December 1, 2006

Jesús Blancornelas, periodista que deja un importante legado

Por Pablo Jaime Sainz

El legado que deja el periodista Jesús Blancornelas será una gran influencia para las generaciones futuras de periodistas tijuanenses.

Y es que al morir el fundador del semanario Zeta el pasado jueves 23 de noviembre del 2006 a causa de una enfermedad crónica de los pulmones, inicia una nueva etapa para el periodismo tijuanense, una etapa donde se debe tomar las buenas enseñanzas de ética y profesionalismo que dejó Blancornelas.

El periodista murió a la edad de 70 años.

En Tijuana, el nombre de Jesús Blancornelas se ha convertido en un icono del periodismo y, sobre todo, de la narcocultura. Si le preguntas a cualquier persona (rica, clase media, un policía, un taxista) quien es Jesús Blancornelas, te dirá: “Oh, el señor Blancornelas escribe sobre los narcos. Él escribe acerca de la verdad. Su periódico es el mejor periódico en Tijuana. Escribe para la gente...”

Desde que casi fue asesinado por gatilleros relacionados con el cartel de Tijuana en noviembre de 1997, Blancornelas se convirtió en una leyenda en la ciudad.

Pero él no se miraba así mismo de ese modo.

“Soy como los demás periodistas trabajando. Estoy viendo los acontecimientos y escribo sobre ellos. Eso es todo”, me dijo en una entrevista publicada en La Prensa San Diego hace exactamente cuatro años, en el 2002.

Aunque él no lo acepte, Blancornelas revolucionó al periodismo mexicano moderno. Cada viernes, si caminas por el centro de Tijuana, notarás a mucha gente, hombres y mujeres, jóvenes y viejos, con una copia de Zeta, el semanario del cual Blancornelas fue co-fundador y co-director, bajo el brazo.

Zeta fue fundado en abril de 1980. Desde entonces, el semanario se ha convertido en la autoridad del narcoperiodismo y en artículos donde la corrupción, asesinatos y casos oscuros relacionados con el gobierno se sacan a la luz.

El impacto de Blancornelas y Zeta en la sociedad y la política tijuanense marcaron toda una época en la ciudad.

“No hago otra cosa más que escribir sobre lo que está ocurriendo. El narcotráfico es noticia y nosotros somos los periodistas”, dijo en la entrevista.

Quizá es este sentido de profesionalismo le dió a Blancornelas su lugar en el periodismo mexicano. Publicó siete libros que se han convertido en best sellers, entre ellos: El Cartel. Los Arellano Félix: la mafia más poderosa en la historia de América Latina. También recibió muchos premios y reconocimientos.

Pero este profesionalismo casi lo mata en 1997, cuando recibió varios balazos, supuestamente, a manos de gatilleros del cartel de Tijuana.

“Yo estuve a punto de morir por los disparos que me hicieron estas personas. Murió un compañero. Soy católico, Dios no quiso que yo muriera. Después de eso, yo estoy convencido que no me van a matar los narcos. No tengo miedo. Yo voy a morir cuando Dios quiera”, dijo Blancornelas en la entrevista.

René Blanco Villalón, hijo de Blancornelas y actual co-director de Zeta, dijo que su padre dejó una gran escuela que inspirará a futuros periodistas.

“Él decía que era importante siempre hablar con la verdad”, indicó.

Por su parte, Adela Navarro Bello, quien junto a Blanco Villalón es co-directora del semanario, dijo que “Blancornelas fue un factor muy importante para darle voz a la sociedad; él cedió el espacio que tenía en su periódico para aquellos que no eran escuchados por el Gobierno o por otros medios; en ese sentido Blancornelas promulgó por la participación activa de la sociedad desde los ochenta y hasta la fecha”.

Para el periodista Oscar Genel, Blancornelas “luchó porque hubiera una sociedad mejor integrada. Su lucha fue una sola e iva directamente a encontrar un beneficio para la sociedad”.

Para el gobernador de Baja California, Eugenio Elorduy Walther, “Siempre veíamos en él un aportar constructivo; era duro, pero sentíamos que tenía la intención que las cosas mejoraran, no era una cuestión de personalismo, sino más bien buscando lo mejor para Baja California”.

¡Descanse en paz,

Jesús Blancornelas!

Return to the Frontpage