July 7, 2006

El agua, un derecho de todos: Ministro de la Suprema Corte de Justicia de México imparte conferencia sobre justicia ambiental en Tijuana

Por Luis Alonso Pérez

El Dr. Genaro Góngora Pimentel, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de México, visitó la Universidad Iberoamericana de Tijuana (UIA) para impartir una conferencia relacionada con la justicia ambiental, en particular sobre las disposiciones jurídicas que prevén el buen uso, distribución, cuidado y protección del agua en el territorio mexicano y sus fronteras internacionales.

“En el aspecto jurídico, el agua puede ser considerada un elemento indispensable y susceptible de apropiación, explotación, uso, entre otras características. De ahí la importancia de un marco jurídico que asegure la adecuada distribución del vital líquido” expresó Góngora Pimentel.

El evento realizado el viernes 23 de junio en el aula magna de la UIA, no sólo se limitó a la discusión de las leyes mexicanas, ya que también se expusieron los lineamientos y legislaciones internacionales que protegen el agua y se realizó un análisis comparativo con las leyes de otros países. Además se examinaron las diversas instancias y comisiones autónomas dedicadas a la resolución de conflictos internacionales y se expusieron las situaciones conflictivas que ponen en riesgo las relaciones entre países, originadas por regulaciones inadecuadas sobre el manejo de este vital líquido.

“Factores como la propiedad, la escasez, la contaminación, o la mala distribución del agua han provocado que tanto los Estados como diversos organismos internacionales emitan legislaciones o acuerdos que regulen su aprovechamiento” expuso el Ministro, quien advirtió que el derecho debe regular la forma de la utilización del agua, buscando como su prioridad satisfacer las necesidades sociales.

“El artículo cuarto constitucional reconoce la existencia a un medio ambiente adecuado, sin embargo no alude de forma directa al tema del agua, pero tampoco lo excluye como parte del entorno” indicó el conferencista, y consideró que sería positivo introducir en la constitución el reconocimiento expreso de las garantías ambientales, de la misma manera que lo hace el artículo 50 de la constitución de Costa Rica, la cual indica que el Estado procurará el mayor bienestar a todos los habitantes del país, estimulando la producción y el reparto más adecuado de esta riqueza.

Se estima que la Constitución mexicana también debería reconocer y otorgar a sus ciudadanos la legitimación para denunciar y solicitar la reparación del daño en los casos que se acredite la materialización de daños o desequilibrios a la ecología, a través de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, ya que de no ser previsto en la Carta Magna, no se contará con las facultades legales suficientes para una procuración oportuna de justicia.

En la conferencia se mencionaron casos muy importantes de problemas ambientales relacionados con el agua en México, como el caso de el derrame petrolero en el río y playa de Coatzacoalcos, Veracruz; la contaminación marina en la bahía de Zihuatanejo causada por descargas orgánicas y complejos turísticos; contaminación industrial en el Río Atoyac del Estado de Tlaxcala y el deterioro de las cuencas del río Lerma, Chapala y Santiago, por mencionar algunos.

También se habló de un problema ecológico que enfrenta Baja California ocasionado por la extracción indiscriminada de arena, lo cual afectará la filtración del agua en la región. Una situación que consideró “angustiosa”, por lo que exhortó a la participación de la comunidad científica para denunciar estos atropellos ecológicos.

Este caso le recordó cuando en su infancia visitaba las playas de Ensenada y se deleitaba con el sonido de las piedras siendo jaladas por la marea. “Ya no hay, ya se las llevaron” agregó.

En materia internacional, Góngora Pimentel indicó que México es uno de los países que más ha llevado asuntos al Tribunal Latinoamericano del Agua –instancia internacional autónoma de justicia ambiental– por lo que es importante que las autoridades mexicanas consideren seguir las recomendaciones que ha emitido dicho tribunal.

Un riesgo de conflicto muy importante en la actualidad se puede generar a raíz de las dificultades que tiene México con Estados Unidos en la región de Ciudad Juárez y El Paso, donde el depósito subterráneo que suministra a ambas ciudades muestra señales de agotamiento.

“Es importante tomar en cuenta que los conflictos internacionales por el agua irán incrementándose, por lo que debemos procurar crear un marco jurídico interno que tome en cuenta los principios de derecho internacional relacionados con el agua” opinó el conferencista, y expuso que la mayoría de los problemas en los cuales México ha sido demandado internacionalmente, se deben al descuido de las aguas nacionales.

El Ministro de la Suprema Corte de Justicia concluyó su ponencia con una frase que se ha convertido en emblema de algunos foros que han tratado el tema del agua: “La única prueba posible de la existencia del agua, la más convincente, la más íntimamente verdadera, es la sed”.

Return to the Frontpage