August 25, 2006

Retenes federales en la frontera ocasionan molestias a turistas en Tijuana

Por Luis Alonso Pérez

Largas filas y congestionamiento vial fueron las consecuencias de un aparatoso operativo de revisión de vehículos desarrollado por la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) el pasado martes 22 de agosto, en la entrada de automóviles a Tijuana de la garita de San Ysidro.

Alrededor de 40 elementos armados con armas de alto calibre cerraron dos de los cuatro carriles de entrada a México por un periodo mayor a las tres horas para llevar a cabo revisiones exhaustivas a los automóviles provenientes de Estados Unidos.

El objetivo de las revisiones era detectar el ingreso ilícito de armas o dinero hacia el país vecino debido a un reporte que recibieron en las oficinas de Tijuana de la Procuraduría General de la República de que un vehículo trataría de cruzar la frontera con armas, las cuales son prohibidas en México.

La movilización de elementos de seguridad federal dio inicio aproximadamente a las 11:30 a.m. Los agentes se colocaron bajo la sombra del puente México y parados entre los carriles ordenaban a los conductores a orillarse para una revisión.

Vehículos de carga, camionetas tipo SUV y autos lujosos o deportivos fueron el blanco principal de las revisiones.

Durante la revisión los agentes solicitaban a los conductores a salir de sus unidades e inspeccionaban las cajuelas, cofres e interiores de los vehículos. Si llevaban cajas transportando carga o si encontraban alguna maleta que a su criterio luciera sospechosa era abierta y revisada con la ayuda de perros entrenados a detectar drogas, armas o dinero en efectivo.

Estas revisiones provocaron una gran molestia en los conductores, muchos de ellos mujeres viajando solas o familias enteras.

Una unidad de carga tipo Van fue ordenada a una revisión, causando enojo en la conductora, quién exclamó que estaba trabajando y estaban retrasando su itinerario. Los oficiales revisaron exhaustivamente su carga, abriendo cajas y olfateando su contenido con la ayuda de los perros entrenados.

Sin éxito, ordenaron a la conductora que podía retirarse, la cual aparentaba encontrarse furiosa por el incidente.

En el transcurso del operativo los agentes detuvieron a una gran cantidad de jóvenes de origen latino que portaran uniformes de equipos deportivos o con la cabeza rapada. La selección de los oficiales, evidentemente basada en un perfil étnico, hizo enfurecer a varios conductores que cruzaban la frontera hacia Tijuana de visita o para realizar algún tipo de negocio.

Una conductora de un vehículo BMW negro de reciente modelo que viajaba acompañada de su hija fue detenida para una inspección y se le solicitó que descendiera de su auto para una revisión, provocando el enojo inmediato de la mujer.

“Esto es una locura” expresó la señora Elvira Saad de Sansores, residente de San Diego. “Uno como una americana que quiere a México, que tiene a la mitad de su familia en México y pasa la frontera para encontrarse con 40 policías armados, ¿qué piensas como turista?, pues te mueres de miedo” expresó furiosa, reclamando que este tipo de operativos ahuyentan al turismo, una de las principales fuentes de ingreso de la ciudad fronteriza.

“Nosotros queremos turismo, queremos que Baja California crezca, no queremos que al ver tanta seguridad que se asusten, somos gente de empresa y estamos luchando para que Tijuana enseñe que hay seguridad, pero no espantando al turismo”, expresó la señora Elvira Saad.

A pesar de que implicó la movilización de un grupo numeroso de agentes y de que causó una gran molestia en varios automovilistas, el operativo concluyó sin éxito ya que no se reportó la detención de individuos ni se encontró dinero, armas o droga.

Este es el segundo operativo de este tipo que realizan los agentes federales en la frontera internacional en un periodo menor de una semana.

Return to the Frontpage