June 23, 2006

México del Norte
Jorge Mújica Murias

Mocho y Amañado

En unas semanas, el fallido experimento del voto de los mexicanos en el extranjero habrá terminado. El 2 de julio, mientras millones de mexicanos votan plenamente, se contarán los magros votos de unos cuantos mexicanos en el exterior. En teoría serían hasta 40,876 votos. Apenas como para elegir a un alcalde de una ciudad pequeña. Pero no llegarán ni a los 40 mil.

Gracias a la casi perfecta planificación del fracaso del voto postal, habrá algunos cientos o miles que no lleguen a tiempo, además de los cientos o miles que ya llegaron pero que ya se anularon por llegar por correo ordinario y no por correo certificado, “como lo marca la ley”.

Efectivamente, el voto mocho no solamente fue diseñado para que no tuviera ningún efecto en la votación general por presidente, sino que también tiene trampas en el proceso mismo. Se eliminó por principio al 80 por ciento de los posibles votantes, al eliminarse la posibilidad de expedir credenciales de elector del Instituto Federal Electoral en el extranjero, y poco a poco se eliminó a los restantes.

Una pomposa carta le notificó a uno de cada cinco mexicanos que inocentemente creyeron que la ley del voto exterior les garantizaba algún derecho, que la Dirección Ejecutiva del IFE “se abstenía” de inscribirlos en la Lista Nominal de Electores por alguna de media docena de razones, como no haber puesto la firma o huella digital en las dos fotocopias de cada lado de la Credencial de Elector y demás.

Eso sí, el IFE sigue apurando a los mexicanos en el exterior a mandar su voto, “para evitar que los sufragios lleguen después del 1 de julio”. Si el correo hace como que a Chuchita la bolsearon, los votos quedarían (¡qué raro!) invalidados. Y la puntualidad tampoco garantiza nada. Los votos que lleguen a tiempo también pueden ser anulados si la boleta no está marcada “únicamente con una pluma”. Votar con lápiz, crayón o plumón también invalida el voto. Y la boleta “se debe enviar sin ninguna otra cosa en el sobre”, advierte el IFE, porque si no, “también se invalida”.

¡Aprenda a votar!

De hecho, el proceso del voto es tan terriblemente complicado que el IFE mandó, además de la boleta y sobre prepagado “que deben enviar certificados”, las instrucciones para votar (en versión caricatura con los horribles monos de Magú), en un DVD con perfiles de cada candidato y publicidad y propuestas de cada uno de los cinco. De pilón, mandó una pulsera con la leyenda “Con mi voto México está completo” que se supone que equivale a la impresión con tinta indeleble que se usaría en una casilla de verdad.

Y las instrucciones del DVD son tan buenas, que no solo enseñan cómo votar, sino también por quién. Al terminar un insufrible rollo de Luis Carlos Ugalde, jefazo del IFE, quien gesticula cada palabra como el DVD estuviera dirigido a sordomudos, aparece una pantalla advirtiendo que “los siguientes mensajes fueron preparados por los candidatos, partidos o coaliciones, y acto seguido aparece una muestra de boleta electoral para los mexicanos en el extranjero votada por el PAN.

Dice el coordinador de la campaña del voto de los mexicanos en el extranjero del IFE, Patricio Ballados, que “El DVD que el Instituto Federal Electoral incluyó en los paquetes electorales postales que se remitieron a los mexicanos inscritos en el Listado Nominal de Electores Residentes en el Extranjero no tiene “errores” o “trampas” ni favorece a candidato alguno. Este material tiene por objeto garantizar que los electores del exterior cuenten con la información necesaria para emitir un voto razonado.

Es obvio. Lo “razonable” debe ser votar por el PAN. Agrega Ballados en defensa del DVD que “No es casual. que la primera casilla del menú corresponda al Partido Acción Nacional”, por ser el partido más antiguo, y que “el cursor de inicio se coloca por defecto en la primera opción del menú, pero el usuario puede moverlo libremente a lo largo de todas las opciones del mismo”.

Será el sereno, pero el hecho es que en los videos que el IFE mandó a los mexicanos en el exterior sale una boleta votada por el PAN. Y en más de un consulado se “confundieron” de video y en vez de poner una versión donde no viene la boleta votada por el PAN, pusieron el que si la trae. Y como no hay usuario que esté pendiente de “moverlo libremente”, ahí se queda fijo, mientras los paisas sacan pasaportes y matrículas consulares.

Ante el hecho de que el propio IFE ensució el proceso, no quedaría más que anular toda la elección exterior. No perdemos nada.

Contacto Jorge Mújica Murias at mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage