December 22, 2006

Un Paquete de Esperanza para el camino a casa

Por Pablo Jaime Sáinz

Para muchos inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, la deportación significa una pesadilla que desean nunca se haga realidad. Algunos que son detenidos y deportados antes de poder llegar a cumplir sus metas, ser deportados es una derrota.

Pero no todos los inmigrantes que son deportados se dan por vencidos. Algunos tratan de volver a intentar cruzar la frontera.

Otros, sin embargo, ven la deportación como una oportunidad de regresar a su tierra y empezar de nuevo, especialmente durante la temporada navideña.

Es durante esta época cuando el espíritu cristiano da posada a cientos de inmigrantes que necesitan ayuda para sobrevivir, lejos de sus familias y de su tierra.

El Proyecto sobre Temas Fronterizos de la Joint Commision de la Iglesia Metodista Unida en San Diego está iniciando un programa donde tratará de darles una mano a los inmigrantes deportados que han decidido regresar a sus ciudades de origen en México.

Representantes de la Iglesia Metodista Unida en San Diego están trabajando con sus colegas en Baja California para dar un Paquete de Esperanza a estos inmigrantes, que incluye productos básicos para el camino de regreso, como alimentos, agua y productos de higiene personal.

Los paquetes se les entregarán a los inmigrantes que reciben asistencia en los tres albergues temporales que la Iglesia Metodista Unida tiene en Tijuana, indica el Pastor Luis García, de la First United Methodist Church, en Chula Vista.

“En platicas con los inmigrantes en los albergues, nos dimos cuenta que muchas veces donde ocupaban más apoyo era en cómo regresar a sus lugares de origen”, dice García, quien fue uno de los que idearon el programa.

El pastor dice que también se planea iniciar el programa en Mexicali y San Luis Río Colorado, Sonora.

En los albergues de inmigrantes de la Iglesia Metodista en Tijuana llegan personas, en su mayoría hombres, que no tienen a nadie más en la frontera. Son personas que dejaron todo lo que conocen atrás buscando encontrar un mejor futuro.

Les es difícil encontrar un empleo por no contar con documentos de identificación ni con un domicilio fijo.

Es en los albergues donde, al igual que María y José durante la natividad, reciben techo, comida y ropa, para pasar el frío.

Los Paquetes de Esperanza que entregará la Iglesia Metodista tendrán los siguientes artículos dentro de una mochila: cinco barras de granola, cuatro botellitas de agua o jugo, bolsitas de cacahuates o pasas, un par de calzoncillos, una camiseta, productos de higiene personal, como pasta dental y jabón.

Aun no se sabe cuantos inmigrantes serán beneficiados con los Paquetes de Esperanza, dice García.

La meta del programa, que inicia este mes, es seguir el ejemplo de Jesucristo ayudando a los más necesitados, indica García.

“Las iglesias metodistas en la frontera siempre reciben

Return to the Frontpage