July 21, 2006

Farmacia gratuita de Tijuana Clamor de Salud: Un proyecto altruista en riesgo de desaparecer

Por Luis Alonso Pérez

Hace cinco años dos médicos de Tijuana que se encontraban como invitados en el programa de radio “Clamor de salud” le comentaron al conductor, Dante Néstor Domínguez, que en Tijuana se morían aproximadamente 20 personas al mes ya que no tenían el dinero suficiente para comprar medicinas.

La cifra impactó profundamente al señor Domínguez y lo motivó a comenzar un proyecto de acopio de medicinas entre los radioescuchas para proveer de medicamentos gratuitos a la población más necesitada de la ciudad.

Gracias a la cooperación de la comunidad y al arduo esfuerzo del conductor de radio, logró fundar una farmacia gratuita que lleva el mismo nombre del programa, y que provee de medicinas aproximadamente a 35 personas diarias sin costo alguno.

Pero después de más de cuatro años de labor social y de la falta de apoyo económico, este proyecto altruista actualmente atraviesa una de sus crisis financieras más graves, de manera que la farmacia gratuita Clamor de Salud corre el riesgo de cerrar sus puertas y dejar de nuevo a cientos de familias de escasos recursos sin una ayuda que puede llegar a ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Inicio de la farmacia

“Clamor de Justicia” era el nombre de un programa de radio conducido por el Licenciado Dante Néstor Domínguez, quien al ser abogado de profesión, decidió crear una tribuna abierta de consulta jurídica telefónica, como una labor social a la comunidad tijuanense.

La buena respuesta del auditorio lo llevó a crear otro programa similar pero enfocado a la salud, en el que se proporcionaba asesoría médica con la colaboración de los miembros del Colegio Médico de Tijuana y decidió llamarlo “Clamor de Salud”.

La visita de los doctores que le revelaron la profunda necesidad de medicinas en Tijuana amplió profundamente su compromiso con la salud de la comunidad y lo motivó a iniciar el proyecto de acopio de medicina que al poco tiempo resultaría en la farmacia gratuita.

Este proceso puede parecer fácil, pero que requirió de un gran esfuerzo de parte de los radioescuchas y principalmente del conductor del programa, quien además de ser el intermediario de las aportaciones de la comunidad y la población necesitada, se ha visto obligado a financiar el proyecto altruista de sus propias ganancias como abogado en numerosas ocasiones para lograr mantenerlo con vida.

La motivación que impulsa a Domínguez a continuar con la farmacia a pesar de las adversidades económicas, es el recuerdo de que él en algún momento no tuvo dinero para comprar medicinas para su familia si se enfermaban, lo cual por fortuna nunca sucedió.

“Hubo un momento en mi vida que yo toque fondo” expresó Dante Domínguez, recordando una etapa de su vida cuando el gran temblor de 1985 en la ciudad de México derrumbó la escuela de la cual era propietario, acabando por completo con el patrimonio logrado a lo largo de una vida. Como consecuencia se mudó a Tijuana y vivió periodos difíciles sin poder encontrar empleo.

Su profunda convicción de ayuda y la cooperación desinteresada de las personas en ambos lados de la frontera, lograron que el 21 de marzo del 2002 la farmacia gratuita abriera sus puertas en el corazón de la colonia Libertad, una de las colonias más antiguas de la ciudad.

Medicamentos sin costo alguno

La farmacia gratuita opera de la siguiente forma: Los doctores del Colegio Médico de Tijuana (que actualmente cuenta con aproximadamente mil integrantes) donan a la farmacia los excedentes de muestras médicas que obtienen gratuitamente de las compañías farmacéuticas.

Las medicinas se recolectan de diferentes paquetes abiertos y se forma un nuevo paquete en una bolsa de plástico que contiene la misma cantidad de medicamento, con las mismas dosis que los paquetes originales, de manera que las personas reciben sus tratamientos completos.

Semanalmente se monitorean las necesidades de la farmacia y se reportan las medicinas faltantes al Colegio Médico para que en sus reuniones se recopilen las medicinas más escasas.

Sin embargo, el Sr. Domínguez asegura que “la farmacia se abastece en su mayoría de los donativos de la gente sencilla”. De la misma forma solventa sus gastos fijos, los cuales se incrementan cada día y representan un riesgo importante para la continuidad de este proyecto.

A pesar de la recomendación de médicos y amigos cercanos de vender la medicina a precios simbólicos, de manera que las personas valoren la ayuda que reciben, el señor Domínguez se mantiene firme en sus ideales. “nunca se ha cobrado ni se cobrará ni un solo centavo por los medicamentos”.

Ayudando a la población Más necesitada

Silvia Jiménez es una vecina de la colonia Libertad y acude a la farmacia gratuita por medicamentos para el asma. Desgraciadamente Silvia no puede costear sus medicamentos, ya que su costo oscila en los $250 pesos y no cuenta con Seguro Médico, ya que su esposo trabaja por su cuenta como carrocero y no esta registrado en el sistema de seguridad social del gobierno.

Silvia considera que la farmacia Clamor de salud es una ayuda muy importante “hay mucha gente que no tenemos dinero, pero si mucha necesidad” expresó.

Glafira Gutiérrez es una señora mayor que viene de forma regular por insulina para controlar su diabetes. Ella no trabaja y su esposo sufrió un derrame cerebral hace unos años y se encuentra confinado a una silla de ruedas, de manera que no cuentan con ingresos fijos más que la ayuda de sus hijos.

Para la sra. Gutiérrez esta ayuda es indispensable ya que no tiene otra forma de acceder a sus medicamentos. “Si tuviera dinero para pagarlos no andaría por acá” comentó.

Problemas financieros

Actualmente la farmacia está atravesando una crisis financiera muy difícil, ya que no alcanza a cubrir sus gastos fijos mensuales de $23,550 pesos ($2,190 dólares aprox.) que incluyen el salario de la empleada, renta de una bodega para medicamentos y los servicios del local, así como gastos de contabilidad y seguridad social de la empleada.

Desde hace varios años el gobierno municipal se había comprometido con aportar 10 mil pesos mensuales de acuerdo con Domínguez, sin embargo no ha recibido esa ayuda y calcula que le deben aproximadamente un año de aportaciones mensuales. Según el fundador de la farmacia, la falta de apoyo del gobierno municipal se debe a que sus prioridades son partidistas y no la sociedad.

Ahora, se está haciendo un llamado a la población para que no se cierre la farmacia y siga realizando su labor de apoyo a la comunidad.

Hace un par de meses Domínguez comenzó una campaña de apoyo a la farmacia por medio de spots de radio que le patrocinó una estación local y ha recibido respuesta positiva de la población.

El señor Pedro Estrada, propietario de una carnicería en Chula Vista se comprometió a ayudar a la farmacia con un donativo mensual de 100 dólares. Eso no soluciona los profundos problemas económicos que atraviesa la farmacia altruista, pero Domínguez asegura que “de tener 20 Pedros Estrada, la farmacia estaría salvada”.

“Si no se logra mantener económicamente tendré que verme obligado a cerrar la farmacia” expresó Domínguez, quien todavía no se da por vencido y es motivado por el privilegio que dice que le da Dios de poder ayudar a la gente que no conoce y ser útil a los demás. “Si alguien está en posibilidad de ayudar a los demás, eso significa que ha sido privilegiado” agregó.

Por ahora está haciendo un llamado a la gente del otro lado de la frontera que tiene mejores condiciones económicas que los mexicanos. “Échenle una mano a un hermano que está más necesitado” expresó.

Si usted desea saber más sobre la farmacia gratuita “Clamor de Salud” comuníquese con el Licenciado Dante Néstor Domínguez al teléfono 011 52 (664) 681 3905 o al 011 52 (664) 681 4130.

Para realizar un donativo económico puede hacerlo depositando la cantidad que pueda proporcionar a la cuenta de Wells Fargo Bank 8811342032 en cualquiera de sus oficinas o realizar una transferencia de fondos vía Internet en la página www.wellsfargo.com

En caso de que quiera contribuir con medicinas puede llevarlas de lunes a viernes a la farmacia. Su dirección es calle 14 #1063-C, Colonia Libertad Parte Baja, Entre Aquiles Serdán y Pino Suárez. Teléfono 011 52 (664) 682 8121

Las medicinas que más solicitadas por la población son los antibióticos para infecciones estomacales y de vías respiratorias para niños, así como medicamentos para padecimientos crónicos como hipertensión, colesterol alto, diabetes y asma. Además son muy solicitados los desinflamatorios y el material de curación para heridas y lastimaduras.

Return to the Frontpage