December 22, 2006

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por: Luisa Fernanda Montero

Esta Navidad; manejar borracho es un crimen, serás arrestado

Como buenos latinos nos gusta celebrar nuestras fiestas en grande y más aun las navidades. Las fiestas de la oficina, las posadas, la Noche Buena, la despedida de año, los Reyes Magos y hasta la Candelaria son parte de nuestras tradiciones latinas que continuamos celebrando aquí en los Estados Unidos y donde quiera que vivamos.

Nuestras fiestas se celebran con algarabía, buena música, sabrosa comida y la bebida que no pueden faltar pues son parte de la tradición. Pero la prudencia debe ser el elemento primordial de toda celebración para no enlutar la Navidad. Todo buen anfitrión debe procurar que sus invitados beban con moderación, o si van a beber es mejor pasar la llave, llamar un taxi o buscar un conductor sobrio que los lleve a casa.

Las últimas estadísticas dadas a conocer por la Administración Nacional del Tráfico en las Carreteras, NHTSA, por sus siglas en inglés, indican que en el 2005 hubo 16,885 muertes ocasionadas por conductores que, bajo el influjo del alcohol, decidieron poner en riesgo su vida y la de los demás.

En un mundo tristemente egoísta en el que  cada cual opta por su propio bienestar  y en el que prima el supuesto respeto por la libre determinación de los individuos muchos olvidan que la libertad particular termina donde empieza la ajena y que ser libres no implica atentar contra nuestra propia seguridad.

“Manejar borracho es un crimen. Serás arrestado”, es el título de la campaña que ha lanzado el Departamento de Transporte con el fin de prevenir a los conductores que si manejan en estado de embriaguez serán arrestados.

Durante la época navideña, las autoridades multiplicarán sus esfuerzos y establecerán puntos de control de sobriedad en todas las carreteras del país para reforzar la seguridad en nuestras carreteras.

El rigor de la ley está establecido y si usted decide pasarlo por alto, deberá pagar las consecuencias en la cárcel.

Usted puede hacer de esta Navidad un momento feliz para recordar,  un mal rato que nunca olvidará o la resaca más larga de su vida.

La decisión es suya. Recuerde que su imprudencia puede, además de llevarlo a la cárcel terminar por arruinarlo, porque para salir de allí,  lo que no gaste en Navidad, se le irá en trámites innecesarios, abogados y aspirinas.

Evítese los dolores de cabeza, si bebe, ceda el volante porque si conduce embriagado pagará las consecuencias. Manejar borracho es un crimen, serás arrestado.

Amigo lector de La Columna Vertebral, para obtener información de servicios en tu comunidad, llama gratis a la Línea de Ayuda 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage