July 21, 2006

“¡Queremos un contrato justo!”

Empleados del Children’s Hospital de San Diego tuvieron una manifestación esta semana. Exigen mejores salarios y prestaciones

Por Pablo Jaime Sainz

A pesar de que María Ramírez tiene 36 años trabajando en la limpieza del Rady Children’s Hospital en San Diego, sólo gana $11.41 dólares por hora.

La señora de 62 años no ha recibido ningún aumento en nueve años.

“No puedo jubilarme porque no he ahorrado lo suficiente porque no me alcanza el dinero”, afirmó Ramírez afuera del hospital el miércoles pasado donde un grupo de alrededor de 200 empleados tuvieron una manifestación para exigir mejores salarios y seguro médico.

“Los patrones no reconocen nuestro servicio al hospital y nuestra dedicación a los niños”, dijo. “Algunos compañeros se sorprenden de cuanto hemos tardado en conseguir un contrato, pero a mí no me sorprende. A los dueños del hospital no les importamos”.

Por dos años, estos trabajadores han tratado de negociar un contrato con los administradores de alto nivel del hospital pero no han tenido éxito.

Los empleados, que incluyen a los de limpieza, cocina y mantenimiento, entre otros, exigen mejores salarios, seguro médico a bajo costo y seguridad laboral, dijo Lucila Conde, una interprete en Children´s Hospital y uno de los trabajadores más visibles en este asunto.

Originalmente los trabajadores, que son representados por el sindicato Service Employess International Union, tenían planeado hacer una protesta tipo semihuelga afuera del hospital.

Pero de acuerdo a Vaishalee Raja, representante del sindicato, “Children’s Hospital se basó en maniobras legales para evitar que los trabajadores hicieran esa protesta para que no pudieran discutir públicamente las bajas condiciones laborales que están tratando de cambiar”.

Tom Hanscom, vocero del hospital, dijo el miércoles que la petición que el sindicato hizo al Servicio Federal de Mediación y Conciliación, organismo que emite los permisos para hacer protestas y huelgas en la vía pública, tenía muchos errores.

Fue por eso que los abogados del hospital, afirmó Hanscom, enviaron una carta al sindicato indicándole que no podían hacer la protesta.

Pero la ley no prohibía a los trabajadores de hacer una manifestación pacífica en las afueras del hospital.

María Rivera, de 45 años, lleva un año y medio trabajando en la limpieza.

“Estamos aquí para exigir un salario más justo”, afirmó la originaria de Guadalajara.

Su esposo Luciano, quien también trabaja en limpieza del hospital, tiene dos empleos para poder sacar adelante a la familia y sus dos hijos.

“No es justo que los dueños del hospital ganen tanto dinero y no piensen en los trabajadores”, dijo Rivera. “La labor que hacemos, aunque es un trabajo humilde, es algo indispensable. Sin nosotros, el hospital no pudiera funcionar como debe de funcionar”.

Rivera dice que algunas de las enfermeras en su piso le han dejado de hablar porque ella está involucrada con el sindicato.

“A mi no me importa. Yo estoy luchando por mis derechos, por mi familia”.

Victoria Samaha, organizadora local de Association of Community Organizations for Reform Now (ACORN) San Diego, estaba ahí para apoyar a los trabajadores.

“Lo que están pidiendo los trabajadores es justo. Muchos de ellos tienen deudas con el hospital por servicios médicos a sus hijos. Ni siquiera les dan un descuento por ser empleados”.

En la manifestación participaron grupos religiosos, empleados de otros hospitales y organizaciones comunitarias.

El equipo de negociación del sindicato tenía planeado reunirse con representantes del hospital el jueves para llegar a un acuerdo.

Sin embargo, Hanscom dijo que el hospital ya entregó un contrato justo a los trabajadores que incluye mejores salarios y prestaciones.

Los empleados dijeron que lo que el hospital ofrece no es suficiente.

Un estudio reciente del Center on Policy Initiatives encontró que más de la mitad de los empleados de secretariado, servicios y mantenimiento del hospital ganaban menos del salario mínimo para que un adulto soltero pueda sobrevivir en San Diego ($13.20 por hora).

Además, los salarios para los asistentes de enfermería, empleados de cocina y conserjes en Children´s Hospital están de 14 a 47 por ciento por debajo de otros hospitales en la región.

“Estamos siendo explotados”, dijo Conde.

Otro aspecto es el seguro médico. Los empleados de Children´s Hospital deben pagar de 200 a 624 dólares al mes para tener seguro médico familiar. Según el mismo reporte de CPI, cerca del 40 por ciento de los empleados no tienen seguro, dependen del Medi-Cal o Medicaid, o compran seguro médico en otros lugares porque no pueden pagar los planes de salud de Children´s.

“Es irónico que trabajemos en un hospital para niños y cuando nuestros hijos se enferman no los podemos llevar ahí porque no podemos pagar los precios”, dijo Conde.

Return to the Frontpage