August 25, 2006

Zapateado, Rasgueo de Guitarras y Cante Hondo en Noche Inolvidable

Por: Paco Zavala

La danza en cualquiera de sus manifestaciones es indiscutiblemente el lenguaje corporal por medio del cual el individuo expresa y le sirve de conducto de comunicación. El movimiento de las manos, brazos, piernas, pies, caderas, cintura, torso, busto, cabeza y demás partes del cuerpo son comunicadores de mensajes que el individuo diestro en su manifestación, vincula con esos contornos corpóreos.

Cada pueblo, cada región, cada cultura expresa con este vínculo su pasado, sus emociones y su existencia

El próximo viernes 1 de septiembre, a las 7:00 pm. en la Cava L. A. Cetto de Tijuana, se presentará gran “Gala Flamenca”, participando en este evento cuatro grandes artistas del género: el ilustre guitarrista de flamenco: Jorge López Ramos, en las percusiones: Charlie Chávez, en el Canto: Juan Luis Hernández y participando en el baile: Laura Gómez

Dentro de nuestro albúm de recuerdos, añoramos a artistas que dejaron gran sabor de boca con sus bailes flamencos, al menos en el cine, tales como: Lola Flores “La Faraona”; Carmen Sevilla, por citar algunas.

Investigando sobre los orígenes o desarrollo del baile flamenco, nos encontramos con una disertación que aporta la Escuela de Baile Flamenco de Jérez de la Frontera, España.

Esta manifestación artística cuenta en la actualidad con una vigencia de aproximadamente pasados dos siglos y está vinculada en forma muy antigua al ámbito andaluz. En este periodo de tiempo su evolución ha sido constante. El periodo que podemos considerar como su edad de oro se registra entre 1869 y 1929, un periodo de aproximadamente 60 años.

Su manifestación en el tablado depende completamente de la guitarra, que le presta el compás y el ritmo, imprescindibles para su realización, de manera que su progreso va unido a la participación y ejecución de este bello instrumento.

El baile flamenco es individual, introvertido, se realiza en un espacio reducido, es abstracto, requiere de una gran concentración, cualquier parpadeo voluntario o involuntario puede perder al ejecutante y la improvisación tiene una gran importancia, de ella depende en gran medida.

Conocemos datos de él gracias a las descripciones de fiestas flamencas que hacen los viajeros extranjeros en sus libros, desde el siglo XVIII y durante el XIX.

La evolución que ha tenido esta manifestación artística durante estos más de dos siglos de vigencia, se puede dividir en cuatro etapas o periódos.

En su primera etapa los artistas que interpretaban no eran profesionales, se bailaba en los patios de las Tabernas o en las Cuevas. y los sitios geográficos en los que se realizaba su manifestación, se encontraban situados en: Cádiz (Puerta Tierra), Sevilla (Triana) y  Granada (Sacromonte). El baile era acompañado por guitarristas, en su mayoría ciegos y se desarrollaban en fiestas nocturnas, que se realizaban a la luz de candiles, por eso se denominaban: “Bailes de Candil”.

En su segunda etapa que se inicia desde mediados del siglo XIX se vincula al profesionalismo de los bailarines que participan en el baile. Es la etapa en la que aparecen y se desarrollan los “Cafés Cantantes”. Se comienzan a usar tarimas para bailar, lo que permite más brillantez en el zapateado y el uso de la bata de cola. En Sevilla proliferan numerosas academias de baile flamenco. Aún así el repertorio era escaso y se reducía a unos pocos estilos.

En este periodo se diferencia el baile del hombre del de la mujer. En cuanto a los bailes más ejecutados, nombramos: Tangos, Garrotín, Alegrías y Soleá.

En su tercera etapa el flamenco sufre cambios sustantivos. La aparición de los espectáculos integrados en la llamada “Opera Flamenca” y la decadencia de los “Cafés Cantantes”, que tuvieron su esplendor en la etapa anterior, cambia el panorama. El baile tiene muy poca presencia en estos actos a favor del Cante.

Y, por último en su cuarta etapa el flamenco surge con vigor e inovaciones, muy características hoy en día. El baile flamenco toma un nuevo y renovador giro, se integran en coreografías denominadas “Ballets Flamencos”, que conviven con el baile tradicional. Aparecen grandes figuras del baile que lo hacen evolucionar artística y técnicamente difundiéndolo por todo el mundo.

 La noche del 1 de septiembre será indudablemente una “Noche de Gala”. El boleto incluye show, cena y una copa de vino por persona: $60 dólares. Pareja: $ 110 dólares.

Return to the Frontpage