June 23, 2006

La furia del futbol invade Tijuana

Por Luis Alonso Pérez

A pesar de la mala racha que ha sufrido la selección mexicana durante los últimos dos partidos, los aficionados tijuanenses han mostrado su lealtad incondicional y continúan apoyando a sus jugadores a pesar de que se aproxima una situación adversa, al enfrentarse el siguiente sábado al primer lugar del grupo “C”, mejor conocido como El Grupo de la Muerte.


Aficionados en el partido MX-Angola

México vs. Angola

La tarde del viernes 16 de junio se podía sentir en las calles de Tijuana un patriotismo que ni siquiera las elecciones presidenciales habían generado. Minutos antes del enfrentamiento futbolístico contra Angola las calles de la ciudad se encontraban prácticamente desiertas y muchos de los pocos autos que transitaban portaban banderas tricolor o palabras de apoyo pintadas en sus vidrios traseros.

Los bares y restaurantes estaban a reventar de aficionados portando sus playeras verdes de la selección. La Plaza Fiesta de la Zona Río fue sin duda uno de los lugares más populares para asistir acompañado de amigos, familiares, compañeros de la escuela o del trabajo.

Aunque para muchos trabajadores el viernes es el día más pesado de la semana, este no era un viernes común y corriente. Algunos empleados llegaron a “acuerdos especiales” con sus patrones, tal es el caso de José Luis, empleado de la compañía estadounidense Exxon en Tijuana, quien acordó con sus superiores tomarse treinta minutos extras de su hora de comida para así poder salir a ver el partido en un reconocido bar de la Plaza Fiesta.

El calor sofocaba dentro del bar y los aficionados sudaban la gota gorda, en parte por la temperatura y en parte por los nervios de cada jugada peligrosa o de intento a gol. Los gritos retumbaban en toda la Plaza con cada aproximación a la portería contraria y las faltas eran reclamadas con furia. El sonido ensordecedor de las matracas y trompetas en ocasiones opacaba los gritos de apoyo a la selección.

“Vamos muchachos, vamos” gritaba a todo pulmón un hombre robusto mientras alzaba su tarro de cerveza al aire.

La indeterminada actuación de ambas selecciones llevó al partido un medio tiempo sin goles, pero no repercutió de ninguna manera en el ánimo de la afición. La cerveza fluía de los barriles a las jarras como mangueras de bomberos y los meseros del bar no podían dar abasto a los aficionados sedientos.

Una pareja de jóvenes disfrutaba de sus tarros helados mientras se preparaban para la segunda mitad. Se trata de Juan Ramón y su amiga Indah, proveniente de Indonesia. Ambos trabajan en la base naval de San Diego y convencieron a sus superiores de que los dejaran salir más temprano de un curso de capacitación que estaban tomando. La pareja decidió cruzar a Tijuana a celebrar, ya que según Juan Ramón el ambiente al norte de la frontera no es el mismo. Indah comentó que en Indonesia el fútbol es el deporte con mayor afición, por lo que lamenta que su selección no haya clasificado para el mundial.

Antes de comenzar el segundo tiempo se podía escuchar en el televisor el canto del “Cielito Lindo” en el estadio alemán.

Conforme avanzaba la segunda mitad del partido, la falta de goles comenzaba a inquietar a la afición. Los cambios en la alineación, en particular la entrada del “Kikín” Fonseca, recibió ovaciones de todos en el bar, ya que tenían sus esperanzas puestas sobre esta nueva promesa del futbol mexicano, sin embargo el esperado gol nunca llegó.

México vs. Portugal

Las esperanzas de los mexicanos seguían puestas en su selección para el partido del miércoles 21 de junio contra Portugal, el equipo mejor perfilado del grupo “D”.

La victoria del “Tri” aseguraría el pase seguro a la siguiente ronda de la copa, pero una derrota acompañada del triunfo de Angola o Irán –las otras dos selecciones del grupo– habrían dejado fuera de la competencia al equipo mexicano.

Sin embargo las condiciones resultaron favorables para el equipo tricolor, ya que a pesar de sucumbir ante la selección portuguesa, logró su calificación gracias al empate 1 a 1 de Angola e Irán, quienes quedaron eliminados de la copa.

Debido al horario del encuentro los tijuanenses no se reunieron en bares para ver el partido, la mayoría lo tuvo que escuchar en la radio mientras manejaba hacia su trabajo o lo vio en su casa mientras desayunaba.

Para la afición mexicana la derrota dejó un sabor agridulce en su boca, porque a pesar de su derrota logró su pase a la siguiente etapa.

Ahora solo falta que los seleccionados y aficionados recuperen fuerzas para el encuentro del sábado contra Argentina, el primer lugar del grupo “C”, lo cual no será una tarea nada fácil, ya que dio una prueba de su poderío al propinar una goliza de 6-0 a Serbia y Montenegro.

Por ahora el “Tri” enfrenta una situación que pone en riesgo su avance a la siguiente fase de la copa del mundo.

El siguiente partido de la selección mexicana se llevará a cabo el sábado 24 de junio a las 12:00 pm (Pacífico).

Return to the Frontpage