July 21, 2006

Clerks II es mucho mejor que lo que su nombre presenta

La actriz latina Rosario Dawson se destaca con un personaje sin plumas ni lentejuelas

Por Jose Daniel Bort

Si alguna película podría argumentar la razón por las que las historias debieran ser revisitadas en el cine es definitivamente en esta comedia mucho más dulce que agria que el creador Kevin Smith lleva a las carteleras este fin de semana.

Smith se creó una carrera cuando su primera versión triunfó en el festival de Sundance y se convirtió en una pequeña revolución en video. De ahí en adelante el autor se ha encargado de repetir con sus mismos personajes en diferentes situaciones, siempre respetando el ambiente suburbano de New Jersey, el canvas de sus creaciones.

Pero hasta ahora Smith no había podido conseguir un lenguaje tan fluído y una situación tan sencilla y efectiva como la que presenta en esta película. Sus personajes vienen con una venganza después de doce años de ausencia en el puesto de comida rápida donde se mueven como si fuera su casa.

La nueva adquisición viene por parte de la latina Rosario Dawson, quien es una verdadera revelación en la cinta. La actriz ha hecho lo imposible por ser considerada una seria tespiana (desde sus desnudos en Alexander hasta sus colaboraciones con Spike Lee y Robert Rodríguez), pero es quizás en esta historia donde la actriz sea mayormente reconocida.

Rosario es Becky, quien hereda el puesto de comida rápida “Moobys” en la mitad del estado jardín. Becky no se cansa de jugar a las casitas con Dante (Brian O’Halloran) quien está listo para mudarse a Florida con su novia, (Jennifer Schwalbach, la esposa de Smith en vida real), quien como rubia platinada, grandes pechos y padres listos para darle su primera casa como regalo de bodas, parece la novia perfecta para Dante.

Pero para hacer todos estos cambios, Dante debe dejar atrás todo lo que conoce, sus amigos en Mooby’s, en especial Randal (Jeff Anderson) quien ha sido su mejor amigo por toda su vida. El inminente cambio de vida obliga a Dante a revisar sus prioridades y entender cuales son las cosas más importantes en la vida.

Smith conoce a la perfección a sus sujetos, los cuales ha revisitado en varias de sus películas (el mismo Smith personifica a Silent Bob, el cual junto a Jay aparece en prácticamente todas sus películas, con la posible excepción de Dogma), solo que esta vez el autor ha conseguido el balance adecuado de ritmo y personajes y ha presentado la historia sin necesidad de artificios o sinuosidades, un camino recto que da en el blanco casi sin quererlo.

La fortaleza de Smith es su propio guión, el cual tiene una simpleza desarmante. Armada de actores que aman profundamente los personajes que representan, Clerks II se llena de vida con cada segundo que pasa. Fue definitivamente la mejor película que este autor vio alrededor del festival de Cannes este año. Para quienes no hayan conocido el trabajo de este autor con anterioridad, esta película representa un ideal punto de referencia para revisitar su trabajo anterior. Smith esta en su cenit creador aquí, y Rosario Dawson también.

Return to the Frontpage