August 25, 2006

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Karina Flores-Hurley

La ciudadanía: el mejor pasaporte

Licenciado, soy residente y quiero pedir a mi esposa, pero me han dicho que tarda muchísimo. ¿Qué me recomienda hacer?

Esta es una pregunta frecuente de los jueves durante nuestro programa de inmigración Bienvenidos a América. La respuesta es sencilla y casi siempre la misma: hágase ciudadano americano.

Si bien no representan la mayoría, existen alrededor de 8 millones de residentes legales latinos en los Estados Unidos. Y aunque la popular “green card” es todavía considerada un privilegio entre la comunidad inmigrante hispana, sus ventajas ya no son como las de antes.

Una de las más importantes, por ejemplo, es la petición de familiares. “Los ciudadanos americanos tienen la prioridad para pedir a sus esposos, padres e hijos, los que se consideran familiares inmediatos” nos explica el licenciado experto en inmigración Jay Marks. Esto quiere decir que mientras que el proceso de residencia para los esposos de ciudadanos tarda un promedio de 1 o 2 años, los residentes pueden llegar a esperar hasta 5 años. Y, por si fuera poco, sólo pueden pedir a sus esposos e hijos, no a sus padres, ni hermanos o demás familiares – procesos que sí pueden emprender los ciudadanos.

Por otro lado, el senador por el estado de Nueva Jersey, Bob Menéndez nos recuerda que “todos los días desde que nacemos hasta que morimos, el gobierno decide algo sobre nuestro futuro”. El congresista Xavier Becerra nos dice que “el que ya tiene tiempo para calificar para la ciudadanía debería tomar ese paso”. Y es que con las aguas agitadas debido a la falta de una medida migratoria justa e integral para los latinos, los líderes políticos y comunitarios coinciden en la importancia de utilizar el poder del voto para beneficio de todos. “Ser residente no va a tener resultado para toda nuestra comunidad si es que esas personas no se convierten en ciudadanos” nos dice la congresista por el estado de la Florida Ileana Ros-Lethinen. Los residentes no pueden votar y “tienen que saber que la fuerza de nuestra comunidad está en el voto” agrega.

Si usted es residente por cinco años o más – o tres en el caso de haber obtenido su residencia a través de su esposo o esposa americano y aún está casado al momento de la aplicación - podría calificar para la ciudadanía. Claro está, también hay otros requisitos, como por ejemplo el hablar inglés y no tener récord criminal. Los exámenes en español para la ciudadanía pueden realizarse únicamente por los residentes legales por más de 15 años y con al menos 55 años de edad, por los residentes legales por más de 10 años y con al menos 65 años de edad o por quienes tengan un perdón médico que establezca el impedimento del aprendizaje del inglés. Todos los demás aplicantes deben poseer un buen conocimiento del inglés.

Asimismo, deben poseer un buen carácter moral, lo cual significa no tener ninguna sentencia criminal por diversos motivos, como por ejemplo el haber manejado en estado de ebriedad, casos de abuso por violencia doméstica, cargos por robo o cualquier otro tipo de uso de violencia o acto criminal. También deben haber respetado el tiempo de residencia que se requiere por ley. Tanto para mantener su residencia como para calificar para la ciudadanía, los residentes legales no deben estar fuera del país por un período de más de 180 días continuos, salvo con la aprobación de un permiso especial. Pero sea cual sea el caso, si usted tiene algún tipo de problema de esta naturaleza, no mienta para obtener la ciudadanía.

Return to the Frontpage