June 2, 2006

Comentario:

Vote “Sí”, a favor de la Propuesta de Ley 82: Es una buena inversión

Por Janet Murgia, President and CEO of National Council of La Raza, y
Katrina Mendiola, NCLR California State Advocacy Coordinator

Visite un centro preescolar de buena calidad y se encontrará con niños trabajando arduamente. Para el observador casual, podría parecer que sólo están jugando en la arena, armando rompecabezas, o cantando. Pero, en realidad, el juego es trabajo para los estudiantes porque en el centro preescolar se les enseña como aprender y a llevarse bien unos con otros. Estas destrezas son fundamentales para el éxito de estos estudiantes tanto en la escuela como en la vida profesional. Los niños que van a centros preescolares aprenden a seguir instrucciones, a formular preguntas y a interactuar con otros. También comienzan a desarrollar sus destrezas de lectura, de matemáticas, y de solución de problemas. Está muy claro que las enseñanzas del centro preescolar constituyen el fundamento ideal para la futura fuerza laboral de California.

El 6 de junio, al votar “sí” en la propuesta de ley 82, los votantes de California pueden lograr que hayan centros preescolares públicos de alta calidad para todos los niños del estado. Esta propuesta de ley, también conocida como “Educación preescolar para todos”, ofrece una solución a largo plazo al problema que enfrentan muchos estudiantes. Este problema es reflejado en estadísticas como las brechas de logro académico, los aumentos en las tasas de deserción escolar a los niveles de la secundaria y de universidad, y la delincuencia juvenil.

Muchos padres no saben que una de las mejores maneras de evitar estos problemas y encaminar a sus hijos hacia un futuro exitoso es matricularlos en centros preescolares. Los que sí reconocen el valor de la educación preescolar muchas veces no pueden beneficiar de la misma ya que se le ha negado a la mayoría de los niños hispanos de California, los cuales representan casi la mitad de los niños en edad preescolar del estado. Sin embargo, sólo un 37% de estos niños son estudiantes preescolares. Para muchas de las familias trabajadoras de hoy día, los centros preescolares privados son demasiado caros, mientras que los pocos programas preescolares públicos disponibles tienen largas listas de espera para admisión.

Por esta razón, el Consejo Nacional de la Raza y defensores de la educación temprana de nuestra organización afiliada en California apoyan la propuesta 82. El proyecto de ley “Educación preescolar para todos” constituye el primer paso para cerrar la brecha de logro educativo que existe entre los niños latinos y sus semejantes, y para brindar a todos los niños de California la oportunidad de alcanzar éxito académico y laboral. Las familias latinas se beneficiarán de un programa que expande lo logrado en el sistema de educación preescolar público y privado, y es libre de costo y lo suficientemente flexible para darle a los padres una gama de opciones.

Los beneficios de la educación preescolar son duraderos. Los estudios han demostrado que la diferencia entre los niños que han asistido a centros preescolares y los que no asistieron se nota todavía al nivel del octavo grado. Los niños que asisten a un centro preescolar tienen mayor probabilidad de graduarse de la escuela secundaria y entrar a la universidad, lo cual significa que tienen una mayor probabilidad de obtener trabajos que paguen mejor. Además, los estudios demuestran que los niños que estuvieron en un centro preescolar tienen menor probabilidad de involucrarse en actividades criminales más adelante.

La propuesta 82 permitirá que las comunidades utilicen toda la experiencia que tienen las organizaciones comunitarias de California para que los condados establezcan suficientes programas de educación preescolar que sean apropiados lingüística y culturalmente para los niños latinos. A través de la propuesta 82, los condados pueden financiar programas preescolares mediante una variedad de vehículos como lo son los distritos escolares, las escuelas de la comunidad, las universidades y otros proveedores autorizados, entre ellos los centros de cuidado infantil y los hogares de cuidado de niños. Las organizaciones comunitarias han demostrado ser vitales para reunir padres, maestros y personal, y establecer los servicios preescolares más efectivos para los niños hispanos.

La educación preescolar es una inversión sabia para sus niños y el futuro. Con la aprobación de la propuesta 82, los californianos votarán por un programa de educación preescolar que funcione para las familias latinas – y todas las familias – del estado. Proveerles a los niños la oportunidad de comenzar su enseñanza temprano y florecer en la escuela es indispensable para el futuro bienestar económico de California y la fuerza laboral del estado. El 6 de junio, vota “Sí” en la propuesta 82.

Letters to the Editor Return to the Frontpage