July 14, 2006

¿Olvidarlo? ¡Ni pensarlo! José Alfredo Jiménez, Sigue Vigente

“El famoso compositor sigue vivito y coleando”

Por: Paco Zavala

El gran compositor de música vernácula mexicana, José Alfredo Jiménez, fue objeto de un homenaje en una interesante conferencia, denominada “Sigo Siendo el Rey”, en el marco del Ciclo de Conferencias “Los Rostros de México”, que se presentó el pasado jueves 13 de julio, patrocinado por el Consulado General Mexicano en San Diego, el San Diego Museum of Art y el Instituto Cultural Mexicano en San Diego, el evento se realizó en el San Diego Museum of Art y fue disertado por el intelectual mexicano Carlos Monsivais, cronista, escritor, periodista, pensador y uno de los principales testigos de la cultura mexicana del siglo XX y de múltiples acontecimientos de la escena nacional mexicana.

A continuación presentaremos algunos razgos biográficos del ilustre compositor mexicano, José Alfredo Jiménez, quien motivó el tema de esta interesante conferencia.

José Alfredo Jiménez Sandoval, compositor y cantante mexicano, nació en el poblado de Dolores Hidalgo, en el estado mexicano de Guana-juato, el 19 de enero de 1926. Fue hijo de don Agustín Jiménez y de doña Carmen Sandoval; tuvo tres hermanos y cuatro medios hermanos. Su inquietud por la composición de canciones despertó a muy temprana edad, primero aprendió canciones infantiles y compuso otros temas para él, a los 14 años de edad ya había compuesto algunas de sus más famosas canciones.

Al morir su señor padre, emprende la marcha a la capital mexicana, acompañando a su tía Refugio Sandoval (Cuca), a quien veía como a su segunda madre. Al poco tiempo de haber tomado la marcha, es alcanzado por su madre y sus hermanos. Ya establecidos, abrieron una tienda de abarrotes, pero fracasaron. Como sucede en estos casos, la familia tomó su cursó y cada quien hizo lo propio. Así, José Alfredo, tuvo que buscar el sustento y lo encontró de mesero, en un restaurante yucateco, llamado “La Sirena”. Hizo amistad con el hijo del dueño de este lugar y formaron el trio “Los Rebeldes”.

Después de formar el trío en 1945, José Alfredo empieza a incursionar en el medio, así en 1947, debuta en la X.E.L. cantando de todo, posteriormente pasa a la X.E.X.; ya para esa época ya tenía canciones compuestas, pero no eran valoradas por la industria de esos tiempos.

“Los Costeños” de Andrés Huesca, le estrenaron en la X.E.W. su canción “Yo”, este acontecimiento le abrió las puertas, Miguel Aceves Mejía, le hace las grabaciones de las canciones: “Ella”, “Cuatro Caminos”, y “La que se fue”, con arreglos de Ruben Fuentes. El éxito no se hizo esperar y fue contratado en la “W”, sin el acompañamiento del trío.

A partir de este evento, sumaría éxito, trás éxito hasta llegar a tener tanta fama, que algunos, por el tema recurrente que presentaba en sus canciones lo calificaron como el compositor de los borrachos o de las cantinas.

Tanto figuras mexicanas, como extranjeras han grabado sus temas, para citar algunos. Jorge Negrete, Pedro Infante, Miguel Aceves Mejía, Javier Solis, Pedro Vargas, Lola Beltrán, Lucha Villa, Amalia Mendoza “La Tariácuri”, María de Lourdes, Aída Cuevas, Luis Miguel, Pedro Fernández, Vicente Fernández, Rocío Dúrcal, María Dolores Pradera, Julio Iglesias, grupos musicales, bandas musicales, grupos norteños y muchos artistas más.

José Alfredo desarrolló una frenética carrera artística actuando en: teatros, palenques, centros nocturnos, televisión y radio, tanto en México como en el extranjero. A partir de los años cincuenta, muchos de sus temas fueron incluidos en innumerables cintas cinematográficas, como “Tú y las nubes”. En 1950 ganó el trofeo Disco de Oro, creado ese mismo año por el periodista Roberto Ayala. Durante la vida de José Alfredo, se hizo merecedor a recibir infinidad de premios y reconocimientos por su labor.

Participó en innumerables películas, en 1951 participa en la pélicula Martín Corona, le siguen otros filmes tales como: “Póker de Ases” y “Ni Pobres ni Ricos” (1952), “Los aventureros”y “La Fiera”, ambas rodadas en 1954, “Camino de Guanajuato”, filmada en (1955), “Guitarras de Medianoche”, “La Feria de San Marcos” y “Mis Padres se Divorcian”, realizadas en 1957, “El Hombre del Alazán” y “Ferias de México”, filmadas en 1958.

José Alfredo Jiménez, en sus mocedades también incursionó en el fútbol, formando parte del equipo Marte de Primera División, jugando como portero.

El artista contrajo matrimonio con Paloma Galvez, con quien procreó dos hijos: Paloma y José Alfredo, y vivió una tormentosa vida, compartiendo muchos momentos con muchas mujeres bellas.

Pocos son los artistas que arribaron a este mundo con una gran carga de talento y versatilidad, José Alfredo Jiménez “El hijo del Pueblo”, el bohemio de corazón, fue uno de estos privilegiados, por eso ha sido objeto de múltiples homenajes.

Joven, muy joven, a escasos 47 años de edad, a José Alfredo lo sorprende la muerte, falleciendo en la ciudad de México, el 23 de noviembre de 1973. El compositor murió sin haber agotado su fecunda y extraordinaria capacidad creativa, que lo convertiría en uno de los más grandes pintores musicales de todos los tiempos en su país y allende las fronteras.

Para hablar de José Alfredo Jiménez, se necesita mucho espacio, su anecdotario es interminable, sus canciones son muchas y su vida fue única y grandiosa, recordemos canciones como: Paloma Querida, Alma de Acero, Amarga Navidad, Cuando el Destino, Ella, La noche de mi mal, El caballo blanco, Que bonito amor, Amanecí en tus brazos y más, muchas más.

Return to the Frontpage