June 23, 2006

El futuro de California

De South Central a Beverly Hills la película Wassup Rockers expresa el contraste entre los habitantes del sur de California, a través de un grupo de jovenes latinos

Por Jose Daniel Bort

No olviden estos nombres: Jonathan, Kico, Milton, Eddie y Yunior. Ellos serán recordados como iconos en el futuro, a través del film que depicta sus vidas con ánimos documentales en la nueva película Wassup Rockers.

Estos chicos no son cualquier estereotipo cortado en alguna sección de mercadotecnia de un grupo de foco contando con una interacción de las masas. Estos chicos son 100% originales, sus ideas, visión del mundo, vestimenta y deseos se reflejan en la película con marcada fluidez.

Lo que no fluye con confianza es el estilo de Larry Clark, quien logra sacar increíbles actuaciones de su grupo de actores noveles y los revuelve alrededor de cambios de trama que se sienten sumamente forzados y ausentes de cualquier realidad. Clark es capaz en la misma película de lograr momentos de intensa genuidad y relamido acartonamiento.

Liderizados por Jonathan y Kico, los chicos quieren salir a divertirse fuera del “Ghetto” (como ellos mismos lo llaman) donde viven. Aquí están en constante peligro de ser masacrados por ser diferentes. A los chicos les gusta usar los pantalones de hace dos años y que se les ciñe atadamente a sus cuerpos atléticos. Antes de lograr que las gangas de la ciudad te metan un tiro por no conformar a las normas, ellos prefieren tomar dos buses y divagar por el inmenso campo de juego que es la ciudad de Los Ángeles.

Prácticamente a la bajada del bus los muchachos se sienten como peces fuera del agua, no tanto por su propia decisión sino porque la policía local y unos niños ricos (emperifollados de una forma excesivamente maniatada y que no se siente real) que los insultan y les dicen que se vayan. La policía los para y un policía trata de hablar el mismo lenguaje que ellos, lo que produce una de las escenas más interesantes de la película, un contraste de culturas entre dos grupos que viven al lado pero que nunca se entienden entre ellos mismos.

Clark es famoso por su película “Kids”, donde más o menos hizo lo mismo con jóvenes en Nueva York. Las semejanzas terminan allí, ya que Kids era una película con actores y una trama establecida que no se parece en nada al “Freestyle filmmaking” que ejercita el director en esta cinta. Es irónico entonces destacar que los principales problemas de la cinta vienen por parte de las acciones y los actores que tratan de entrar en un molde de una historia alrededor de los chicos “reales”.

De hecho, cuando los chicos son enfrentados a esta creación del director (que incluye un rico dueño de Beverly Hills manirrota con el gatillo y una fiesta de esnobs de la industria con urgente necesidad de clases de originalidad en la actuación) estos salen muy bien parados ya que ellos no están pretendiendo, simplemente siguen siendo ellos en base a las circunstancias alrededor.

Sin embargo, lo mejor que hace Clark es sacar convincentes piezas de momentos de vida de estos rockeros inconformes, que usan su “skateboard” como un estilo de vida más que un medio de locomoción y podrían saltar las escaleras de una calle vecina de cualquier parte de Los Ángeles toda una tarde y todavía tener una audiencia vigilante de cada uno de sus movimientos. Esta es la verdadera joya de la historia.

De ellos, los protagonistas salen muy bien parados y tienen la posibilidad de buscar una carrera legítima como actores. Kico es un cómico nato. Su dialogo con Niki, la niña rica de Beverly Hills con la que flirtea sobre las diferencias en su vida es sencillamente lo mejor de la cinta. Con apenas 19 años, Jonathan se presenta como una figura icónica dentro de la filmografía sur californiana, una mezcla de Anthony Kiedis vestido como Robert Smith con la pinta Alejandro Fernández y la actitud sobrada de Elvis. Su presencia es enigmática y amigable a la vez, con carisma suficiente como para derretir a cualquier chica que se le ponga por delante (como de hecho sucede en la historia).

Wassup Rockers es el futuro de California, duélale a quien le duela dentro del inmenso espectro de culturas en las que nos movemos.

Return to the Frontpage