December 29, 2006

La protección de los migrantes: Un gran reto para el 2007

Por Luis Alonso Pérez

El 2006 fue un año de debate intenso sobre el tema migratorio.

Mientras que los políticos mexicanos y estadounidenses utilizaban, y en ocasiones abusaban de la migración en sus campañas políticas, los migrantes unían fuerzas con activistas y defensores de los derechos humanos para promover una reforma migratoria comprehensiva y para proponer alternativas a la militarización de la frontera, al considerarla inhumana, además de costosa e ineficaz.

Atrapados en el fuego cruzado se encuentran algunos funcionarios públicos mexicanos encargados de la protección al migrante. Las buenas intenciones entorpecidas en ocasiones por el histórico lastre de la burocracia.

Para Rosa Elena Moreno, coordinadora del Programa de Protección al Migrante (PPM) del Instituto Nacional de Migración (INM), el 2006 fue un año de trabajo intenso y avances significativos. Sin embargo aún existe un largo camino por recorrer en materia de defensa de los migrantes, y ese camino puede tener obstáculos como falta de recursos y voluntad política de parte de los gobiernos de ambos países.

Una de las principales preocupaciones para la coordinadora del programa de Protección al Migrante, la protección del menor migrante es un punto focal al que ha canalizado sus esfuerzos, en particular en su repatriación segura.

Actualmente todos los menores son canalizados a través del consulado y ninguno es repatriado sin la compañía de un adulto, haciendo respetar los acuerdos de repatriación de menores mexicanos, indicó la titular del PPM.

Moreno asegura que ha habido casos en los que la Patrulla Fronteriza intenta deportar a menores de edad entre los grupos de adultos sin compañía o en horarios no adecuados, pero su repatriación ha sido negada por los agentes de migración mexicanos y han sido regresados.

Los abusos a migrantes por parte de miembros de corporaciones policiacas es un tema que de cierta forma queda fuera de su alcance, ya que son cometidos lejos de los puntos de cruce; sin embargo, asegura que durante reuniones con autoridades locales se han tratado de buscar medidas que sancionen de forma severa a los funcionarios que cometan abusos.

“Una gran parte de los migrantes llegan con miedo porque no saben si al denunciar puedan tener alguna represalia contra ellos. En ocasiones ni siquiera conocen sus derechos por completo”.

La negación de la existencia del problema por parte de autoridades de Tijuana, debido a la presunta inexistencia de denuncias documentadas, ha alarmado a Rosa Elena Moreno, quien considera que es una situación imposible de negar.

“Lo que falta es que todos nos sensibilicemos, que los que estamos detrás de un escritorio, que somos funcionarios públicos y que tenemos la facultad de recibir quejas o denuncias, o de proceder contra un funcionario corrupto o abusivo, estemos mas sensibles al tema de la migración”.

La coordinadora del PPM espera que en el 2007 se logren mejorar las metas cumplidas durante el año en curso y ve con esperanza la firma de acuerdos binacionales que sienten las bases para repatriaciones más seguras, dignas y ordenadas.

Recientemente se firmaron templetes generales de los acuerdos de repatriación, que permitirá que a partir de ese documento macro se puedan desarrollar acuerdos locales que permitan enfocarse en las características y necesidades de cada ciudad fronteriza.

Moreno espera que las reuniones se lleven a cabo a inicios del año y se buscara estipular modalidades para la repatriación segura de mujeres no acompañadas, un sector muy vulnerable de la población migrante.

A pesar de sus esfuerzos, Rosa Elena Moreno espera el día en el que no existan más abusos o pérdidas de vidas humanas de hombres, mujeres y niños que buscan una mejor vida en los Estados Unidos.

“Yo invito a los migrantes a que no arriesguen sus vidas al cruzar a Estados Unidos, en particular a los padres que confían a sus hijos a personas que se dedican a cruzar migrantes. Entiendo que las razones son muchas y a lo mejor yo no las puedo entender completamente porque no estoy en su situación, pero a veces las personas arriesgan demasiado por lograrlo”.

Return to the Frontpage