June 2, 2006

Con orgullo de mariachi

Por Pablo Jaime Sainz

Cuando Enrique Campos se pone su traje de mariachi y toca uno de los muchos instrumentos que ha aprendido a tocar, afirma que siente un tremendo orgullo en su herencia mexicana.

“Me da un sentido de triunfo”, indica.

La semana pasada, Campos se convirtió en el primer estudiante en graduarse de la carrera profesional en Música con Especialidad en Mariachi en Southwestern College, el primer programa que otorga titulos en mariachi en los Estados Unidos.

“Estoy feliz que, después de tantos años de esfuerzo, al fin obtengo mi título”, dice el joven de 24 años. “Y estoy más orgulloso de obtener mi titulo en la música que más amo, la música que en verdad representa a la cultura mexicana”.

Pero Campos no siempre estuvo interesado en el mariachi. De hecho, no fue hasta que llegó a Southwestern que empezó a prestar atención al género.

Cuando estaba creciendo en Los Angeles, Campos escuchaba música old school, rap. Después, durante el movimiento de la quebradita de los ’90, sus hermanas lo introdujeron a la banda sinaloense y a la música norteña.


Enrique Campos con el profesor Mariachi Jeff Nevin.

“Primero quería aprender a tocar el acordeón porque estaba bien metido en lo norteño”, afirma. “Me gustaban otros tipos de música, pero poco a poco, me enamoré del mariachi”.

Comenzó a tomar cursos de música de mariachi, cambio su carrera a música de mariachi, y después, sin darse cuenta, se convirtió en un verdadero amo del mariachi.

“Toco casi todos los instrumentos en un mariachi: el guitarrón, la guitarra, la vihuela, el violín, la trompeta”.

Su mariachi favorito es Mariachi Los Camperos de Nati Cano, una institución en la música vernácula de México.

Y cuando se trata de sus cantantes favoritos, asegura que prefiere las voces inmortales del mariachi, como Pedro Infante, José Alfredo Jiménez y Jorge Negrete.

Cuando Campos iniciaba a tomar clases de música para su titulo, su familia cuestionaba su elección de carrera profesional.

“Me preguntaban que qué iba a hacer con la música”, afirma Campos, cuyo padre es de Sinaloa y madre de Coahuila. Aunque le gusta tocar en vivo en fiestas y eventos especiales, dice que no quiere dedicarse a hacer presentaciones para ganarse la vida. Su amor por el mariachi, dice, va más allá.

“Quiero enseñarle a los niños la belleza de la música del mariachi”.

Ha dado clases a los niños de la John A. Otis Elementary School y de la Montgomery Middle School.

Campos dice que después de la graduación planea tomarse unos meses de descanso de la escuela. Después, aplicará a la Universidad Estatal de San Diego donde tiene planes de obtener la licenciatura en la enseñanza de la música.

La graduación de Campos tendrá un impacto positivo en el programa A.A. en Música con especialidad en Mariachi, indica Jeff Nevin, profesor de mariachi y fundador del programa de música de mariachi en Southwestern College y uno de los investigadores más importantes en el género en Estados Unidos.

“Esperemos que este reconocimiento atraiga a más estudiantes al programa”, afirma Nevin, quien tiene su propio mariachi profesional llamado Mariachi Champaña Nevin.

Nevin vino a Southwestern College hace ocho años para crear el programa de mariachi. La aprobación final del título con especialización en mariachi llegó hace dos años. Se convirtió en el primer título en mariachi en los E.U., y en aquel entonces, el único.

Actualmente, 10 estudiantes están oficialmente en la carrera de mariachi. Pero hasta 100 estudiantes están involucrados con el programa, incluyendo aquellos que toman clases para desarrollo personal, dice Nevin.

Hasta hay un estudiante que se mudó de Puerto Rico a Chula Vista especialmente para ingresar al programa de mariachi en Southwestern College, asegura Nevin.

Los estudiantes en el programa toman clases como Introducción a la Interpretación del Mariachi y una clase de historia llamada Desarrollo del Mariachi –Estilo y Cultura.

Nevin dice que tuvo dos razones por las que creó el programa de mariachi en Southwestern.

Primero, dice, es un gran beneficio para los estudiantes y los jóvenes de origen mexicano.

“El mariachi les puede dar un sentido de orgullo a nuestros estudiantes”.

Segundo, dice, es el creciente número de mariachis escolares locales donde hay una necesidad de que los maestros de mariachi reciban educación formal en el genero.

Hay unas seis secundarias y seis high schools en el sur del condado que tienen un mariachi escolar, dice Nevin. Casi todas son parte del Distrito Escolar de Sweetwater. Campos, el primer graduado del programa de mariachi del Southwestern College, dice que se mira enseñando y preparando uno de los mariachis escolares locales. Pero añade que otros estudiantes deberían considerar tomar la carrera profesional en música de mariachi.

“Es un gran honor, pero animo a otros estudiantes que se me unan. No quiero ser el único en San Diego con un título en mariachi”.

Campos no será el único por mucho tiempo.

El año que entra, Nevin dice que dos estudiantes se graduarán del programa. En los próximos tres años, unos 10 estudiantes obtendrán su título en música de mariachi del Southwestern College.

Return to the Frontpage