December 22, 2006

México del Norte
Por Jorge Mújica Murias

Migra contra sindicatos

Pues no. Por alguna razón del destino, a Chicago no le tocaron las redadas de la semana pasada por parte de inmigración.

Más de un millar de trabajadores internacionales sin documentos fueron arrestados en media docena de estados, todos ellos trabajadores de Swift and Company, empresa de empacado de carne. En Greeley, ciudad de Colorado, docenas de agentes del SWAT, unidad táctica anti-terrorismo esposaron y arrestaron a los trabajadores.

En contraste, y afortunadamente, en Grand Island, Nebraska, el Jefe de Policía Steve Lamken se rehusó a ayudar a los agentes de la Migra. “Cuando se vayan”, declaró Lamken, “nosotros nos vamos a quedar, y no va a ser nada bueno para la comunidad tener una parte significativa de la población viviendo con miedo”.

A varios de los trabajadores los acusaron de usar identificaciones falsas, declarando públicamente los peligroso que esto es para la sociedad estadounidense. ¡Imagínese usted! Alguien que no es usted le robó la identidad y le puso dinero en su cuenta del Seguro Social. ¡Qué escándalo! En vez de hacerle cuentas a su pensión con el dinero que usted se ganó con su propio esfuerzo, le van a dar una pensión mayor.

Pero la mayoría de los trabajadores están acusados de algo más terrible aún: ¡de trabajar sin permiso!

El delito parece ser tan grave que a los susodichos trabajadores se les ha negado el derecho que tiene todo trabajador normal a que un representante de su sindicato le eche la mano en caso de un problema laboral. El Sindicato de Trabajadores de Comercios y Alimentos, UFCW, representante de los 10 mil trabajadores de Swift and Company envió a sus asesores a las cárceles de la Migra, pero les negaron el acceso.

“El uso de la fuerza por parte de Inmigración es escandaloso”, declara Mark Luritsen, Vive Presidente Internacional de UFCW, particularmente porque al menos en la planta de Greely se escucharon disparos cuando entraron los agentes.Los trabajadores, agrega Luritsen, “son víctimas de una violación indiscriminada de derechos laborales. Inmigración está criminalizando a la gente por ir a trabajar”.

 

Chicago, siempre Chicago

Y repito, esta redada no le tocó a Chicago, pero eso no quiere decir que aquí no haya guerra contra los trabajadores y sus sindicatos. Hace mes y medio un montón de agentes de la Migra con uniformes de la policía de Chicago se dedicaron a agarrar trabajadores de otra compañía, Aguirre Building Maintenance, pero lo hicieron casa por casa. Los esposaron y se los llevaron arrestados.

Estos trabajadores internacionales también están sindicalizados. Son miembros del Sindicato Internacional de Trabajadores de los Servicios, y desde agosto del 2004 han estado batallando para que les paguen salarios que les debían.

En agosto del 2004 cinco trabajadores de Aguirre fueron despedidos por no poder presentar un documento que les pedía el patrón para poder hacerles un chequeo de antecedentes penales. En negociación con el sindicato, el patrón acordó no despedirlos en septiembre, pero obviamente se echó para atrás. En noviembre el Sindicato presentó una demanda en su contra, que el patrón decidió pelear.

En marzo del 2005 el Sindicato metió una nueva demanda, esta vez federal, que se resolvió en agosto en favor de los chambeadores, y que obligaba a la empresa a atender la primera demanda. Para enero de este año, la corte laboral le dio la razón al Sindicato, y para julio la empresa admitió públicamente que había llamado a Inmigración.

El proceso siguió por dos lados: laboralmente, la corte de arbitraje finaliza el caso, dictaminando que los despidos fueron injustificados, y que los trabajadores deben ser reinstalados, y por el otro, la Migra se pone a revisar los archivos de Aguirre.

El 14 de octubre del 2006, finalmente, el arbitraje emite su decisión en favor de los trabajadores, por un total aproximado, según el Sindicato, de unos 300 mil dólares de salarios atrasados a los trabajadores. Pero el 22, la Migra agarra a los 5 inmigrantes en sus casas, y de paso a otros 9, por falta de documentos para trabajar.

Y en este caso, la redada viola los procedimientos mismos de la Migra, que establecen con toda claridad, en el artículo §287.3 de su Manual de Procedimientos, que “donde haya una demanda laboral y parezca que se le ha proporcionado información a ICE (la Migra, pues), para que intervenga o para desquitarse de los trabajadores por ejercer sus derechos laborales, ICE no debe realizar acciones que prevengan que los trabajadores ejerzan tales derechos”.

Como quien dice, nada nuevo bajo el sol. En Swift el gobierno castiga a los trabajadores por trabajar, y en Chicago por tener derechos. Supongo que mientras vamos preparando la gran manifestación del Primero de Mayo de 2007, le iremos agregando otra demanda a la reforma migratoria: la Migra no podrá detener trabajadores.

¡Chin! Pus ya mejor la desaparecemos, porque si no arresta trabajadores, ¿pues a quién van a arrestar?

Contacto Jorge Mújica Murias at mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage