December 22, 2006

Una pastorela con un giro sandieguino

Por Pablo Jaime Sáinz

Es la historia que todos conocemos pero con un nuevo giro, un giro muy fronterizo, muy mechicano...

Se trata de La pastorela mechicana, una nueva versión de la clásica historia de la Natividad donde los pastorcillos se desvían y en vez de caminar hacia Belén, buscan el lugar de nacimiento de Jesús en Santa Ysabel, cerca del desierto de Anza Borrego, al este de San Diego.

Y por si fuera poco, la Virgen, en vez de llamar Jesús al Niño Dios, le quiere poner “Jesse”. Otros nombres propuestos son Chucho, Cuco y Chuy.

La pastorela mechicana, que será presentada por las compañías locales Grupo Dionisio y Teatro Molcajete el 22 y 23 de diciembre en el California Center for the Arts, en Escondido, es una versión en spanglish de la historia de la natividad.

El escritor de la obra Carlos Von Son dice que su meta era presentar la trama clásica adaptada a una realidad más de la región sandieguina para atraer a la gente al teatro.

“Quisimos hacerlo también en español para que nuestra gente se vea reflejada en el escenario”, dice Von Son, quien es profesor de literatura y estudios multiculturales en Palomar College, en San Marcos.

En esta original versión, la Virgen María es representada por la Virgen de Guadalupe y San José es reemplazado por José, un indígena mexicano. Juntos, Guadalupe y José emigran al norte, al desierto del Condado de San Diego, donde habrá de nacer el pequeño “Jesse”.

Para Amilcar Chávez, quien representa el papel del demonio Leviatán, La pastorela mechicana es una excelente oportunidad para los hispano parlantes del Norte del condado de ver teatro latino de calidad.

“Pienso que los estudiantes sí apoyan el teatro latino. Sin embargo, como el condado norte de San Diego carece de teatro latino, muchos estudiantes no saben que existe o no están enterados del teatro latino en esta área, por dichas razones pienso que falta aún más participación de estu-diantes hacia el teatro”, dice Chávez.

Nadya Cabuto, quien es co-directora de la obra y además personifica a un demonio llamado Sucuba, asegura que lo de mechicana significa que no se trata de una pastorela como se hace en Mexico ni tampoco se trata de una version americanizada de la Navidad, sino de una tercera cultura: la cultura de los inmigrantes mexicanos en E.U.

“Muchos de los que emigramos no somos solamente mexicanos, sino americanos, y ya tampoco ni mexicanos ni americanos ni chicanos, sino que creamos una tercera cultura, la que el autor ha decidido llamar “mechicana”, dice.


Amilcar Chavez (right) as the demon “Leviatan” and Cecilia Estevez.

Cabuto añade que La pastorela mechicana ayudará a los inmigrantes mexicanos a reencontrarse con las tradiciones de su tierra.

“En la obra se mezclan los tiempos y las tradiciones y esta mezcla es precisamente lo que hace a esta pastorela tan especial. Creo que esta obra tiene muchísimo material para analizar en clases de literatura y además creo que personalmente nos ayuda a reflexionar sobre la cultura mexicana, chicana y mexico-americana a través de la historia en México y en los Estados Unidos desde la llegada de los españoles”, afirma.

En esta obra están participando dos grupos de teatro, la “Tropa Dionisio” y el grupo “Teatro Molcajete”. La Tropa Dionisio es un grupo comuni-tario formado por estudiantes de Cal State San Marcos y Palomar College. Teatro Molcajete es un club de estudiantes solamente de Cal State San Marcos.

“Decidimos colaborar juntos para diseminar nuestra cultura con ‘La pastorela mechicana’ porque creemos que hace mucha falta el teatro en español en el condado norte de San Diego. Todos los miembros hacemos esto como un regalo a la comunidad, y no recibimos unidades académicas ni ningún tipo de compensación. Lo hacemos como voluntarios y con mucho gusto”, afirma Cabuto.

Seleccionaron el California Center for the Arts, en Escondido, por el apoyo que brinda al teatro latino.

“Estamos dedicados a proveer a los jóvenes oportunidades para desarrollar y ejecutar sus talentos en las arte”, dice Brook Larios, directora asistente de comunicación para el California Center for the Arts, Escondido. “Para este programa, ofrecemos nuestras instalaciones y servicios gratis porque creemos en ayudar a los jóvenes abrazar las artes. Esta oportunidad les permite actuar en un escenario profesional mientras que sus familias, amigos y otros miembros de la comunidad disfrutan de sus talentos”.

Con más de 25 actores estudiantiles, este es el segundo año que se representa La pastorela mechicana.

Este año la obra fue publicada en la antología Teatro del Norte Vol. 6, publicada por la Universidad Autónoma de Baja California, en Tijuana, afirma von Son.

Las pastorelas tienen sus orígenes en el teatro precolombino de México. Las naciones precolombinas representaban breves obras de teatro donde se narraban sucesos históricos. Así de esta forma, en las pastorelas modernas también se narra un suceso histórico para el cristianismo: El nacimiento de Jesús.

También, las pastorelas sirvieron como una manera de cristianizar a los mexicanos durante la conquista espiritual española.

Este tipo de teatro popular ha sido gran influencia para dramaturgos y escritores contemporáneos, especialmente dramaturgos chicanos como Luis Valdez, que en sus “actos” utiliza frases y situaciones “sencillas” para representar una realidad chicana.

“La pastorela mechicana”

Diciembre 22 y 23

Las compañías de teatro locales Grupo Dionisio y Teatro Molcajete se unen para presentar esta divertida versión de La Pastorela en “spanglish” en el California Center for the Arts, Escondido, 340 N. Escondido Blvd., Escondido. 7:30 p.m. $8. 1-800-988-4253.

Return to the Frontpage