todo esto. Estamos perdiendo nuestra identidad cultural”, indicó Ochoa.

Y todo se debe a la mercadotecnia, señaló.

“Cuando las compañías de EU decidieron crear un día festivo mexicano, optaron por el Cinco de Mayo porque a las personas que no hablan español se les hace muy díficil pronunciar ‘16 de septiembre’. Por eso mucha gente cree que el Cinco de Mayo, y no el 16 de septiembre, es la Independencia mexicana”, afirmó Ochoa. “Al celebrar el Cinco de Mayo bebiendo cerveza y otras bebidas alcohólicas, las que salen ganando son las corporaciones”.

Brent Beltrán, propietario de la editorial independiente Calaca Press, en San Diego, consideró que los escritores chicanos que han publicado en esa editorial no prestan mucha atención al Cinco de Mayo por lo que éste representa a la mayoría de la población.

“Creo que los escritores lo miran como un día festivo muy corporativo, muy comercial. Por lo menos en ninguno de los manuscritos que me han hecho llegar no aparecen referencias a este día”, señaló Beltrán.

Crear conciencia

Para Sal Barajas, otro muralista sandieguino, hay que buscar maneras de acabar con la ignorancia acerca del Cinco de Mayo.

“La gente no está concientizada”, dijo.

Torero comparte esa opinión.

“En las escuelas casi nadie les enseña a nuestros niños acerca de la historia latina”.

Es por esto que Torero celebró el Cinco de Mayo del año organizando talleres de pintura para niños.

En sus clases de arte, Ochoa dedica parte del plan de estudios en enseñar a sus alumnos a dibujar y pintar la imagen de Benito Juárez, el presidente mexicano que luchó contra las fuerzas francesas durante la invasión que dio lugar a la Batalla de Puebla del Cinco de Mayo. En las paredes de su salón de clases se pueden ver dibujos del presidente mexicano pintados por los estudiantes.

“Benito Juárez fue un indigena zapoteca, originario de Oaxaca, que llegó a ser presidente de México”, explicó Ochoa. “Él tuvo una gran influencia sobre intelectuales de EU, y hasta el mismo Abraham Lincoln lo admiraba. Es por esto que los estudiantes deberían saber quien fue Juárez”.

Aunque algunos artistas y pintores mexicanos catalogan al arte chicano como ‘estereotipico’ por utilizar imagenes de la historia de México, tales como Benito Juárez, Ochoa considera que resaltar el orgullo por la historia del pueblo tiene una labor social y educativa, y defiende su obra.

“Los que dicen que el arte que tiene valor cultural e histórico es estereotípico, solamente están pensando que el arte es nada más estética. Creo que es mucho más estereotipico lo del ‘arte por el arte’, ese tipo de arte que no aporta nada social”, señaló el muralista.

El legado del Cinco de Mayo

Se dice que la Batalla de Puebla, que tomó lugar el cinco de mayo de 1862, fue una victoria en una guerra perdida, ya que los franceses permanecieron en México y hasta fundaron una monarquía que colocaba a Maximiliano I como emperador.

“¿Guerra perdida? Yo no sé por qué dicen que fue una ‘guerra perdida’”, dijo Ochoa. “¿Acaso los franceses continuan en México? ¿Acaso hablamos francés? Después de todo, los mexicanos derrotaron y expulsaron a los franceses de México a los pocos años”.

En algunos de los murales en Chicano Park de Barrio Logan aparecen imagenes de Benito Juárez y el general Ignacio Zaragoza, ambos héroes de la Batalla de Puebla.

Return to the Frontpage